21 C
nubes rotas
Valencia
humidity: 68%
wind: 3 m/s W
H21 • L20
21 C
nubes
Alicante
humidity: 72%
wind: 2 m/s WSW
H23 • L19
InicioActualidadSánchez usa también el Super Puma sin control: no justifica las razones de seguridad a las que está obligado

Sánchez usa también el Super Puma sin control: no justifica las razones de seguridad a las que está obligado

Pedro Sánchez no sólo utiliza el Falcon cuando quiere, también usa el helicóptero presidencial de forma irregular. El presidente del Gobierno debe presentar informes por escrito que justifiquen el uso del Super Puma del Ejército del Aire por motivos de seguridad, con el fin de fiscalizar el gasto, tal y como exige la Ley de Altos Cargos. No obstante, Moncloa reconoce que dichos informes no se han presentado porque no existen.

En los diez meses de Gobierno de Pedro Sánchez, el despilfarro público se ha disparado con creces. Y muchos gastos del erario público no son beneficiosos para los españoles, sino para él y los suyos. Eso sí, los españoles lo pagan con sus contribuciones. Un ejemplo de los muchos que hay, es la utilización de los aviones del Estado cuando le da la gana y sin justificar gastos, únicamente añadiendo un motivo se seguridad que ni siquiera explica.

Desde que Sánchez llegó a la Moncloa, la polémica generada ante el continuo uso de aviones y helicópteros públicos para sus traslados no ha dejado de aumentar tampoco. Ahora la falta de respaldo legal ha quedado al descubierto tal y como desvela el documento interno sobre Transparencia.

Presidencia del Gobierno ha argumentado que simplemente su uso está justificado por motivos de seguridad del presidente. Pero esa explicación exige legalmente la entrega de una documentación y justificación oficial que permita avalar la veracidad del argumento y fiscalizar el gran gasto que se ocasiona, del cual también hay muchos datos que no se revelan. Sánchez se ha negado a entregar ni una sola justificación de sus viajes formales e informales: los realiza de forma arbitraria y no acepta los controles legales que establece la propia ley.

El documento procede del Consejo de Transparencia oficial español. Un organismo que ha solicitado la justificación de los vuelos en el helicóptero y ha desvelado que “de todo ello se deducen dos cuestiones: la primera es que no existen los informes solicitados. La segunda, que es el presidente quien decide, conforme al mandato y competencia constitucionalmente establecidos, la conveniencia de cada viaje […]”. Traducido: no hay ni la más mínima justificación, pese a exigirla la Ley de Altos Cargos, de los motivos por los que se usa y del coste que implica.

Usa el helicóptero porque es el presidente

La respuesta ha sido dada por Moncloa tras la negativa a responder ante los medios y tras ser requerido el Gobierno legal y oficialmente en base a la Ley de Trasparencia. Presidencia está en condiciones de acreditar documentalmente el uso ilegítimo que Pedro Sánchez viene realizando de los medios de transporte que en sus desplazamientos utiliza, porque de otra manera podría incurrir además en una ilegalidad. Un uso que incluye, por ejemplo, el trayecto de apenas 10 minutos desde Moncloa a la Base aérea de Torrejón en el Super Puma, helicóptero del Ejército, o el efectuado para asistir a la boda de su cuñado.

En contra de lo que se ha venido afirmando desde el Gobierno, que apela a un uso prudente de tales recursos por el presidente, lo cierto es que Moncloa es consciente de que esconde a la ciudadanía el conocimiento exacto del uso que de tales recursos públicos en contra de la ley.

Existe una normativa específica que regula con precisión la cuestión. La misma queda integrada por dos leyes recientes; la Ley 19/2013, de 9 de diciembre de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, que contiene una detallada regulación de los principios que deben regir las actuaciones de los Altos Cargos del Gobierno, cuya infracción se sanciona con la inhabilitación para el ejercicio de cargo público entre cinco y 10 años; y la Ley 3/2015, de 30 de marzo, reguladora del ejercicio del alto cargo de la Administración General del Estado, cuyo artículo 1.2 incluye al Presidente del Gobierno como alto cargo sujeto al cumplimiento de las obligaciones que en ella se detallan pormenorizadamente.

La extemporánea respuesta que dictó la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno es cuando menos sorprendente. Así, tras remitirse a la Constitución y a la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno, para afirmar que “el Gobierno (…) ejerce la función ejecutiva (subrayado original) y la potestad reglamentaria”, manifiesta que el Presidente Sánchez “dirige la acción del Gobierno”, algo que Pedro Sánchez repite de manera sistemática cuando recuerda que él es el presidente del Gobierno. Y, con todo ello, admite Moncloa, que “no existen tales informes”, constatando así oficialmente la infracción del artículo 8 de la Ley 3/2015 de Altos Cargos. La segunda, es que Pedro Sánchez se arroga el poder de disponer según su voluntad lo que en cada momento estima oportuno, aun cuando la Ley le imponga justificar sus decisiones, algo que en este caso se limita a la vía de hecho: ordena y manda usar el Super Puma cómo y cuando quiere.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies