15 C
muy nuboso
Valencia
humidity: 87%
wind: 4 m/s NE
H16 • L14
18 C
algo de nubes
Alicante
humidity: 72%
wind: 7 m/s ENE
H19 • L18
InicioActualidadMás Madrid da el salto a la política nacional y puede abrir una gran brecha en la extrema izquierda

Más Madrid da el salto a la política nacional y puede abrir una gran brecha en la extrema izquierda

Más Madrid avala ir a las generales y mandata a Errejón para liderar la papeleta. Decidirán en los próximos días dónde presentarse más allá de Madrid

Según habría confesado en foros privados, Pablo Iglesias veía una bondad en la posibilidad de que se repitieran las elecciones: abortar las posibilidades de una candidatura nacional de Íñigo Errejón que se daba por segura si las elecciones hubieran sido en 2020 o 2021. Pero su examigo, ex número dos y exportavoz sigue empeñado en torcer los pronósticos de aquel a quien dedicó su tesis doctoral definiéndolo como «permanente estímulo intelectual».

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón dirimirán ante los electores el próximo 10 de noviembre su gran batalla, después de la que ambos libraron orgánicamente en Podemos, el partido cuya paternidad ambos reclaman, y del que el errejonismo se fue con un sonoro portazo a comienzos de este año.

Más Madrid, el artefacto político a través del que Manuela Carmena e Íñigo Errejón canalizaron sus candidaturas en las pasadas elecciones municipales y autonómicas del mes de mayo, se presentará a las próximas elecciones generales del 10 de noviembre.

El mandato emanó de una asamblea celebrada en la tarde de ayer, sin ninguna potestad estatutaria en un partido que todavía no tiene estructuras como tal. «Nos habíamos dado un año para construir el partido», explicaba ayer una persona cercana a Errejón. «Pero en política las cosas no pasan cuando te gustaría. Son cuando son y gana el que mejor juega el momento», señala otra persona que lleva años junto al que será el sexto candidato de trascendencia nacional a la presidencia del Gobierno.

Tras algo más de dos horas de debate, la asamblea de cargos orgánicos y militantes, procedió a una votación sin ningún tipo de censo o registro. La organización cifró la asistencia en unas quinientas personas, aunque en el momento de la votación se situaría en unos tres centenares. Y el resultado fue prácticamente unánime a favor de concurrir a los comicios.

Aunque la pregunta a la que respondieron los asistentes fue simplemente la de si concurrir o no a las generales, sin más detalles. De las intervenciones durante el debate emanó un «segundo mandato» en favor de que sea Íñigo Errejón quien lidere la papeleta: «Se ha visto como idóneo que sea Íñigo Errejón quien encabece la candidatura», expresó la concejal del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés.

Ese fue el tono mayoritario de las intervenciones, aunque hubo algunas personas que pidieron valorar la candidatura de una mujer. Una opción que no tiene el sustento de un nombre potente tras el rechazo de Manuela Carmena. Aunque desde la formación insistían ayer en que la exalcaldesa va a «apoyar» la configuración del proyecto.

Más allá de Madrid

El siguientes paso, en los próximos dos o tres días, será un análisis en los territorios para ver en qué lugares además de en la circunscripción de Madrid podía presentarse la candidatura. Hay personas en el partido que apostaban por hacerlo solo en la región de Madrid, donde el partido tiene su base. Pero dirigentes importantes de la formación entienden que esto sería solo «enseñar la patita». Creen que para estar «en el centro del debate» y poder ser influyentes tienen que ser capaces de asumir una apuesta, también un riesgo mayor.

El próximo miércoles, una segunda asamblea podría terminar de perfilar algunos detalles. Se asume que será entonces cuando ya sea oficial que Errejón es el candidato. También se apunta desde la formación a la necesidad de hacer un trabajo para valorar bien dónde y con quién presentar candidaturas además de Madrid. Por el tamaño de la circunscripción Andalucía parece tierra fértil. Aunque la fuerza de la marca de Podemos allí con Teresa Rodríguez genera dudas. Por eso se está muy atento a ver finalmente si la líder andaluza logra o no su objetivo de presentarse con la marca Adelante Andalucía.

Otro foco de interés es lo que suceda en la Comunidad Valenciana. Además de valorar su presencia en otras circunscripciones grandes, la principal fórmula que quieren explorar es la de las coaliciones con otros partidos. Aquí es clave Compromís, dividido entre quienes prefieren sumar con Errejón y quienes quieren recuperar la fórmula de 2016 junto a Unidas Podemos.

La coalición Compromís está dividida internamente. Hoy se celebra un encuentro en el que puede comenzar a discernirse esta cuestión. La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, se ha manifestado a favor de que la suma sea con Unidas Podemos. «Ella está preocupada por la estabilidad de su Gobierno», destacaban ayer desde el entorno de Errejón. Allí el PSPV gobierna con Compromís y Unidas Podemos. Sin embargo ponen el acento en que el portavoz en el Congreso, Joan Baldoví, es partidario de concurrir con ellos.

Ecologistas

En Cataluña, Errejón siempre ha tenido buen predicamento, y la circunscripción de Barcelona es por su tamaño propicia para los intereses de esta candidatura. Los comunes llegaron a ser primera fuerza en Cataluña en las generales en 2015 y 2016, pero ahora van a la baja ante la posición de fuerza de ERC y la recuperación del PSC. No obstante, ganarse a los comunes de Ada Colau «no parece factible», reconocen.

Otra alianza que amenaza Errejón es la Unidas Podemos mantiene con Equo. El discurso ecologista es una de las patas sobre las que Errejón pretende cimentar su proyecto. La crisis en el partido ecosocialista es muy severa. Inés Sabanés, concejal en el Ayuntamiento de Madrid, ejerció ayer de portavoz de facto de Más Madrid. Lo que provocó la reprimenda de Juan López Uralde, diputado en el Congreso y rostro más visible de la formación. «En los estatutos de Equo no se permite la doble militancia. Mucha gente de Equo no está de acuerdo con la presencia hoy de gente de equo Madrid en lo de Errejón», escribió Uralde en su cuenta de Twitter.

Eso sí, desde el partido dicen que quieren estudiar bien, aunque de forma «muy acelerada», porque no quieren restar votos útiles «al bloque progresista». Eso llevaría a no presentar candidatura en las circunscripciones más pequeñas y a evaluar en cuáles la izquierda logró el último escaño por pocos votos para evitar que sus votos terminen por dar escaños a la derecha. Esa es al menos la voluntad teórica. El partido oscilaba entre la certeza de que organizativamente el momento les llega muy pronto y la convicción de que el momento político, tras un fracaso negociador entre PSOE y Unidas Podemos, es idóneo para su irrupción. Ante quienes critican este paso, esencialmente Podemos, desde la formación se justifica la decisión en que su candidatura puede servir para canalizar la desafección de los electores progresistas.

Sabanés, que actuó como portavoz de facto junto a Gabriel Ortega, concejal en Móstoles, señaló que existe «un riesgo grandísimo de abstención» que a la postre derive en un Gobierno sustentado por PP, Ciudadanos y Vox. «Queremos contribuir, venimos a sumar. Ni a dividir ni a restar, venimos a cubrir espacios de abstención, que son el principal riesgo en este momento», explicaron desde el partido.

Abstencionistas y votantes de Podemos son los electorados más claros. Pero en el partido explican que «por cantidad» su objetivo es el PSOE. Y también apuntan a que «cualitativamente» les interesa Ciudadanos. Donde creen que el perfil de Errejón puede llegar. Se fijan en los resultados de mayo cuando, pese a no poder gobernar, recortaron cinco puntos al bloque de derechas en comparación con el 28 de abril.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies