10 C
cielo claro
Valencia
humidity: 93%
wind: 3 m/s NW
H11 • L9
13 C
cielo claro
Alicante
humidity: 82%
wind: 4 m/s NW
H13 • L12
InicioActualidadLos expertos avisan: el riesgo de terrorismo yihadista de apuñalamientos y atropellos sigue alto en España

Los expertos avisan: el riesgo de terrorismo yihadista de apuñalamientos y atropellos sigue alto en España

Carlos Igualada, director del OIET: «Daesh es consciente de la repercusión que tendría un nuevo atentado ordenado por ellos sobre Occidente y siempre es un objetivo atractivo»

En lo que va de 2019 solo un 0,3 de los ataques terroristas cometidos por yihadistas en el mundo han tenido lugar en Europa. Sin embargo las estadísticas engañan. El Estado Islámico sigue siendo una amenaza y el riesgo de atentados ‘caseros’, con cuchillos o atropellos, sigue siendo “alto”.

Las cifras parecen apuntar a que la amenaza yihadista sobre Europa es cosa del pasado, pero es un espejismo. El riesgo de ataques en el continente, y en España, es aún alto.

Ésta es una de las conclusiones que se extraen del informe semestral de actividad yihadista que elabora el Observatorio Internacional de Estudios sobre el Terrorismo (OIET). Un organismo creado por iniciativa del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE).

Terrorismo ‘casero’

Pese al desmoronamiento del Daesh en Siria e Irak, el grupo sigue teniendo capacidad para realizar golpes en Europa a través del llamado terrorismo ‘homegrown’ o casero. Es decir, aquellos atentados llevados a cabo por personas auto-radicalizadas, ‘lobos solitarios’, y ejecutados mediante técnicas que no implican una gran preparación. Los dos ejemplos más claros son los apuñalamientos y los atropellos masivos con vehículos.

Según Carlos Igualada, director del OIET, el Daesh no ha dejado de buscar atentados en Europa, sino “más bien no ha tenido la capacidad o el interés para volver a hacerlo. Daesh es consciente de la repercusión que tendría un nuevo atentado ordenado por ellos sobre Occidente y siempre es un objetivo atractivo”.

“Los medios con los que cuenta ahora y la capacidad que tienen, así como el atractivo, en líneas generales es inferior al mostrado años atrás. Además, su estrategia actualmente parece estar centrada en ampliar sus zonas de influencia a escala global a través de organizaciones yihadistas locales con las que establecer lazos y conseguir de esta forma abarcar una amplitud mayor” asegura el investigador a OKDIARIO.

Las estadísticas engañan

El balance de estos primeros seis meses de 2019 apunta a que tan solo un 0,3 por ciento de los 700 atentados terroristas de inspiración islamista cometidos en todo el mundo ha tenido lugar en Europa. Una cifra llamativa si se compara con el número de ataques en suelo europeo registrados unos años atrás.

En 2019 se han registrado únicamente en Europa dos incidentes que pueden englobarse en el terrorismo yihadista. El pasado 5 de marzo, un preso radicalizado en la prisión de Condé sur Sarthe (Francia) atacó con un cuchillo a dos funcionarios. Su mujer, embarazada y suministradora del arma durante una visita, falleció en la intervención. El otro suceso tuvo lugar en Oslo (Noruega) el 17de enero: un joven apuñaló a una mujer en un supermercado.

Para Igualada, “no hay un único factor que explique el motivo por el que ahora se cometen menos atentados, pero sí se puede hacer alusión a distintas causas como es el descenso de la propaganda emitida por el aparato oficial de Daesh o la capacidad mostrada por las fuerzas de seguridad para detener a presuntos yihadistas y evitar así posibles atentados sobre suelo europeo”, explica.

Años negros en Europa

Lejos quedan años como 2015, cuando se produjeron los atentados primero de Charlie Hebdo y después de Bataclán. Entre ambos golpes, París sufrió 147 víctimas mortales y más de 400 heridos. O los atentados de 2016 contra el aeropuerto y el metro de Bruselas, con 32 fallecidos y 300 heridos.

Ese mismo verano, un tunecino atropelló con un camión a 84 personas en el paseo marítimo de Niza. La misma táctica que usaría esas navidades el autor de los atropellos del mercadillo de Berlín, con doce personas asesinadas.

En 2017 el yihadismo puso su diana en Reino Unido. En mayo, ataque suicida en un concierto de Ariadna Grande en Manchester matando a 22 personas. Un mes más tarde, una cadena de apuñalamientos y atropellos deja en Londres ocho nuevas víctimas. Entre ellas, el español Ignacio Echeverría, el llamado ‘héroe del monopatín’, que se enfrentó a los yihadistas.

España se mantuvo relativamente al margen de los atentados yihadistas desde aquel fatídico 11 de marzo de 2004. Pero todo cambiaría en la tarde del 17 de agosto de 2017, cuando la célula de Barcelona mató a 16 personas y causó más de un centenar de heridos con sus atropellos en Las Ramblas y Cambrils. Fue el último gran atentado yihadista cometido en Europa. Pero los expertos recuerdan: bajar la guardia sería un error.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies