23 C
muy nuboso
Valencia
humidity: 46%
wind: 3 m/s W
H24 • L22
22 C
cielo claro
Alicante
humidity: 64%
wind: 4 m/s SW
H24 • L19
InicioActualidad«PAREJAS» Cómo seducir a tu pareja y no fracasar en el intento

«PAREJAS» Cómo seducir a tu pareja y no fracasar en el intento

La seducción, aunque no lo sepamos, está presente en nuestra vida cotidiana en todo lo que hacemos, vemos y decimos a los demás y viceversa. Constantemente, estamos bombardeados de estímulos que buscan atraer nuestra atención o persuadirnos para elegir ciertas cosas.

Hay cosas que nos atraen más que otras y que hay perfiles de personas que nos resultan mucho más seductoras. Sea con miradas, gestos o palabras, la seducción despliega todo su poder como un estilo inconsciente de comunicación entre las personas. Lo más interesante es que esto podemos hacerlo conscientemente y usarlo a nuestro favor.

A nivel de pareja todos tenemos la capacidad de cautivar a la persona deseada, te daremos los 15 consejos sobre cómo seducir a tu pareja.

La seducción entre parejas

Si observamos el reino animal, podemos observar que el cortejo macho-hembra está presente en todas las especies y es interesante ver como la seducción es toda una puesta en escena. Tal como dice Enric Castellví, la seducción es un ritual escénico que necesita una ceremonia y una sutil estrategia para realizar una conquista que de otra forma no se podría alcanzar. En los animales podemos observar como existe un importante juego de seducción en donde muestran sus encantos, fortalezas y habilidades, para conseguir la atención de su hembra.

Los humanos dependemos de la norma cultural en donde nos situemos, pero aún así funcionamos de forma bastante similar. También tenemos diferentes estrategias de seducción que utilizamos, en ocasiones, de forma inconsciente para atraer a la persona deseada.

Detecta las necesidades de tu pareja

¿Cómo atraer más a tu pareja? Todas las personas funcionamos diferente y nos mueven cosas distintas. Por eso, al principio de una relación amorosa es importante moverse con cautela, darse el tiempo de conocer al otro y ver cómo le gusta que lo seduzcan. Esto ayuda a detectar cuáles pueden las mejores técnicas de seducción en cada caso.

Detectar las necesidades de tu pareja ayuda descubrir que es lo que apasiona, que busca en otra persona y cómo le gusta que lo traten. En definitiva, lo más relevante es que la otra persona esté a gusto al estar contigo y buscar las mejores manera para conectar con él o ella.

Tener autoestima es clave a la hora de seducir

El autoestima es una pieza clave para seducir a tu pareja todos los días. Muchas veces tratamos de convencer a nuestra pareja de algo que no tenemos claro. En estas situaciones, nuestra autoestima resulta una pieza clave. Para seducir a los demás primero hay que seducirse a uno/a mismo/a.

Las personas con una autoestima alta atribuyen los fracasos amorosos a causas externas y los logros a méritos propios. Por lo contrario, las personas con baja autoestima atribuyen los fracasos a sí mismos y conectan constantemente con la sensación de no ser suficientes para el otro. Están excesivamente preocupados de gustar, agradar a los demás y cumplir sus expectativas y pierden el contacto real con ellos mismos.

El entusiasmo y positivismo atraen

¿Cómo seducir a tu pareja? La gente feliz, alegre y divertida nos parece encantadora. Nos sentimos atraídos por las personas que manifiestan altos niveles de energía positiva. Esas personas llenas de vida que no tienen ningún complejo en mostrar lo auténticos que son. Este tipo de personas atraen porque generan sentimientos positivos en la otra persona. En este artículo, te contamos cómo tener siempre un pensamiento positivo.

Evita la queja

Si te preguntas cómo seducir a tu pareja todos los días, una de las claves es intentar quejarse menos. Con esto nos referimos a intentar ver la parte positiva de lo que te pasa. Hay personas que continuamente se están quejando por todo. Eso hace que la otra persona quiera evitar ese contacto.

Atraen mucho más las personas que nos hacen sentir felices. Así que a menos que tengas mucha confianza y un vínculo muy profundo con el otro, jamás le cuentes tus problemas si lo que buscas es seducirlo. Dosifica las cosas malas y aguárdalas para conversarlas con tu familia o con tus amigos.

Trabaja tu propia aceptación

La autoaceptación es muy importante porque cuando tú te aceptas, quieres y respetas, los demás también lo hacen. Por otra parte, en la medida que somos conscientes de nuestras fortalezas, las podemos usar en nuestro beneficio y evitar así sabotearnos a nosotros mismos. En la medida que nos aceptamos, podemos vencer el miedo al rechazo o fracaso.

Una percepción positiva de nosotros mismos nos permite valorar nuestras cualidades y conocer nuestras limitaciones a la hora de desenvolvernos en el amor. Por el contrario, una percepción negativa puede llevarnos a usar la seducción como un medio para encubrir nuestras necesidades no cubiertas.

Si no nos aceptamos estaremos buscando en un otro la confirmación que nosotros mismos no somos capaces de darnos lo que necesitamos. Eso nos llevará continuamente a sentirnos rechazados y conectar con nuestras heridas no trabajadas.

La belleza es 100% actitud

¿Quieres saber cómo seducir a tu pareja? Para lograrlo, debes saber que las habilidades sociales son más importante que tu físico. Si bien el físico es lo primero que nos atrae o nos llama la atención de una persona, no es lo que nos mantiene interesados.

En realidad, está comprobado que el atractivo físico pasa a ser algo secundario una vez que conocemos a la otra persona de verdad. Lo que realmente nos atrae es la personalidad y las habilidades sociales del otro. Por ejemplo, la confianza que la otra persona tiene en sí mismo7a y como se planta frente al mundo.

Tener sentido de humor

Algo que nos resulta sumamente atractivo es una persona que nos hace reír, que nos aliviane la vida y las cargas diarias, que nos ayuda a relajarnos, que nos haga sentirnos bien y nos ayuda a conectar con emociones de felicidad. El sentido del humor es una de las cosas más seductoras en una persona. Nos hace conectar con sentimientos positivos y segregar neuroquímicos que se relacionan con el placer y bienestar como la serotonina y endorfinas.

En este artículo, encontrarás información sobre cómo ser más divertido y sociable.

¿Cómo ser más divertido y sociable?

¿Sabes cuál es la mejor manera de conquistar a la gente, a una chica que te gusta, a tus compañeros de oficina, a tus estudiantes, a tus amigos? Hacerlos reír. «La risa es la distancia más corta entre dos personas», decía el músico Victor Borge, porque reír juntos crea simpatía y complicidad recíproca es importantísimo para establecer relaciones positivas con los demás.

A menudo, de hecho, todo lo que necesitamos para eliminar la ansiedad, la preocupación y la incomodidad es simplemente una buena risa. Por estas razones, son precisamente las personas divertidas, irónicas, capaces de hacer reír, las más apreciadas en el mundo.

Creer en el poder de la risa

¿Cómo ser más divertido y sociable? Ser gracioso permite ser simpático y popular entre los amigos, dar una buena impresión en el trabajo y a menudo impresionar a los demás. Ciertamente, la comedia es ante todo un don de naturaleza, sobre esto no hay duda. También es verdad que un poco de humor se encuentra en cada uno de nosotros, se trata de encontrar la manera de sacarlo.

Prepárate para la diversión

¿Cómo ser divertido? Deja de aburrirte, detente un momento y piensa. No te dejes arrastrar por el torbellino de malos pensamientos y negatividad que la rutina te produce. No dejes escapar las posibilidades que se ponen delante de tus ojos y descubre los beneficios de ser sociable.

¡Divertirse es fácil con la predisposición mental adecuada! Sólo con una actitud inicial relajada, positiva, despreocupada y confiada hacia uno mismo/a y los demás podríamos llegar a divertirnos.

Diviértete en cada situación

¿Qué hacer para ser más sociable y divertido? Saber divertirse en toda situación es una condición de existencia indispensable para el impulso involuntario que domina al hombre desde su nacimiento: ser feliz. Aprender a hacerlo te salvará en muchas situaciones, incluso en las más difíciles. Para hacerlo puedes seguir los siguientes consejos:

  • ¡Piensa en positivo, estás vivo!
  • Busca siempre el lado cómico de las cosas. ¿Por qué tomarlo mal?
  • Mira el vaso medio lleno.
  • Encuentra los mecanismos de la risa

    ¿Cómo ser divertido y sociable? Podrías probar con la prueba frente a la televisión. La televisión es entretenimiento y el entretenimiento rima con diversión, ¿no? La televisión te permite probar de manera práctica lo que es cómico y lo que no lo es. Por eso, la primera prueba que tienes que hacer es sobre ti mismo/a es concentrarte y tratar de entender lo que te hace reír mientras ves la televisión.

    Aprende lo que es gracioso

    ¿Cómo ser más divertido y sociable? Verás que tus risas no siempre coinciden con las que, por ejemplo, se graban en las comedias. Eso significa que no todos nos reímos por las mismas cosas. Aprender lo que es gracioso es un elemento importante que se deberás tener muy en cuenta a la hora de empezar a desarrollar estrategias para resultar divertido y agradable a otras personas.

    Practica

    Una de las formas de ser sociable y divertido es entender es cuál es el tipo de humor más apreciado por el público que quieres impresionar. Para hacerlo, es útil conocer las diferentes técnicas a tu disposición, pero sobre todo es útil practicar, probar y ver cómo reacciona tu audiencia.

    Aprovecha el momento

    ¿Cómo ser sociable? Hay que aprovechar el momento adecuado para hacer bromas para que tengan éxito. El momento es fundamental para despertar la risa. Hay que reaccionar con prontitud a lo que sucede, al giro que toma la conversación y a lo que dicen los demás. Es importante captar las entradas y ser rápidos para insertarse con chistes espirituales. Si una broma se te viene a la mente demasiado tarde, aprende a callarte y guárdala para la próxima vez.

    Aprovecha el efecto sorpresa

    ¿Cómo ser más divertido y sociable? Seguramente te darás cuenta de que muchas de tus risas son provocadas por un efecto sorpresa, es decir, están vinculadas a la llegada de un acontecimiento inesperado o incluso de una reacción inesperada. El efecto sorpresa es fundamental también en el relato de anécdotas divertidas y chistes. Sin él no habría risa. Incluso ver a una persona actuar de forma inesperada es gracioso debido al efecto sorpresa que produce.

    Encuentra tu propio estilo

    Cada uno de nosotros tiene su propio sentido del humor y el truco es encontrar el tipo de humor que mejor te sale. ¡Encontrar tu propio estilo es muy importante! Te damos algunos consejos para lograrlo:

    • Crea un repertorio de bromas que se adapte a las situaciones más comunes y las saque en el momento adecuado.
    • No seas repetitivo y aburrido. Nunca repitas el mismo chiste o la misma anécdota delante del mismo público.
    • Para ser más sociable y divertido/a no te limites a los chistes y empieza con las anécdotas. ¡Muéstrate creativa!

    Sé original

    ¿Cómo ser sociable con las personas? La originalidad siempre es apreciada. A través del humor y la ironía, todo lo que tienes que hacer es tratar de mostrar a los demás tu carácter más juguetón y sociable para que todos puedan apreciarlo. Por esta razón, es importante que pongas algo de tu parte. Muéstrate creativo/a y original para sorprender agradablemente y conquistar a tu público.

Piensa en la vida cotidiana

Ahí va uno de los trucos para ser más sociable y divertido. La mayor parte de la diversión tiene que ver con situaciones cotidianas que interpretamos de cierta manera y de las que esperamos ciertas cosas. Sin embargo, dentro de estas situaciones, en algún momento se produce un acontecimiento totalmente imprevisto que nos lleva a revisar la lectura que les habíamos dado. Nos quedamos asombrados y sin palabras. Lo que vemos es contraste con nuestro sentido de la realidad y es precisamente esta contradicción lo que nos hace reír.

Ten una vida propia

Todos buscamos a alguien a quien admirar y nos estimula muchísimo conocer a alguien que tiene ambiciones, metas, sueños y que lucha activamente por ellos. Admiramos a las personas que tienen una pasión, un hobbie o una meta clara que persiguen día a día. Aunque puede que no lo tengas claro, en este artículo, te contamos cómo saber lo que quieres en la vida.

La paciencia es clave para seducir

Si te preguntas cómo seducir a tu pareja, ten en cuenta que es importante ser paciente, darte el tiempo necesario para conocer a la otra persona y dosificar tu entrega. Cuando vamos entregando poco a poco los demás valoran nuestra entrega mucho más y, además, generamos una ola de misterio que resulta sumamente atractiva. La seducción requiere tiempo y espera.

A la hora de la conquista siempre es bueno dosificar nuestra entrega o ir entregando en la medida que vayamos generando un vínculo más profundo con el otro. Sin quererlo, generamos expectativas e ilusiones que harán que la persona cada vez desee conocernos y descubrirnos más. Descubre cómo tener más paciencia.

Cómo saber lo que quieres en la vida

Por mucho que pueden significar tus deseos en tu vida y qué puedes hacer con ellos. Sin embargo, para eso necesitas saber lo que quieres. Si no lo sabes no puedes decirlo y tampoco puedes disfrutar de otras ventajas de saber lo que quieres. Hay personas que no saben lo que quieren, que normalmente no tienen idea de sus propios deseos y sus preferencias. Son personas que no están acostumbradas a pensar en sus propios intereses. Si les preguntas a ellas qué quieren te dan la respuesta que no les importa o que les da igual y a veces dicen que no lo saben o no tienen ninguna idea de eso. Ellas creen que no saber lo que quieren no es un problema tan grande porque ellas están acostumbradas a vivir de esa manera. Sin embargo ya sienten que sería mejor si supieran lo que quisieran. No sólo porque ellas no pueden contestar si se lo preguntan. Lo más importante para ellas es que a menudo sienten que carecen rumbo en su vida. Si no sabes lo que quieres es difícil de fijarte en lo qué vas a hacer.

Consecuencias de no saber lo que quieres en la vida

Sin saber lo que quieres, corres el riesgo de quedarte pasivo y así volverte depresivo.

Otra consecuencia de no saber lo que quieres es que esto te hace dependiente. Tendrás la tendencia de esperar de lo que otras personas te pidan o lo que las circunstancias te obligan a hacer. Esos acontecimientos no deben de ser un problema pero si ellos ocurren sistemáticamente es otra cosa. Si siempre estás esperando a otros y no tomas la iniciativa, pierdes la libertad de determinar parte de lo que ocurre.

La última consecuencia será que no llevas tu propia vida. Eso puede volver desesperarte. En mi trabajo conocí a personas que con esto se sentían tan desdichadas que algunas de ellas preferían estar muertas y tenían pensamientos suicidas.

Es difícil de imaginar que esas personas, que a menudo son inteligentes y tienen muchas destrezas y habilidades sociales, pueden ser tan infelices. Ellas tienen talentos de sobra para efectuar una vida muy rica. Tienen tantas posibilidades de éxito. Pero eso no les ayuda de nada si ellas no saben qué hacer con esto. Lo único que les queda es un desperdicio calamitoso.

Cómo saber lo que quiero en la vida

Saber lo que quieres es tan importante que si no lo sabes es aconsejable saber cómo saberlo. De eso hay un malentendido común que lo que quieres es algo que debes encontrar. No lo es. Cuando tratas de encontrar algo, vas a buscar. Pero buscar sólo tiene sentido con cosas que ya existen y lo que quieres no se encuentra en ningún sitio porque eso es algo que todavía tienes que imaginar o crear.

Crear cosas es una de las varias capacidades de la mente. Distinto a otras funciones como buscar, razonar y analizar, no se puede crear según un método neto con reglas fijas. Con crear cosas estás más dependiente de lo que hace tu mente por su misma. Sin embargo no es suficiente de esperar para crear algo. Necesitas usar tu voluntad para usar esa función. Con tu voluntad puedes encender tu mente para crear cosas. Cuando quieres inventar o imaginar algo, tómate un tiempo y da a ti mismo la orden de hacerlo. Entonces normalmente te pasa una idea. Tan simple es. Los mecanismos psíquicos son muy complicados pero usarlos no lo es. Igual que hacer una llamada por teléfono. Se puede hacerlo sin saber nada de la tecnología detrás de eso.

Sin embargo crear o imaginar no siempre va sin problemas. A menudo existe el problema que se dirige la atención en una mala dirección. Para imaginar cosas no debes estar concentrado demasiado al entorno. Porque allí no va a aparecer nada. Tu propia mente es el sitio donde esto está ocurriendo. Es una esperanza false que encuentres en tus entornos lo que tienes que imaginar por ti mismo.

Céntrate en ti para saber lo que quieres hacer con tu vida

Aunque existe un fenómeno que se llama influencia o inspiración. Si oyes algo de otros y piensas que sea una buena idea, tú puedes apropiarte de esa idea. Para eso sólo necesitas decidir a hacerlo. Eso aplica también a tus deseos. Si otra persona quiere algo que te parece atractivo a ti, puedes decidir de querer esa cosa también. Entonces has convertido algún deseo de otra persona en tu propio deseo.

No obstante, creo que la inspiración debe ocurrir por si solo y no es algo que se puede forzar. Tratar de estar influenciado a propósito para crear o imaginar cosas no funciona. Mientras estás observando a otras personas no vas a imaginar ninguna cosa porque entonces estás perdiendo el contacto contigo mismo. Así te estás alejando de ti mismo y con eso estás perjudicando tu capacidad de crear cosas.

De modo que imaginar lo que quieres tampoco va bien si lo preguntas al otro. Entonces ni siquiera puedes apropiarte de alguno buenos ejemplos que los otros te dan. Aquellas ideas no serán oportunas porque cuando las oyes son cosas de los otros y no algo de ti. Otros te pueden enseñar muchas cosas pero para ellos comprobar tus deseos es imposible. Tú eres la única persona que puede establecerlos.

No preguntes lo que quieres a los otros sino a ti mismo y si no obtienes ninguna respuesta, no presiones a los otros sino ejerce presión sobre ti mismo. Será atractivo de evadirte de tu tarea de responder pero no des a ti mismo esa posibilidad. Tampoco aceptes un «no lo sé» por respuesta. Esfuérzate a ti mismo a pensar en algo, sea lo que sea. Entonces normalmente aparece algún deseo.

Cuando piensas que no pudiste pensar en nada, lo más probable es que ya has pensado en algo pero lo has desechado inmediatamente. Quizá porque creías que era algo sin importancia o poco original. Sin embargo cada idea cuenta por más trivial o anodina de lo que te parece. Como yo escribí antes todas las ideas tuyas son valiosas. ¡Admítelo!

Tu mente mostrará ser un venero inagotable de ideas si lo dejas funcionar de la manera correcta. Pregúntate a ti mismo lo que quieres de manera relajante pero también contundente y los deseos se aparecen espontáneamente. Serán tantos que sólo necesitas decidir cuál es el más deseable para ti. Aunque esos hechos son muy afortunados ellos pueden provocar problemas nuevos. ¿Qué elegir de aquel montón de deseos?

Cómo tener más paciencia

Una de las virtudes más importantes para mejorar la calidad de vida emocional es la paciencia. La capacidad de aprender a esperar es muy necesaria ya que más allá de los anhelos de la voluntad, el ritmo de la realidad no siempre está acompasado a los propósitos de mente y corazón. Esta espera a la que tenemos que hacer frente en muchos momentos de nuestra vida es saludable para aprender a tolerar la frustración. Conviene realizar el ejercicio de echar la vista al pasado para comprobar alguna meta personal lograda después de esfuerzo y dificultades.

Cuando tomamos conciencia de todo el proceso una vez finalizado nos damos cuenta de que es importante no tirar la toalla antes de tiempo puesto que es saludable perseverar en la conquista de los propósitos personales.

También es un signo de inteligencia emocional aprender a diferenciar entre aquello por lo que merece la pena esperar y aquello que no es tan importante. ¿Cómo saber la diferencia que existe entre ambos aspectos? Merece la pena esperar por aquello que aporta un bien a tu vida porque te permite crecer como persona o desarrollarte en el ámbito profesional.

Sin embargo, no merece la pena esperar por algo que se convierte en un lastre de salud emocional. Las personas somos muy contradictorias y no siempre esperamos cuando de verdad debemos hacerlo. Así ocurre, por ejemplo, cuando una persona enamorada de alguien que no le corresponde continúa esperando que esta situación cambie.

No merece la pena esperar cuando esa espera se convierte en un daño para la propia autoestima personal. En este contexto, hay esperas que no son malas en sí mismas sino que se convierten en perjudiciales por prolongarse en el tiempo más de lo necesario.

Sigue leyendo este artículo para conocer cuándo vale la pena ser paciente y cuándo no, además de cómo tener más paciencia.

Cómo ser más paciente

A veces la paciencia brilla por su ausencia en las relaciones interpersonales y podemos llegar a desesperarnos. Quizá haya alguna persona que te haga perder la paciencia por su conducta o incluso la única presencia de esa persona ya te molesta. En ocasiones puede ser un punto débil, pero es muy importante tenerla para potenciar unas buenas relaciones con los demás. Es por eso que aumentar la paciencia y ser más paciente es clave. Aunque no sea tu mejor cualidad puedes aprender a serlo.

Todas las personas de nuestra sociedad están siempre en constante evolución y de una forma u otra intentan mejorar cada día, y eso siempre es motivo de elogio. A veces nos cuesta tener paciencia ante una persona en concreto, pero no confundas tener paciencia con mostrar indiferencia.

Cuando haces «oídos sordos» a una persona sólo demostrarás que no te importa absolutamente nada, además de ser una grave falta de educación. Tener paciencia significa escuchar a esa persona y mostrar empatía entendiendo sus sentimientos.

Manejar el enfado es esencial para poder tener paciencia. Por ejemplo, imagina que un amigo llegó tarde al cine y tuvisteis que entrar a la sala con la película empezada. Si cuando tu amigo llega estás enfadado y empiezas reprochándole y con actitud de enfado no darás pie a una conversación y no podrá explicarte qué le ha ocurrido, puede que haya tenido un contratiempo.

No te centres únicamente en el problema porque entonces dejarás que la ira se apodere de ti, para evitarlo busca soluciones. No dejes que sea el orgullo quien maneje la situación. No merece la pena que demuestres a toda costa al otro que tú tienes la verdad absoluta y él está equivocado.

Antes de contestar mal a alguien, respira hondo y cuenta hasta diez, da un paseo para que te dé el aire o escribe en un papel lo que te gustaría decirle a la otra persona.

La paciencia y la comprensión guiarán tus actos y verás como resulta mucho más fácil que la otra persona te entienda a ti también y sin darte cuenta pasarás de crear un ambiente tóxico a crear amistades.

Existen momentos en los que nos impacientamos y tenemos grandes posibilidades de boicotear nuestro éxito potencial como consecuencia de la impaciencia, es decir, del deseo de querer que nuestro deseo se haga realidad de forma automática. Puede que estemos en el camino adecuado para cumplir nuestras metas pero cuando nos dejamos llevar por los miedos, entonces, podemos tirar por la borda todo el esfuerzo realizado. Existen momentos en los que la realidad no te indica que algo es imposible sino que tendrás que esperar para conseguirlo. La paciencia es una gran virtud pese a que en determinado momento produce emociones que son incómodas. ¿Qué hacer cuando el éxito depende de tener paciencia?

Conecta a través de tu mirada

Mirar a los ojos es sumamente atractivo y nos ayuda a conectar con el otro. Nos parece atractiva esa persona que nos mira a los ojos y nos demuestra interés, esa persona que está atenta escuchándonos y que, con su atención, nos demuestra que nos entiende y acepta. La mirada también demuestra que la otra persona pone toda su atención en nosotros, haciéndonos sentir importantes.

Escuchar llama la atención

¿Cómo atraer a tu pareja nuevamente? Aprende a escuchar. Una persona que nos escucha de verdad, se gana nuestra atención e interés de inmediato. Nos sentimos correspondidos y tendemos a retribuir eso. Cuando escuchas con atención a la otra persona y te interesas por ella, esa persona se siente necesaria, útil y especial. Por lo tanto, para seducir a alguien es muy importante escucharle.

Contar cosas con viveza y energía

Otros de los trucos para seducir a tu pareja es aprender a contar las cosas con chispa. A todos nos llama la atención esas personas que generan una historia interesante de todo aquello que cuentan. Eso no es más que la capacidad de contar algo de forma interesante o ser un buen narrador, una destreza que se puede adquirir incluyendo el humor, la confianza, la autoironía en tus diálogos cotidianos, usando el lenguaje corporal y siendo lo suficientemente emocional y positivo.

Descubre tu propia magia y muéstrala

Tienes tu propia magia, descúbrela y muéstrala. Todos somos personas únicas y hay cosas que nos hacen diferentes a los demás y que son sumamente atractivas para otros. No escondas eso que te hace diferente. Muéstrate tal como eres. Ese sello personal que no tiene nadie más. Recuerda que eres único/a y eso ya te hace atractivo/a. Atrévete a compartillo.

Seduce con tu cuerpo

Si quieres seducir a tu pareja de nuevo usa tu cuerpo a tu favor. Una de las cosas más importantes a la hora de seducir es mostrarte y verte como una persona confiada y segura, aún cuando no lo estés tanto. Una persona que cree en si misma rápidamente genera confianza y cercanía con otros. Una persona que se planta ante el mundo con seguridad es altamente atractiva. Sonríe a menudo e intenta disimular tus nervios. En este artículo, te proponemos ejercicios para tener más seguridad en uno mismo.

Cómo tener seguridad en uno mismo desde la psicología

Algunas personas se sienten condicionadas de manera negativa porque observan su potencial de manera determinista. Es decir, creen que si hasta el momento se han comportado de determinada forma, no pueden hacer nada por modificar esta situación en el futuro. Por tanto, es importante que observes tu capacidad real de generar nuevas opciones de cambio a partir de nuevas respuestas. Si siempre actúas de manera previsible, los resultados son también previsibles.

Si quieres tener más seguridad en ti mismo, entonces, te encuentras en una situación que expresada de manera sencilla muestra la distancia existente entre dos puntos: el momento actual que protagonizas y ese ideal que te gustaría lograr en el que te visualizas a ti mismo con esa seguridad que tanto anhelas.

Este proceso se compone de un plan de acción que está integrado por pasos concretos y específicos que conectan con esa meta general. La ayuda psicológica puede ser especialmente positiva para reforzarte en tu compromiso de aumentar la confianza en ti mismo.

Cómo influye el pensamiento en la seguridad en ti mismo

La vida tiene una parte teórica y otra práctica. A nivel teórico, puede ayudarte saber que el modo en el que piensas sobre ti mismo y sobre las circunstancias externas influye en cómo te posicionas ante esa realidad. Una persona con un bajo nivel de confianza en sí misma puede boicotear su crecimiento con pensamientos negativos, ideas limitantes y creencias irracionales que, en el plano de la emoción producen una evidente sensación de incapacidad e indefensión. Por esta razón, en el plano de la acción, puede ocurrir que la persona se deje llevar por el efecto de la evitación ante una determinada situación. O que actúe con miedo, preocupación y el fracaso anticipado mentalmente. En este caso, la clave residirá en aumentar la seguridad y confianza en uno mismo.

Una vez que tomas conciencia de cómo tus propios pensamientos pueden alimentar la confianza que tienes en ti mismo o destruirla, ¿qué puedes hacer en el plano de la acción para interiorizar esta realidad? El aprendizaje vital es aquel que está acompañado de lecciones prácticas. Por tanto, aquellas acciones que suponen para ti un reto de superación, son un buen ejemplo de cómo, la afrontación de esa situación dentro de un ámbito de seguridad, te permite alimentar las bases de la autoestima y la imagen que tienes de ti mismo.

5 consejos y frases para tener confianza en uno mismo

  1. No te compares con los demás. Mide tu evolución a partir de ti mismo. Allí reside el verdadero crecimiento. Observa el ejemplo de los demás no desde la perspectiva de la comparación, sino de la admiración. Tú puedes poner en práctica esas actitudes que admiras en los demás.
  2. Encuentra el cómo. En la mayoría de las ocasiones, no existe un único camino para llegar a un fin. Por tanto, elabora un plan de acción con el que tú te sientas cómodo. Intenta tener empatía contigo mismo.
  3. Aprecia tu intención positiva de superarte sin poner tu valor constantemente en los resultados de las acciones. Valora y celebra tu compromiso.
  4. Organiza un viaje en solitario. Cuando viajas solo no cuentas con otra persona en la que puedas delegar ciertas decisiones sino que tú asumes toda la responsabilidad en la organización de esa escapada. Puedes comenzar programando un viaje de fin de semana a un destino próximo a tu lugar de residencia.
  5. Refuerza cada día el mensaje positivo de que eres una persona única y no existe ningún ser humano que sea igual a ti. No solo puedes repetirte este mensaje a ti mismo con más frecuencia, también puedes reforzar a los demás en esta idea.

Hacer la técnica del espejo

En el amor buscamos lo conocido y, aunque esto te parezca absurdo, cuando vemos a alguien que tiene aficiones, formas de ser o incluso gestos similares a nosotros mismos, inmediatamente nos comenzamos a sentir atraídos por esa persona.

La técnica del espejo dice que si repites algunas expresiones faciales, entonación, gestos o actitudes de la otra persona, esta se sentirá atraída por ti. Esto ocurre porque la persona comienza a sentir algo familiar y sienta que conecta fácilmente contigo.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies