24 C
cielo claro
Valencia
humidity: 38%
wind: 5 m/s SW
H25 • L23
22 C
cielo claro
Alicante
humidity: 56%
wind: 4 m/s SW
H24 • L20
InicioSucesosOlga Pardo, la mujer cuyo cadáver fue hallado en una acequia de Massarrojos el pasado martes después de ser presuntamente estrangulada, es la segunda víctima estrangulada y arrojada a una acequia en apenas dos meses

Olga Pardo, la mujer cuyo cadáver fue hallado en una acequia de Massarrojos el pasado martes después de ser presuntamente estrangulada, es la segunda víctima estrangulada y arrojada a una acequia en apenas dos meses

Los que conocían a Olga Pardo, la mujer de 43 años cuyo cadáver fue hallado en una acequia de Massarrojos el pasado martes después de ser presuntamente estrangulada, coinciden en destacar de ella su carácter alegre y extrovertido, que la hacía llevarse bien con todo el mundo.

«Te ganaba enseguida que la conocías», asegura una amiga de la víctima y de ahí que nadie de su entorno se explique quién podría tener motivos para matarla. «Pero si no se llevaba mal con nadie, ¿cómo iba a tener enemigos?», lamentan. La única pista por el momento con la que cuentan los investigadores del grupo de Homicidios de la Guardia Civil son las supuestas amenazas que habría recibido por parte de unas mujeres de la Malva-rosa justo antes de que se perdiera todo contacto con ella.

Olga, sin hijos y sin pareja en la actualidad, residía desde hace algo más de un año en una habitación alquilada de un piso de la pedanía valenciana de La Torre. Su compañero de piso fue la última persona que la vio con vida el pasado sábado por la mañana. Según su versión, cuando se marchó a las 9.00 horas, Olga se quedó durmiendo en la casa y hasta la noche no volvió a tener contacto con ella, vía telefónica. En esta llamada el testigo asegura que no la notó muy lúcida y que posiblemente se encontraba bajo los efectos de alguna droga. Es él quien la ubica a esas horas en el barrio de la Malva-rosa, según le dijo Olga.

Esa misma madrugada, ya del domingo, desde el teléfono de la víctima, que no ha sido localizado, figuran llamadas perdidas a otro amigo y mensajes en los que le pide ayuda porque ha tenido problemas con unas mujeres de este barrio de València, quienes supuestamente la habrían amenazado.

A partir de ahí se pierde el rastro de Olga, hasta que tres días después de su desaparición, el pasado martes, un agricultor encontró su cuerpo hundido en una acequia de la pedanía de Massarrojos. Agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil rescataron su cadáver. Tras una primera inspección ocular, la forense no apreció signos externos de violencia en el cuerpo que apuntaran a un homicidio. No obstante, en la autopsia realizada en el Instituto de Medicina Legal de València los forenses hallaron lesiones internas a la altura del cuello compatibles con un estrangulamiento, de ahí que el caso diera un vuelco y desde entonces las pesquisas se centren en tratar de localizar al autor o autores de su muerte.

Aunque la autopsia no es concluyente y todavía se está a la espera de más pruebas, como toxicológicos e histopatológicos, el juzgado de València que se ha hecho cargo del caso ya trabaja bajo la premisa de una muerte de etiología homicida. Asimismo, los investigadores manejan que el crimen se produjo en otro lugar distinto al del hallazgo del cuerpo y que el cadáver fue trasladado hasta allí y arrojado a la acequia.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies