16 C
muy nuboso
Valencia
humidity: 82%
wind: 5 m/s ENE
H18 • L16
17 C
algo de nubes
Alicante
humidity: 77%
wind: 3 m/s NE
H18 • L16
InicioNacionalPedro Sánchez da positivo en el ‘test de incompetencia’ mientras Pablo Iglesias se la mete doblada

Pedro Sánchez da positivo en el ‘test de incompetencia’ mientras Pablo Iglesias se la mete doblada

JUGAR A ‘ROJO’, COMO ANTES DEL 8-M HACERLO A MANIFESTANTE FEMINISTA, ES UNA MANIOBRA ESTÚPIDA QUE ACARREARÁ GRAVES CONSECUENCIAS A LARGO PLAZO.


El timo de los ‘test rápidos’ es estratosférico, un fiasco descomunal que prueba la incapacidad supina del Ejecutivo para gestionar una crisis sanitaria sin precedentes que está permitiendo comprobar en directo la incompetencia de Sánchez y su equipo.

La pifia de los ‘test rapidos‘ es sólo un detalle. Ni 8.000 ni 58.000 defectuosos.

Serán, por ahora, 640.000 los que el Gobierno socialcomunista devolverá por no contar con los estándares de fiabilidad y calidad.

El timo es estratosférico, un fiasco descomunal que prueba la incapacidad supina del Ejecutivo para gestionar una crisis sanitaria que está exponiendo en directo y ante 47 millones de españoles la incompetencia de Pedro Sánchez y su equipo.

Y si sólo fuera eso, si todo se limitara a que el presidente, sus ministros y expertos compraron material sanitario esencia en un ‘todo a 100‘, en lugar de hacerlo legalmente en China y les engañaron como a ‘chinos‘, la cosa tendría un pase, pero hay mucho más que todos esos desventurados a los que seguramente se ha manado inadvertidamente al matadero.

No hace falta ser un sesudo analista para concluir que el Gobierno de coalición PSOE-Podemos está absolutamente desbordado y dividido sobre el modo de afrontar la respuesta a la crisis de la ‘peste china’.

Desde el punto de vista sanitario, la imprevisión es más que elocuente. Sobran las señales.

Pero desde el punto de vista económico y sociolaboral, también es evidente que el Ejecutivo no había ni siquiera intuido la magnitud de la catástrofe que se avecinaba, con casi dos millones de españoles que habrán perdido su empleo en marzo de 2020.

La formalización de expedientes temporales de regulación de empleo ha pillado desprevenido al Gobierno, que no da abasto a su tramitación jurídico-legal.

Los autónomos permanecen en una confusión absoluta y con la percepción generalizada de haber sido engañados con la propaganda gubernamental.

Y ahora, miles de empresas verán penalizados su presente y futuro con una decisión carente de sentido y demagógica, como es la de prohibir temporalmente los despidos mientras dure la tragedia.

Sostener que el empresario despide a sus empleados por diversión, o con la única coartada de lograr más beneficios a costa de la estabilidad laboral y los derechos de los trabajadores, es un clásico en el discurso populista de Podemos, cuyos dirigentes nunca han trabajado, no saben lo que es la liquidación de IVA, desconocen como se paga una baja laboral y han vivido siempre enchufados y chupando de la teta pública..

Lo acongojante es que el inepto Sánchez, seducido por la tesis de que eso le ayudara a ganar votos y seguir durmiendo en La Moncloa ha asumido a las tesis podemita del ‘empresario criminal‘ y el ‘autónomo evasor‘ y las ha convertido en decreto en su dividido Consejo de Ministros.

Y todo, para tratar de revertir la desastrosa imagen que está dando durante la gestión de esta crisis.

De nuevo, ese líder del PSOE que hizo una tesis fake, mentía en su curriculum y cuyo única experiencia de gestión previa fue cobrar en la corrupta Caja Madrid, no recurre a la lógica y a la necesaria adaptación a las circunstancias, sino a una retórica neomarxista »Made in Pablo Iglesias’ que va a hipotecar la supervivencia de buena parte del tejido empresarial español.

Jugar a ‘rojo‘, como antes del 8-M hacerlo a manifestante feminista, es una maniobra estúpida que acarreará graves consecuencias a largo plazo.

La medida aprobada este 27 de marzo de 2020 por el Consejo de Ministros no solo va a generar más incertidumbre laboral, sino que añade un plus de inseguridad jurídica al drama social que vive España.

No es legítimo que el Gobierno ponga en duda sistemática la ética de la práctica empresarial, la lógica de la globalización y la sociedad de libre mercado.

Es tanto como olvidar que las empresas y los tres millones de autónomos son los únicos entes reales capaces de crear empleo solvente.

Es, en definitiva, un paso más en el proceso de estatalización de las relaciones laborales por la vía de la intervención directa de una banda de sectarios, incompetentes y presuntuosos, sin rumbo y en constante improvisación.

De algún modo, se decreta el hundimiento forzoso de miles de empresas, que se verán abocadas a un cierre definitivo por cese de actividad en lugar de tener la opción de proteger sus empleos a futuro, aunque sea a costa de que el virus nos fuerce a todos a una temporal merma de nuestra capacidad laboral.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies