16 C
cielo claro
Valencia
humidity: 72%
wind: 3 m/s SE
H17 • L15
17 C
algo de nubes
Alicante
humidity: 77%
wind: 3 m/s E
H17 • L16
InicioBarrido CríticoUn día para defender a España: «¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo»

Un día para defender a España: «¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo»

Como escribió el poeta Gabriel Celaya  en sus ‘Cantos Iberos’ hace más de sesenta años: «Nosotros somos quien somos. ¡Basta de Historia y de cuentos! ¡Allá los muertos! Que entierren como Dios manda a sus muertos».

Los 36,8 millones de españoles llamados este domingo, 28 de abril de 2018, a votar en los 23.196 colegios electorales no afrontan una cita más con las urnas (¡Huele a remontada!: El centro derecha español hace una demostración de fuerza ).

Son unos comicios de trascendencia inédita, porque por primera vez concurren dos partidos de izquierdas de ámbito nacional, PSOE y Podemos, que se reconocen dispuestos a gobernar con el apoyo de los independentistas catalanes y de un partido proetarra (La TVE ‘soviética’ hace campaña por Pedro Sánchez en plena jornada de reflexión).

La propuesta de la izquierda española ante el envite separatista es otorgar más autogobierno a quienes nos desafían.

Si gana hoy, Sánchez incluso no ha descartado indultar a los golpistas que impulsaron en octubre de 2017 una abierta rebelión contra España (La carta de Policía y Guardia Civil al tramposo Sánchez: «Nos has dejado 5.123 euros por debajo de los Mossos»).

Los votantes deberán reflexionar también sobre serias consideraciones económicas. Pero la disyuntiva crucial será elegir entre unos partidos dispuestos a debilitar la unidad nacional y aquellos otros que tienen como prioridad defenderla.

Mal balance de un presidente poco fiable

La ejecutoria de Pedro Sánchez en sus diez meses no ha resultado positiva ni edificante (Begoña Gómez ha pasado a retocarse con el cirujano estético para reaparecer radiante con Sánchez).

Llegó al poder de la mano de los peores enemigos de España y con engaño, pues prometió elecciones inmediatas, pero se resistió a ellas, hasta que se vio forzado a convocarlas al destaparse que había ocultado a los españoles graves cesiones a Torra.

Sus promesas de regeneración se han saldado con el asalto más descarado a las instituciones del Estado nunca visto en la democracia reciente. Ha convertido organismos de todos, como RTVE y el CIS, en munición partidista.

Ha empleado el dinero público para costearse su larga precampaña. Ha mostrado un inesperado gusto por el lujo a expensas de las arcas del Estado y ha negado a Transparencia la información sobre sus viajes pagados con los impuestos de los españoles.

Dos de sus ministros tuvieron que dimitir por hacer trampas y otros tres fueron sorprendidos en amaños fiscales o societarios, aunque se han aferrado al cargo. Pero tal vez lo más grave de esta triste etapa haya sido la banalización de la verdad.

Ha intentado convertir la mentira en una práctica aceptable, como ocurrió con su tesis doctoral plagiaria, o como ha sucedido en el segundo debate, cuando aseguró mintiendo con descaro que la carta de un particular era un documento oficial de la Junta de Andalucía.

Por último, ha acreditado que está dispuesto a poner en solfa la unidad de España si con ello logra aferrarse al poder. Sánchez no es fiable.

Un riesgo para el bolsillo

El PSOE y su socio, Podemos, resultan nocivos para la economía. Ya lo están demostrando, pues los datos han empeorado con su llegada. La prudencia en el gasto no entra en su vocabulario. Insólitamente, la campaña ha discurrido sin que Sánchez haya abordado el problema de la deuda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies