HomeActualidadULTIMA HORA. El Supremo condena a los golpistas por sedición y malversación

ULTIMA HORA. El Supremo condena a los golpistas por sedición y malversación

Marchena ve conspiración para la rebelión en el 1-O pero el resto de la Sala opina que fue sedición

Los golpistas Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquím Forn, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y Dolors Bassa, todos ellos actualmente en prisión, serán condenados por un delito de sedición y malversación en la sentencia que el Tribunal Supremo hará pública en las próximas horas.

Por el contrario, Santi Vila, Carles Mundó y Meritxell Borràs serán condenados sólo por desobediencia ya que, según el tribunal, tampoco incurrieron en malversación.

El Supremo, en un fallo por unanimidad, descarta la rebelión porque, si bien hubo violencia en algunos momentos de la sedición contra el orden constitucional, como el asedio a la Consejería de Economía el 20 de septiembre de 2017, no tuvieron el alcance que exige el delito tipificado en el Código Penal como de rebelión.

Según el artículo 544 del Código Penal, incurren en un delito de sedición aquellos que «sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales».

Las penas para los cargos públicos que hayan incurrido en sedición oscilan entre los 10 y los 15 años de prisión, además de inhabilitación absoluta para el cargo durante el mismo período de tiempos.

El Alto Tribunal impone a Oriol Junqueras, ex vicepresidente de la Generalitat de Cataluña y principal artífice de la celebración del referéndum ilegal del 1-O y la posterior Declaración Unilateral de Independencia -junto al prófugo Carles Puigdemont- una severa pena de cárcel como autor de un delito de sedición y por malversación de caudales públicos.

Por su parte, Carme Forcadell, la segunda autoridad en rango de relevancia de las que se ha sentado en el banquillo por lo ocurrido en los días de autos, ha sido condenada, también por permitir desde la Presidencia de la Mesa del Parlament que éste se utilizase para votar las leyes de desconexión que, posteriormente, fueron declaradas ilegales por el Tribunal Constitucional.

Para el resto de líderes separatistas catalanes, la responsabilidad en el golpe de Estado se distribuye de forma proporcional, en función del papel desarrollado por cada uno de ellos en la estructura institucional impulsada por el Govern de Puigdemont para la desconexión de la autonomía catalana y la proclamación de la nueva república independiente.

La tesis de Fiscalía

Por su parte, la Fiscalía consideró que tras la práctica de las pruebas quedaba acreditada la existencia de la violencia que exige el tipo penal del delito de rebelión, recogido en el artículo 472 del Código Penal: «El núcleo de la acción del delito contra la Constitución como el delito rebelión, consiste en alzarse y hacerlo violenta y públicamente con el dolo específico de atentar contra la Constitución como superestructura del Estado».

Para los cuatro miembros del Ministerio Público que actuaron durante el desarrollo de la causa del ‘procés’ –Javier Zaragoza, Consuelo Madrigal, Fidel Cadena y Jaime Moreno- los interrogatorios de los policías, guardias civiles y mossos que formaron parte del dispositivo desplegado en Cataluña, en el marco de la Operación ‘Copérnico’, demostraron sin ningún género de duda que -en el aciago otoño de 2017- se dio la violencia necesaria para la desconexión de la autonomía catalana, del resto del Estado español.

De ahí que los fiscales no modificasen en su escrito definitivo de acusación la petición de las penas inicialmente solicitadas y que se situaron, en todo momento, en el tramo mínimo de las previstas para el delito de rebelión. El artículo 473 del Código Penal castiga con entre 25 y 30 años de prisión a quienes «induzcan a cometer el delito de rebelión y los jefes principales de ésta, así como el esgrimir armas o si ha habido combate».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies