32 C
nubes rotas
Valencia
humidity: 29%
wind: 5 m/s NW
H33 • L31
29 C
nubes rotas
Alicante
humidity: 40%
wind: 4 m/s S
H31 • L27
InicioEconomía«LOS GRANDES OLVIDADOS EN LA CRISIS» Autónomos: sin ingresos, seguirán pagando sus impuestos

«LOS GRANDES OLVIDADOS EN LA CRISIS» Autónomos: sin ingresos, seguirán pagando sus impuestos

Esta semana la mayoría deberá pagar 300 euros por la cotización de marzo y en abril hacer frente al pago ordinario de impuestos. La ruina ronda a los pequeños negocios.

Las ayudas puestas en marcha en España son muy inferiores a las que nuestros socios europeos han desplegado para proteger a sus tejido empresarial del parón económico.

Son el motor del país, el pulmón del empleo, pero se han quedado sin gasolina, obligados a echar la persiana para luchar contra la pandemia. Sus cuentas corrientes tiritan, no entra dinero en la caja, pero el contador de facturas no se para. Esta semana deberán pagar los casi 300 euros de cuota a la Seguridad Social y en unos días arranca un mes en el que hay que cumplir las obligaciones con Hacienda, que no perdona. Muchos ya anticipan que de esta ya no salen. La ruina.

Son taxistas, propietarios de un bar, de una pequeña peluquería, de una tienda de ropa, todos levantan el país cada día de la semana y se sienten defraudados por el poco respaldo del Gobierno en una crisis sanitaria que terminará mutando con este virus en una crisis económica que ya se antoja profunda, sin precedentes, más después de la prohibición de despedir y del parón económico decretado por Sánchez que prohibirá el trabajo en actividades no esenciales e impone permisos retribuidos a las empresas desde hoy y hasta el 9 de abril.

«La recuperación va a ser difícil y muchas empresas y autónomos van a quedar en el camino. O cambian el rumbo o vamos a la deriva», dice Lorenzo Amor, presidente de ATA y vicepresidente de la CEOE. «Primero nos prohíben despedir y vierten dudas sobre los que crean empleo y ahora a muchos autónomos se les prohíbe trabajar y no tendrán permiso retribuido ni ayudas», añade.

Y es que las ayudas puestas en marcha en España son muy inferiores a las que nuestros socios europeoshan desplegado para proteger a sus tejido empresarial del parón económico. La tempestad de la crisis de coronavirus ha provocado una sacudida común en toda Europa que ha provocado la reacción en cadena de los gobiernos con planes económicos generosos para empresas y autónomos, con suspensión de cotizaciones y aplazamientos del IVA como común denominador. Por ejemplo, entre las medidas que ha aprobado Enmanuel Macron está la suspensión de las cuotas y de los impuestos durante el mes de marzo para pymes y autónomos e Italia ha extendido el seguro de desempleo a todos los sectores durante nueve semanas y suspendido el pago de cotizaciones y del IVA hasta el 31 de mayo.

Similar a lo que ha hecho el Ejecutivo socialista de Antonio Costa en Portugal, donde las empresas de hasta 50 trabajadores ya pueden posponer cotizaciones, lo mismo que los autónomos que reduzca su actividad en un 20% por la crisis. Y Reino Unido, el Ejecutivo pagará el 80% de las ganancias mensuales, hasta un límite de 2.500 libras al mes (2.750 euros) a los autónomos afectados por la pandemia.

Sánchez, desconcierta a pymes y autónomos

En España, los sucesivos anuncios del Ejecutivo están desconcertando a pymes y autónomos, dado que son muchas las situaciones y supuestos que no contempla el decreto de ayudas del Gobierno o, simplemente, no cubre. Por ejemplo, cuando la pérdida de ingresos sea inferior al 75%. Es decir, que aquella pyme o autónomos que pierda el 50% de su caja no podrá pedir la ayuda extraordinaria, tampoco cuando un autónomo cobre una pequeña pensión de viudedad.

Las ayudas para el colectivo aprobadas por el Ejecutivo consisten en una prestación extraordinaria por cese de actividad dirigida a los trabajadores por cuenta propia que se hayan visto obligados a cerrar por el estado de alarma o en caso de que facturación se vea reducida al menos en un 75% Para beneficiarse deben presentar un ERTE, que acabará cuando cese el estado de alarma. Pasado este deberán mantener seis meses la plantilla.

Además, pymes y autónomos podrán aplazar sus deudas tributarias, pero no sus pagos ordinarios de impuestos a presentar, como es el caso del IVA trimestral o del IRPF, por lo que estarán obligados a hacer frente a sus cuotas y tributos en abril. El aplazamiento de deudas será de seis meses y los tres primeros no se devengarán intereses.

Sin ingresos va a ser difícil para muchos cumplir con sus obligaciones impositivas. El Gobierno sí facilitará que se endeuden para pagar las facturas, lo que tampoco convence a un colectivo de más de 3 millones de trabajadores. En el caso de pymes y de autónomos, el ICO avalará el 80% de sus créditos. «La falta de medidas económicas que acompañen a las nuevas medidas sanitarias llevará a los autónomos a la ruina», avisa Lorenzo Amor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies