23 C
cielo claro
Valencia
humidity: 53%
wind: 8 m/s W
H24 • L22
26 C
cielo claro
Alicante
humidity: 51%
wind: 3 m/s NNW
H28 • L24
InicioAlicante«Rutas por Raúl Vicedo» SENDERISMO POR AL PANTANO DE TIBI

«Rutas por Raúl Vicedo» SENDERISMO POR AL PANTANO DE TIBI

Por Raúl Vicedo

Dice un rumor muy extendido en Alicante que el Pantano de Tibi, construido entre 1580 y 1594, es el más antiguo de España. Seguramente no lo sea si contamos presas romanas como la de Proserpina o incluso el pantano de Almansa…pero lo cierto es que la belleza de la edificación, la gran lámina de agua, el contraste con la masa arbórea del Maigmó y su cercanía a Alicante hacen que sea una zona muy visitada, especialmente durante los fines de semana. Nosotros os proponemos una ruta de unas tres horas para conocer la zona.

Para llegar podremos partir desde la estación de servicio de Xirau (Tibi), o lo que los alicantinos conocen como la gasolinera del Maigmó. Desde el mismo parking veremos un cartel que nos indica la carretera hacia el pantano. Es un camino asfaltado todo de bajada que si lo quisiéramos hacer andando supondría añadirle una hora más de ida y algo más de vuelta. Al final de ésta carreterilla hay una zona de tierra donde podemos dejar el coche. Desde éste punto cogeremos el sendero de la izquierda que entre pinos nos baja casi a la zona de agua. Veremos que a mano derecha el sendero continúa, siempre de manera evidente, pasando por unos escalones de grandes dimensiones tallados en la roca que nos llevan hasta una pequeña construcción desde la que tendremos una bonita vista de la parte superior de la presa.

El pantano, construido sobre el rio Monnegre entre los cerros de la Cresta y el Mos del Bou se edificó para almacenar las aguas destinadas a la huerta de Alicante siendo en su día la presa más alta de Europa. Actualmente tienes 41 metros de altura y 20 de anchura en la parte superior, las mismas dimensiones que tras la reforma del XVIII.

Bajaremos y cruzaremos un pequeño puente de madera para situarnos encima de la presa y una vez cruzada la misma, bajaremos por unas escaleras talladas en la roca que aunque dan cierta impresión carecen de dificultad gracias a una barandilla. Desde abajo podremos observar la grandiosidad de ésta obra que está relacionada con el sistema de azudes de Mutxamel, Sant Joan y el desaparecido de El Campello. Para volver al coche tan sólo tendremos que seguir una pasarela que nos llevará a la casa de los pantaneros, cruzar por un antiguo puente y subir por una empinada pista que acaba en una verja junto a la zona del parking.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies