12 C
nubes dispersas
Valencia
humidity: 87%
wind: 4 m/s NNW
H12 • L12
14 C
muy nuboso
Alicante
humidity: 77%
wind: 2 m/s NNE
H15 • L13
InicioNacionalSanidad estudia ya imponer la mascarilla obligatoria para salir a la calle

Sanidad estudia ya imponer la mascarilla obligatoria para salir a la calle

 Los técnicos ven «muy recomendable» que la lleve todo el que pueda

El Ministerio de Sanidad valora ya la opción de ampliar la obligatoriedad del uso de las mascarillas para salir a la calle. Según avanza ‘El País’, el ministro Salvador Illa habría consultado a los representantes autonómicos sobre esta cuestión en el último Consejo Interterritorial de Salud. No obstante, aún no hay nada decidido.

De momento, se mantienen vigentes las recomendaciones de uso allí donde no pueda garantizarse la distancia interpersonal de 2 metros y sólo se obliga a los viajeros que vayan a hacer uso del transporte público ya sea terrestre o no.

Asimismo, el martes el Ministerio de Sanidad publicó una orden que imponía también el uso de la mascarilla para los viajeros que llegaran a España procedentes del extranjero durante el periodo de vigencia de las eventuales prórrogas del decreto del estado de alarma. Dicha orden imponía una cuarentena de 14 días a los recién llegados con posibilidad de salir del domicilio o alojamiento para realizar contadas excepciones, pero matizando que todos los desplazamientos autorizados «se realizarán obligatoriamente con mascarilla».

Desde que empezara la pandemia, el Gobierno y los organismos internacionales han ido modificando sustancialmente su postura con respecto a las mascarillas.

En un primer momento, el ejecutivo las tachaba de «innecesarias» e incluso de «contraproducentes» por la falsa sensación de seguridad que podrían aportar, así como por el temor a que un uso incorrecto favoreciera el contacto de las manos posiblemente contaminadas por de alguna superficie con la cara.

En febrero, con graves problemas de suministro de material de protección a nivel mundial, ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni el Centro Europeo de Control de Enfermedades (EDCD) recomendaban su uso en personas sanas.

El 8 de abril ECDC flexibilizó este criterio ante las primeras evidencias científicas que apuntaban a que las mascarillas podrían contribuir a evitar la transmisión de personas asintomáticas portadores del virus, si bien la OMS continúa aún rechazando la generalización del uso de mascarillas médicas a la población general por la carencia que puede suponer para que garantizar que las lleven las personas con síntomas.

A partir de ahí, el 10 de abril -coincidiendo con un aumento de la movilidad derivado del fin de las restricciones a actividades no esenciales como industria o construcción- el Ministerio de Sanidad recomendó su uso en transportes públicos y lugares donde fuera difícil mantener el distanciamiento de seguridad, se repartieron 10 millones de mascarillas y homologó una norma para un nuevo tipo de mascarillas, las higiénicas, para proteger a la población de las gotículas que pudieran emitir personas asintomáticas pero sin filtro de protección para el que la lleva.

A partir del 4 de mayo, entra en vigor una nueva norma que obliga ya al uso de las mascarillas en el transporte público -se reparten otros 14 millones de unidades- en medio de las primeras medidas de alivio del confinamiento, el 26 de abril con las salidas permitidas a los menores y el 2 de mayo el deporte de adultos.

«Altamente recomendable»

Hasta ahora, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, había admitido que la obligatoriedad o no de llevar mascarillas para la población general «es un debate importante que no está cerrado», pero había mostrado sus reticencias a aconsejar una medida como esta de forma tajante por las dificultades de implementación en determinados colectivos como enfermos con problemas respiratorios, gente a la que le puede provocar una crisis de ansiedad, deportistas profesionales, niños sobre los que no es fácil garantizar su uso correcto.

Este mismo miércoles, al ser preguntado de nuevo por esta cuestión en rueda de prensa Simón insistió en que su uso es «muy, muy recomentable o altamente recomendable» para «todo el mundo que pueda utilizarla en espacios públicos», sobre todo cuando se cruza con otras personas o cuando el individuo se encuentre en un espacio donde no pueda mantener la distancias de seguridad. «Es cuando de verdad tienen un efecto», subrayó recordando que «la mejor mascarilla son los dos metros de distancia» y que hay situaciones en las que su uso pierde el sentido, como pudiera ser el conducir sólo en un vehículo.

«Son una buena medida de prevención», insistió Simón. «Es una medida de prevención que puede ayudarnos muchísimo en el control de la epidemia y sobre todo de lo que nos queda en esta última fase», concluyó con las matizaciones de las dificultades que puede conllevar una decisión tajante al respecto por las excepciones que habría que contemplar respecto a los grupos con dificultades para llevarla antes señalados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies