14 C
muy nuboso
Valencia
humidity: 82%
wind: 4 m/s SSE
H14 • L13
16 C
muy nuboso
Alicante
humidity: 72%
wind: 5 m/s ENE
H18 • L14
InicioActualidad«Parejas» Cómo superar una separación cuando hay hijos y afrontar situaciones difíciles

«Parejas» Cómo superar una separación cuando hay hijos y afrontar situaciones difíciles

Una separación siempre es un hecho doloroso, incluso cuando se produce de mutuo acuerdo. Las circunstancias de una separación siempre son complejas, pero lo son todavía más cuando la pareja tiene hijos puesto que este cambio también afecta a la situación familiar.

A su vez, los hijos son un estímulo de fuerza y de motivación para intentar mantener una relación cordial con la expareja pensando principalmente en que ellos sufran lo menos posible. ¿Cómo superar una separación cuando hay hijos? En Psicología-Online, te ofrecemos información de calidad basada en la inteligencia emocional.

Cómo afrontar una separación cuando hay hijos pequeños

En una situación de este tipo, es habitual que los propios padres sientan vértigo emocional y preocupación por la nueva etapa. Toda la familia está viviendo un proceso de adaptación al cambio. Es recomendable que como adulto, tengas apoyos externos al propio núcleo familiar para poder compartir con esas personas las sensaciones y las dudas en torno a este proceso. Este apoyo externo es terapéutico para potenciar el desahogo y reducir el estrés. En la medida en la que cuidas de ti mismo evitas contagiar a tu hijo tu propio malestar.

1. Ten paciencia y afronta la situación con calma

Confía en que el tiempo ayuda a poner las cosas en su lugar. Tal vez mires a tu alrededor y observes el ejemplo de alguna ex pareja que mantiene una relación cordial y tú sientes que tienes que hacer un gran esfuerzo emocional para poder mantener este criterio ahora mismo. El tiempo es importante para aliviar las heridas del primer momento y dejar que la distancia ayude a calmar el sufrimiento. Recuerda que este momento pasará.

Intenta dar normalidad a la nueva situación familiar sin establecer constantes comparaciones con la etapa previa. Ahora ya no tenéis un rol de pareja, sin embargo, sí tenéis la gran responsabilidad de amar de forma incondicional a vuestros hijos y de educarles en valores sólidos. Por ello, podéis centrar la comunicación en aquellos aspectos que tienen que ver con el cuidado de los niños. El establecimiento de objetivos comunes puede ser especialmente efectivo en este momento.

2. Desarrolla estrategias de comunicación

Es recomendable potenciar técnicas para la comunicación eficaz con los profesores de los niños porque tal vez observen algún cambio en su actitud o quieran compartir alguna valoración. La casa y el colegio son dos de los espacios más importantes en la vida del niño. Por esta razón, conviene establecer puentes de diálogo entre ambos escenarios.

2-b Técnicas para la comunicación eficaz

Las personas somos seres “sociales”, en el sentido de que pasamos la mayor parte de nuestras vidas con otras personas. Por consiguiente, es importante aprender a entenderse con los otros y a funcionar adecuadamente en situaciones sociales. Ciertas habilidades de comunicación nos ayudan a mejorar las relaciones interpersonales. La comunicación es el acto por el cual un individuo establece con otro un contacto que le permite transmitir una información.

Por eso, es importante aprender a comunicarse de forma óptima, positiva y clara. En este artículo de Psicología-Online vamos a descubrirte cuáles son las mejores técnicas para la comunicación eficaz y que te ayudarán a establecer puentes de comprensión muchas más positivos y sin errores.

6 elementos para una comunicación efectiva

La comunicación eficaz entre dos personas se produce cuando el receptor interpreta el mensaje en el sentido que pretende el emisor.

  1. Emisor: La persona (o personas) que emite un mensaje.
  2. Receptor: La persona (o personas) que recibe el mensaje.
  3. Mensaje: Contenido de la información que se envía.
  4. Canal: Medio por el que se envía el mensaje.
  5. Código: Signos y reglas empleadas para enviar el mensaje.
  6. Contexto: Situación en la que se produce la comunicación.
Técnicas para la comunicación eficaz - 6 elementos para una comunicación efectiva

Tipos de comunicación: verbal y no verbal

Las formas de comunicación humana pueden agruparse en dos grandes categorías: la comunicación verbal y la comunicación no verbal:

  • La comunicación verbal se refiere a las palabras que utilizamos y a las inflexiones de nuestra voz (tono de voz).
  • La comunicación no verbal hace referencia a un gran número de canales, entre los que se podrían citar como los más importantes el contacto visual, los gestos faciales, los movimientos de brazos y manos o la postura y la distancia corporal.

Comunicación verbal:

  • Palabras (lo que decimos)
  • Tono de nuestra voz

Comunicación no verbal:

  • Contacto visual
  • Expresión facial (gestos de la cara)
  • Movimientos de brazos y manos
  • Postura y distancia corporal

Pese a la importancia que le solemos atribuir a la comunicación verbal, entre un 65% y un 80% del total de nuestra comunicación con los demás la realizamos a través de canales no verbales. Para comunicarse eficazmente, los mensajes verbales y no verbales deben coincidir entre sí. Muchas dificultades en la comunicación se producen cuando nuestras palabras se contradicen con nuestra conducta no verbal. Ejemplo:

  • Un hijo le entrega un regalo a su padre por su cumpleaños y éste, con una expresión de decepción, dice: “Gracias, es justo lo que quería”.
  • Un chico encuentra a su mejor amigo por la calle y, cuando le saluda, el otro le devuelve el saludo con un frío y seco “hola” y desvía la mirada.

Técnicas de comunicación efectiva y eficaz: la escucha activa

Pero entremos ya en materia y descubramos cuáles son las técnicas para la comunicación eficaz. Todos conocemos y podríamos citar en teoría cuales son los principios básicos para lograr una correcta comunicación, pero, tal vez por sonar a perogrullo, frecuentemente nos olvidamos de ellos. Algunas de las estrategias que podemos emplear son tan sencillas como las siguientes.

La escucha activa

Uno de los principios más importantes y difíciles de todo el proceso comunicativo es el saber escuchar. La falta de comunicación que se sufre hoy día se debe en gran parte a que no se sabe escuchar a los demás. Se está más tiempo pendiente de las propias emisiones, y en esta necesidad propia de comunicar se pierde la esencia de la comunicación, es decir, poner en común, compartir con los demás.

Existe la creencia errónea de que se escucha de forma automática, pero no es así. Escuchar requiere un esfuerzo superior al que se hace al hablar y también del que se ejerce al escuchar sin interpretar lo que se oye. Pero, ¿qué es realmente la escucha activa?.

La escucha activa significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla. ¿Cuál es la diferencia entre el oír y el escuchar?. Existen grandes diferencias. El oír es simplemente percibir vibraciones de sonido. Mientras que escuchar es entender, comprender o dar sentido a lo que se oye. La escucha efectiva tiene que ser necesariamente activa por encima de lo pasivo.

La escucha activa se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Para llegar a entender a alguien se precisa asimismo cierta empatía, es decir, saber ponerse en el lugar de la otra persona.

Elementos que facilitan la escucha activa

  • Disposición psicológica: prepararse interiormente para escuchar. Observar al otro: identificar el contenido de lo que dice, los objetivos y los sentimientos.
  • Expresar al otro que le escuchas con comunicación verbal (ya veo, umm, uh, etc.) y no verbal (contacto visual, gestos, inclinación del cuerpo, etc.).

Elementos a evitar en la escucha activa

  • No distraernos, porque distraerse es fácil en determinados momentos. La curva de la atención se inicia en un punto muy alto, disminuye a medida que el mensaje continua y vuelve a ascender hacia el final del mensaje, Hay que tratar de combatir esta tendencia haciendo un esfuerzo especial hacia la mitad del mensaje con objeto de que nuestra atención no decaiga.
  • No interrumpir al que habla.
  • No juzgar.
  • No ofrecer ayuda o soluciones prematuras.
  • No rechazar lo que el otro esté sintiendo, por ejemplo: «no te preocupes, eso no es nada».
  • No contar «tu historia» cuando el otro necesita hablarte.
  • No contraargumentar. Por ejemplo: el otro dice «me siento mal» y tú respondes «y yo también».
  • Evitar el «síndrome del experto»: ya tienes las respuestas al problema de la otra persona, antes incluso de que te haya contado la mitad.
Técnicas para la comunicación eficaz - Técnicas de comunicación efectiva y eficaz: la escucha activa

Habilidades para la escucha activa

Como hemos visto anteriormente, la escucha activa es un pilar imprescindible para poder desarrollar correctamente nuestras habilidades de comunicación. Esta se define como la capacidad de no comprender en todos los niveles aquello que nos están diciendo.

Técnicas de comunicación: elementos de la escucha activa

  • Mostrar empatía: Escuchar activamente las emociones de los demás es tratar de «meternos en su pellejo» y entender sus motivos. Es escuchar sus sentimientos y hacerle saber que «nos hacemos cargo», intentar entender lo que siente esa persona. No se trata de mostrar alegría, si siquiera de ser simpáticos. Simplemente, que somos capaces de ponernos en su lugar. Sin embargo, no significa aceptar ni estar de acuerdo con la posición del otro. Para demostrar esa actitud, usaremos frases como: “entiendo lo que sientes”, “noto que…”.
  • Parafrasear. Este concepto significa verificar o decir con las propias palabras lo que parece que el emisor acaba de decir. Es muy importante en el proceso de escucha ya que ayuda a comprender lo que el otro está diciendo y permite verificar si realmente se está entendiendo y no malinterpretando lo que se dice. Un ejemplo de parafrasear puede ser: “Entonces, según veo, lo que pasaba era que…”, “¿Quieres decir que te sentiste…?”.
  • Emitir palabras de refuerzo o cumplidos. Pueden definirse como verbalizaciones que suponen un hala¬go para la otra persona o refuerzan su discurso al transmitir que uno aprueba, está de acuerdo o comprende lo que se acaba de decir. Algunos ejemplos de esta técnica de comunicación serían: «Esto es muy divertido«; «Me encanta hablar contigo» o «Debes ser muy bueno jugando al tenis«. Otro tipo de frases menos directas sirven también para transmitir el interés por la conversación: «Bien», «umm» o «¡Estupendo!».
  • Resumir: Mediante esta habilidad de comunicación, informamos a la otra persona de nuestro grado de comprensión o de la necesidad de mayor aclaración.

Habilidades de comunicación y sus técnicas

Pero, además de la escucha activa, existen otras técnicas para la comunicación eficaz. Aquí te descubrimos algunos ejemplos y habilidades de comunicación que te ayudarán a conseguir una buena escucha y comprensión.

Técnicas de comunicación: habilidades

  • Evita las etiquetas. Al criticar a otra persona, hablar de lo que hace, no de lo que es. Las etiquetas no ayudan a que la persona cambie, sino que refuerzan sus defensas. Hablar de lo que es una persona sería: «te has vuelto a olvidar de sacar la basura. Eres un desastre»; mientras que hablar de lo que hace sería: «te has vuelto a olvidar de sacar la basura. Últimamente te olvidas mucho de las cosas».
  • Discutir los temas de uno en uno, no «aprovechar» que se está discutiendo, por ejemplo sobre la impuntualidad de la pareja, para reprocharle de paso que es un despistado, un olvidadizo y que no es cariñoso.
  • No ir acumulando emociones negativas sin comunicarlas, ya que producirían un estallido que conduciría a una hostilidad destructiva.
  • No hablar del pasado. Rememorar antiguas ventajas, o sacar a relucir los “trapos sucios” del pasado, no sólo no aporta nada provechoso, sino que despierta malos sentimientos. El pasado sólo debe sacarse a colación constructivamente, para utilizarlo de modelo cuando ha sido bueno e intentamos volver a poner en marcha conductas positivas quizá algo olvidadas. Pero es evidente que el pasado no puede cambiarse; por tanto hay que dirigir las energías al presente y al futuro.
  • Ser específico. Ser específico, concreto, preciso, es una de las técnicas para una comunicación efectiva. Tras una comunicación específica, hay cambios; es una forma concreta de avanzar. Cuando se es inespecífico, rara vez se moviliza nada. Si por ejemplo, nos sentimos solos/as y deseamos más tiempo para estar con nuestra pareja, no le diga únicamente algo así: “No me haces caso”, “Me siento solo/a”, “Siempre estás ocupado/a”. Aunque tal formulación exprese un sentimiento, si no hacemos una propuesta específica, probablemente las cosas no cambiarán. Sería apropiado añadir algo más. Por ejemplo: “¿Qué te parece si ambos nos comprometemos a dejar todo lo que tenemos entre manos a las 9 de la noche, y así podremos cenar juntos y charlar?”.
  • Evitar las generalizaciones. Los términos «siempre» y «nunca» raras veces son ciertos y tienden a formar etiquetas. Es diferente decir: «últimamente te veo algo ausente» que «siempre estás en las nubes». Para ser justos y honestos, para llegar a acuerdos, para producir cambios, resultan más efectivas expresiones del tipo: “La mayoría de veces”, “En ocasiones”, “Algunas veces”, “Frecuentemente”. Son formas de expresión que permiten al otro sentirse correctamente valorado.
  • Ser breve. Repetir varias veces lo mismo con distintas palabras, o alargar excesivamente el planteamiento, no es agradable para quién escucha. Produce la sensación de ser tratado como alguien de pocas luces o como un niño. En todo caso, corre el peligro de que le rehúyan por pesado cuando empiece a hablar. Hay que recordar que: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”.
Técnicas para la comunicación eficaz - Habilidades de comunicación y sus técnicas

La importancia de la comunicación no verbal

Para cuidar la comunicación no verbal tendremos en cuenta lo siguiente:

  • La comunicación no verbal debe de ir acorde con la verbal . Decir » ya sabes que te quiero» con cara de fastidio dejará a la otra persona peor que si no se hubiera dicho nada.
  • Contacto visual. Es el porcentaje de tiempo que se está mirando a los ojos de la otra persona. El contacto visual debe ser frecuente, pero no exagerado.
  • Afecto. Es el tono emocional adecuado para la situación en la que se está interactuando. Se basa en índices como el tono de voz, la expresión facial y el volumen de voz (ni muy alto ni muy bajo).

Elegir el lugar y el momento adecuados

En ocasiones, un buen estilo comunicativo, un modelo coherente o un contenido adecuado pueden irse al traste si no hemos elegido el momento adecuado para transmitirlo o entablar una relación. Es importante cuidar algunos aspectos que se refieren al momento en el que se quiere establecer la comunicación:

  • El ambiente: el lugar, el ruido que exista, el nivel de intimidad…
  • Si vamos a criticar o pedir explicaciones debemos esperar a estar a solas con nuestro interlocutor.
  • Si vamos a elogiarlo, será bueno que esté con su grupo u otras personas significativas.
  • Si ha comenzado una discusión y vemos que se nos escapa de las manos o que no es el momento apropiado utilizaremos frases como: “si no te importa podemos seguir discutiendo esto en… más tarde”.
Técnicas para la comunicación eficaz - La importancia de la comunicación no verbal

Imagen: Analisis no verbal

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

En este otro artículo te descubrimos los 3 errores más comunes en la comunicación.

Generalizar

Un error común en la comunicación de las personas es generalizar los comportamientos, algo que puede hacer que el interlocutor se sienta herido. Hablar con expresiones que generalizan comportamientos en las personas como «todo el mundo es igual», «siempre haces lo mismo», «cada vez actúas igual», «eres tan pesado»…son expresiones que además de herir puedes afectar gravemente la autoestima de las personas, sobre todo si a quien va dirigido es a niños.

Atacar

Otro error para una comunicación acertada es personalizar contra las personas cuando se está tratando de un tema en concreto, llevándolo a lo personal e incluso llegando a atacar a la otra persona. Por ejemplo imagina que alguien a quien quieres ha hecho algo que no te ha parecido bien y en lugar de decir qué es lo que no te parece bien y por qué, optas por decirle a la persona: «Eres un imbécil, siempre haces igual». Con esta frase, ¿Cómo crees que será lo siguiente que ocurra?

En lugar de atacar a la otra persona, es mucho más inteligente abrir el diálogo para poder cambiar la situación que nos ha incomodado, en cambio si se decide atacar seguramente sólo tendremos problemas y malestar.

3 errores comunes en la comunicación - Atacar

No tener en cuenta los sentimientos del otro

¿Verdad que te gusta que te tengan en consideración y tomen en cuenta tus sentimientos? Entonces, ¿por qué no hacer lo mismo con los demás? Es decir, saber que la otra persona está sufriendo y podemos identificar perfectamente sus emociones pero preferimos mirar a otro lado hasta que desparezcan es un grave error de comunicación, de empatía y hasta de humanidad ya que sólo conseguirá que crezca una gran muralla en la comunicación.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

3. Trabaja tu empatía y la inteligencia emocional

Piensa en el bien común. En una situación de separación puedes experimentar sensaciones de individualismo, sin embargo, desde el punto de vista racional puedes reconducir la situación al observar cómo el bien común potencia tu propio bienestar y el de tus hijos. Es decir, si tus hijos se sienten bien, tú también estás mejor (y a la inversa).

No cometas los errores universales de los que tantas veces se arrepienten quienes han pasado por este proceso. Ten cuidado con aquellas acciones que pueden ser el resultado de la ira. Por ejemplo, hablar mal de tu ex pareja a tus hijos. Si necesitas desahogarte escribe todo lo que necesites expresar en una carta y, después, rompe el folio.

4. Busca una buena terapia

Pide ayuda profesional. Un psicólogo puede orientarte con sugerencias y recomendaciones concretas en torno a la situación familiar para actuar de manera constructiva y pedagógica. El experto puede darte indicaciones sobre cómo comunicar la separación a los niños y sobre cómo superar la tristeza después de una separación. En ese caso, es recomendable no dar excesivos detalles a los niños sobre los motivos de la ruptura.

Cómo superar una separación cuando hay hijos - Cómo afrontar una separación cuando hay hijos pequeños

Cómo afrontar una separación con hijos adolescentes

La adolescencia es una etapa de la vida compleja. ¿Cómo afrontar una separación en este momento si tus hijos tienen esta edad? Te ofrecemos los siguientes consejos:

  • Ten presente que tu separación familiar no debe suponer un cambio de rol en tu hijo respecto de la etapa de la vida en la que se encuentra. Sigue siendo un adolescente, no es un adulto. Por tanto, merece vivir este periodo de su vida con las responsabilidades propias de su edad.
  • Escuchar su opinión. Es importante reforzar la escucha activa para atender el punto de vista del adolescente. Nunca pongas a tu hijo en la posición de tener que mostrar una mayor preferencia por ti o por tu ex.
  • Una separación produce un cambio inevitable en la propia situación familiar. Sin embargo, es recomendable que, en la medida de lo posible, el adolescente no tenga que afrontar incontables cambios en su vida. Por ejemplo, los padres pueden tomar decisiones efectivas para propiciar que la rutina del joven siga siendo muy similar a la que tenía antes de la separación. De este modo, a pesar de los cambios experimenta la estabilidad de su zona de confort.
  • Autoridad. Es cierto que el adolescente puede sufrir como consecuencia de la separación de sus padres, sin embargo, esto no debe ser una excusa para la sobreprotección excesiva. Es importante que aquellos valores y aquellos límites que estaban presentes en el estilo de educación adoptado por la familia, sigan presentes a partir de ahora. Y los padres deben reforzar su comunicación para compartir información en torno a este asunto. Ha cambiado tu rol respecto de tu pareja, sin embargo, no ha cambiado en relación con tu hijo.
  • Comparte tiempo de calidad con tus hijos. Sigue creando nuevos recuerdos familiares. Es importante que el divorcio no sea un punto de inflexión brusco, sino una continuación de la propia rutina familiar.
  • Es recomendable transmitir la información sobre la situación de manera conjunta, formando un equipo. De este modo, esta imagen también transmite una información a los hijos. Es la información de la colaboración y la confianza entre ambos.
Cómo superar una separación cuando hay hijos - Cómo afrontar una separación con hijos adolescentes

5 consejos para superar una separación o un divorcio

  1. Habla con otras personas de tu entorno que hayan pasado por una situación similar anteriormente ya que pueden compartir contigo esa experiencia vital que es tan valiosa. Los consejos de personas de tu confianza pueden ser una referencia de ayuda que te aporte luz en un momento en el que es posible que estés muy confundido.
  2. Cuídate. El dolor de la separación puede ser tan intenso que notes cómo estas emociones alteran tu propio estado de ánimo. Aplica este criterio esencial de cuidarte no solo por ti, sino también, por tus hijos. Necesitas estar bien.
  3. Una separación produce consecuencias. Sin embargo, es recomendable que recuerdes cuál ha sido la causa de esta decisión y seas coherente con ella. De este modo, en lugar de observar la separación en términos de negatividad podrás encontrar un significado a esta situación.
  4. Fomenta la amistad con tu ex. No se trata de que sea tu mejor amigo para contarle tus confidencias personales. Sin embargo, sí es muy recomendable que sea alguien en quien confías temas que afectan a ambos. Tu ex ha sido una persona importante para ti. Por respeto a ese amor que ambos habéis vivido, podéis intentar estar a la altura de lo que esta historia exige de vosotros.
  5. Podéis formar una bonita familia, si realmente, ambos queréis dejar de lado vuestras diferencias para priorizar lo más importante. Nadie dijo que fuese fácil, sin embargo, esta forma de actuar es una manifestación de amor que también puede experimentarse después de la separación a través de la humildad, la capacidad de perdonar y de evitar la falta de respeto en la pareja.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies