18 C
cielo claro
Valencia
humidity: 32%
wind: 5 m/s W
H19 • L17
17 C
algo de nubes
Alicante
humidity: 34%
wind: 9 m/s WNW
H18 • L16
InicioActualidadSánchez entierra toda coalición con Podemos y reabre la vía portuguesa

Sánchez entierra toda coalición con Podemos y reabre la vía portuguesa

El líder socialista vuelve al inicio: gobierno en solitario con apoyo externo morado

El ultimátum que Pedro Sánchez lanzó a Pablo Iglesias el jueves de la semana pasada era explícito: ahora o nunca. La oferta de conformar un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos sólo estaría en pie hasta la votación de la investidura que se celebró el pasado jueves. “Cualquier formulación de entendimiento que haya después de una investidura fallida la próxima semana –advirtió el líder del PSOE– no pasará ya más por una coalición”. La investidura fracasó esta semana y el gobierno de coalición, que habría sido el primero en la historia de la democracia en España, queda por tanto enterrado aún antes de nacer.

Así lo confirmó ayer la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, que compareció en la Moncloa para dar cuenta de la situación tras la investidura fallida. “El gobierno de coalición está rechazado, y rechazado queda”, zanjó. Y quiso dejar bien claro que fue el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, quien lo rechazó. Ahora ya no hay vuelta atrás. “Unidas Podemos ha rechazado una oferta razonable, equilibrada, posible y entendible para inaugurar un espacio inédito en la política española que era el gobierno de la nación recayendo en una fórmula de coalición en dos partidos políticos. Ellos sólo la han rechazado, no hemos sido nosotros”, aseguró.

“Al gobierno de coalición le ha cerrado las puertas Unidas Podemos, no hay más”, insistió. Y lo repitió de todas las maneras posibles: “Era una oportunidad que merecía la pena explorar. Pero no ha sido aceptado. Esa vía ha estado explorada y no ha funcionado, toca explorar otras”. “Nosotros intentamos en serio un gobierno de coalición. Y ese espacio concluyó ayer. No hay vía en esa dirección”.

Y, ante las nuevas demandas de dirigentes de Unidas Podemos de retomar la negociación, Calvo admitió que la vía que sí sigue abierta ahora es la que inicialmente propuso Sánchez: un gobierno del PSOE en solitario con el apoyo externo de la formación morada, entre otras, según el modelo del portugués António Costa o la danesa Mette Frederiksen. “El exitoso caso portugués es con la izquierda homóloga que representa Unidas Podemos fuera”, recordó.

“Habrá que explorar un programa de elementos en los que converjamos”, dijo, y volvió a poner como ejemplos el modelo danés o portugués, “donde se apoya desde fuera, con un programa de legislatura, con un programa conjunto de iniciativas legislativas o de objetivos políticos”. Es decir, que Sánchez sí mantiene su oferta de negociar con Iglesias el programa, el apoyo de su formación desde el Parlamento y la “convergencia política en los objetivos”. “Esas fórmulas pueden estar abiertas, la coalición no”, subrayó Calvo.

“Se puede explorar un programa de acuerdos, mínimo o máximo, o para la legislatura entera”, aseguró. Eso, recordó, en todo caso es lo que Sánchez tuvo encima de la mesa “durante todo el mes de junio, inmediatamente después del 26 de mayo”, fecha de las elecciones municipales, autonómicas y europeas. “Pero Iglesias lo rechazó”, lamentó. “Y sin embargo, volveremos, hacia donde haya que volver para que haya un gobierno donde se respete la lista más votada”, admitió.

Calvo confirmó también que Sánchez no volverá a presentarse a la investidura sin garantías, para volver a fracasar: en su caso, ya sería la tercera vez tras la del 2016 y la del pasado jueves. “No se va a volver a repetir lo que ha ocurrido esta semana”, zanjó la vicepresidenta en funciones en referencia a la investidura fallida.

El encargo que el Rey le hizo a Sánchez de formar gobierno decayó, por tanto, y por ahora no hay candidato a la presidencia del Gobierno. El líder del PSOE asumió su responsabilidad, fracasó, y “ahora serán otros los que tendrán que enfrentarse a sus propias responsabilidades”. Porque, si no se desbloquea la situación, el 23 de septiembre se convocan automáticamente las elecciones para el 10 de noviembre. “Pero no tiramos la toalla, de ningún modo, mantenemos el entusiasmo y la capacidad de trabajo intacta”, aseguró. Por lo pronto, advirtió que el Gobierno en funciones seguirá trabajando: no habrá paréntesis en agosto. “No nos vamos a ir de vacaciones”, anunció Calvo. Habrá Consejo de Ministros todos los viernes de agosto, salvo el día 16 que cae en puente. “Todo el mundo tendrá que hacer su trabajo”, advirtió.

Calvo lanzó duros reproches a Iglesias: “Tiene sobre su responsabilidad dos investiduras fallidas de un presidente socialista”. Un “récord lamentable”. “Tendrá que meditarlo”, recomendó. También acusó al Partido Popular y a Ciudadanos de haber estado “de brazos caídos”, lo que también impidió la investidura de Sánchez. “Las derechas no han hecho su trabajo”, lamentó, en referencia a la abstención que les demandó insistentemente, sin éxito, el líder del PSOE.

Al líder de Cs, Albert Rivera, le reprochó que tachara de “banda”
al Gobierno de España. Curioso, cuando él mismo pretendería ser, según ironizó Calvo, “el jefe de la banda”. Y al del PP, Pablo Casado, le reconoció como líder de la oposición, pero también como “adversario natural” del PSOE. Esto impediría forjar una gran coalición a la manera alemana, pero no acordar pactos de Estado. “Con el PP nos pueden unir grandes trazos de la política de Estado”, insistió.

Así que Sánchez seguirá intentando que Iglesias, Casado y Rivera despejen su investidura, “antes de que sean inevitables otras elecciones”. El reloj ya está en marcha.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies