23 C
algo de nubes
Valencia
humidity: 38%
wind: 10 m/s W
H23 • L23
23 C
cielo claro
Alicante
humidity: 33%
wind: 3 m/s S
H24 • L21
InicioComunidad ValencianaPedro Sánchez no aplicará con Pablo Iglesias la fórmula de convivencia de Puig y Oltra en la Comunidad Valenciana

Pedro Sánchez no aplicará con Pablo Iglesias la fórmula de convivencia de Puig y Oltra en la Comunidad Valenciana

Pedro Sánchez no aplicará con Pablo Iglesias la fórmula de convivencia de Puig y Oltra en la Comunidad Valenciana

El Gobierno central apuesta por ministerios estancos y se aleja del mecanismo ideado por Puig y Oltra para evitar reinos de taifas

En decenas de ocasiones se ha puesto el Gobierno valenciano como ejemplo para el Gobierno de España. No obstante, la configuración del futuro Ejecutivo de Pedro Sánchez -el primero de coalición de la historia reciente de España-no exportará la fórmula del mestizaje que ha caracterizado al Consell nacido del pacto del Botànic. Sánchez y Pablo Iglesias han apostado por un Consejo de Ministros con departamentos estancos que corre el riesgo de generar la existencia de dos gobiernos paralelos con multitud de reinos de taifas.

Evitar precisamente eso fue una de las obsesiones de Ximo Puig y Mónica Oltra durante la primera legislatura -en esta segunda parece que las formas o la imagen que se traslada a la opinión pública ya no importan tanto-. Por ello, idearon un sistema que hacía que si un conseller era de un partido, el secretario autonómico pasaba a ser automáticamente del otro. Se articulaba así un mecanismo de contrapesos para disuadir a las formaciones de aplaudir a unos departamentos y cargar las tintas en otros. Una responsabilidad compartida que, además, obligaba a sacar las iniciativas por consenso.

Y es que, aunque en 2015 Puig logró un mejor resultado que Compromís, se decidió repartir las consellerias a partes iguales. Con una única salvedad, el voto de calidad de presidente de la Generalitat aseguraba la mayoría del PSPV en el pleno del Consell. Solo se tuvo que utilizar una vez, para forzar el adelanto electoral que querían los socialistas y que rechazaba Compromís.

En la reedición del pacto del Botànic, en 2019, esa fórmula se ha alterado para dar cabida a Unides Podem y los socialistas, algo más recelosos, han optado por asegurarse una representación de los cargos más acorde con los resultados electorales. Pese a ello, Compromís tiene representación en todas las consellerias, salvo una, y Unides Podem, aunque concentra sus peones en sus dos departamentos pero, también tiene ojos en otros departamentos.

En el Gobierno de España, el reparto también será proporcional a los resultados y el PSOE tendrá una holgada la mayoría en el Consejo de Ministros. Eso sí, Podemos podrá gestionar sus carteras con total dependencia. Un modelo poco botánico y más similar al que existe en el Ayuntamiento de Valencia, donde cada partido ejerce una cartera sin cortapisas. No es que el mestizaje no haya dado problemas, puesto que la existencia de cargos de distinto color en un mismo departamento ha ralentizado o incluso paralizado algunas cuestiones, pero sí que ha servido para generar la idea (sobre todo en la primera legislatura) de que había un solo gobierno.

Esa fórmula de convivencia de Puig y Oltra ha sido posible, entre otras cuestiones, por el carácter de los dos dirigentes. Antes de que la relación entre ambos se torciera, el jefe del Consell siempre se mostró muy dialogante y, en más de una ocasión, optó por serenar a los suyos, evitando que las pequeñas crisis internas fueran a mayores. Contra todo pronóstico, Oltra, desde la mesa del Consell, se comportó de forma leal y también desactivó algunas bombas. Así, fue ella quien tomó partido y apoyó la destitución del entonces secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro, que se había convertido en un incordio tanto para la consellera como para el PSOE.

Es complicado pensar que esos perfiles casen con los de Sánchez y Iglesias. Para empezar, Podemos ya ha filtrado los nombres de sus ministros (e incluso de sus secretarios de Estado) provocando malestar en su socio y arrebatándole al presidente del Gobierno una de sus prerrogativas más importantes: los nombramientos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies