12 C
muy nuboso
Valencia
humidity: 88%
wind: 2 m/s NE
H13 • L12
14 C
cielo claro
Alicante
humidity: 88%
wind: 1 m/s SSE
H14 • L13
InicioBarrido CríticoXimo Puig afirma que «apartar el odio» es la «mejor vacuna contra el fanatismo» y reivindica el valor del acuerdo en tiempos de crisis

Ximo Puig afirma que «apartar el odio» es la «mejor vacuna contra el fanatismo» y reivindica el valor del acuerdo en tiempos de crisis

El president ha participado, junto a la consellera de Memoria Democrática, en el acto organizado en el Palau de la Generalitat en recuerdo de las víctimas del Holocausto nazi

– «Es un error pensar que son cosas del pasado o que solo afectan a los otros», porque «ninguna sociedad está inmunizada contra la barbarie», señala el responsable del Consell

– Pérez Garijo afirma que recuperar la memoria es «una tarea lenta, siempre dolorosa y que requiere mucha constancia y compromiso, porque siempre hay y habrá quien pida pasar página»

  El president ha participado, junto a la consellera de Memoria Democrática, en el acto organizado en el Palau de la Generalitat en recuerdo de las víctimas del Holocausto nazi

– «Es un error pensar que son cosas del pasado o que solo afectan a los otros», porque «ninguna sociedad está inmunizada contra la barbarie», señala el responsable del Consell

– Pérez Garijo afirma que recuperar la memoria es «una tarea lenta, siempre dolorosa y que requiere mucha constancia y compromiso, porque siempre hay y habrá quien pida pasar página»

València. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha señalado que «apartar el odio» es la «mejor vacuna contra el fanatismo» y ha defendido que «en momentos de crisis» como el actual «es crucial apelar a lo que nos une

y aparcar lo que nos separa».

El president ha realizado estas declaraciones en el acto organizado en el Palau de la Generalitat en memoria de las víctimas del Holocausto nazi, en el que ha resaltado que «llegar a un acuerdo es una idea básica en este tiempo tan difícil que nos ha tocado vivir».

El homenaje ha contado con la participación de la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Memoria Democrática, Rosa Pérez Garijo, el representante del colectivo romaní Demetrio Gómez, el presidente de la comunidad israelita de València, Isaac Sananes, así como la coordinadora de Asociaciones por la Memoria Democrática del País Valencià, Rosa Brines.

«Es un error pensar que son cosas del pasado o que solo afectan a los otros. No. Ninguna sociedad está inmunizada contra la barbarie», ha indicado el president, para quien algo va mal «cuando en una sociedad que lideró el antifascismo se asalta, en 2021, el símbolo de la democracia», en alusión a las protestas violentas protagonizadas en EEUU por los partidarios de Donald Trump tras su derrota electoral. En este punto, ha añadido que «una sociedad decente nunca debe mirar hacia el otro lado, porque cada día son asaltados muchos capitolios que creíamos inviolables».

«De poco sirve la memoria si únicamente aboca a la melancolía», ha alertado el president, que ha señalado que se debe extraer del Holocausto la enseñanza de «estar siempre vigilantes».

«De aquel episodio aprendimos dos lecciones: primera, que cuando se ataca a uno, nos atacan a todos, porque nadie está a salvo de un fanático, y segunda, que nadie está a salvo de convertirse en un fanático. Eso debemos recordarlo hoy, en medio de tanta postura maximalista», ha señalado, y ha añadido: «Desconfiemos, por tanto, de aquellos que nunca están dispuestos a moverse de su casilla, de aquellos que tienen siempre todas las soluciones, de aquellos colmados de convicciones».

Puig ha pedido este sentido «apartar el odio», «por decencia, por inteligencia y para honrar la memoria de las víctimas del Holocausto ahora y siempre».

El president ha iniciado su intervención mencionado a Virtudes Cuevas, vecina de Sueca, superviviente de Ravensbruck, condecorada en Francia por su lucha en la resistencia frente a los nazis, y también a Regina Elechán, la única valenciana muerta en un campo de concentración alemán, al alcoyano Paco Aura, el último superviviente de Mauthausen, fallecido recientemente; a José Guinot, de Onda, el más joven de los que perdieron la vida, con solo 20 años, o a Julián Gascón, de Càlig, el más mayor, con 61.

Memoria rasgada por el Holocausto

Tal y como ha recordado, fueron hasta 393 los valencianos -392 hombres y una mujer- asesinados en los campos de concentración, «valencianos de 163 pueblos y ciudades, de Vallibona a Guardamar, pasando por Quatretondeta», unas cifras que reflejan que uno de cada tres municipios de la Comunitat «tiene su memoria rasgada por el Holocausto·.

Por ello, ha continuado, «tal día como hoy, 27 de enero, día en que Machado y otros miles de españoles cruzaron la frontera; tal día como hoy, día en que los aliados empezaron a liberar los campos en media Europa; tal día como hoy debemos recordar que nuestro país está lleno de heridas por cerrar».

Puig, que, como ha recordado, también sufrió la pérdida de un ser querido a causa del exterminio nazi -el hermano de su abuelo murió en el campo de Gusen-, ha reivindicado el valor de la memoria como «palanca» que ayude a cambiar el presente y a mejorar el futuro.

«El horror del Holocausto lo sufrió, principalmente, el pueblo judío, un pueblo tantas veces perseguido, tantas veces recompuesto, pero, aparte de los judíos, tuvo muchas otras víctimas. Hoy las recordamos a todas ellas. Decenas de miles de personas murieron por sus ideas, por su origen étnico o por su condición sexual», ha señalado.

El máximo responsable de la Generalitat ha subrayado también que la memoria «tiene un valor curativo: ayuda a reconciliar a las sociedades con su propio pasado» y exige además «una triple obligación: justicia, verdad y reparación», algo en lo que está «absolutamente comprometido» el Consell con iniciativas como la ley de Memoria Democrática, con programas como las ayudas para la excavación de fosas o con el espacio de la memoria en Albatera, uno de los campos de concentración más grandes de la posguerra española.,

Por su parte, la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Memoria Democrática, Rosa Pérez Garijo, ha resaltado la importancia de la memoria como «instrumento imprescindible para que los verdugos no obtuvieran la victoria final: la de borrarlo todo, como si nada hubiera pasado».

«Una tarea lenta y siempre dolorosa»

«Es una tarea lenta, siempre dolorosa y que requiere mucha constancia y compromiso, porque siempre hay y habrá quien pida pasar página» y «dejar de remover el pasado», ha señalado Pérez Garijo, que ha destacado la necesidad de vencer las resistencias de quienes se oponen a recuperar una memoria que «ha llegado muy tarde» en la esfera institucional y que ha mantenido abiertas las heridas de la etapa más negra de nuestra reciente historia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies