HomeActualidadLos enfermos que Sanidad guarda en el cajón para ocultar las listas de espera en la Comunidad Valenciana

Los enfermos que Sanidad guarda en el cajón para ocultar las listas de espera en la Comunidad Valenciana

El Consell siempre habla de lista de espera ‘estructural’ de 83 días pero obvia la ‘no estructural’ que contiene a pacientes cuyas intervenciones se han aplazado y que aguardan 223 días

La picaresca de la gestión de las listas de espera por parte de la Administración es inescrutable. Con los datos de personas que aguardan a ser operadas, la Conselleria de Sanidad puede decir, sin mentir, que los pacientes esperan 83 días o que su tiempo de demora es de 221 días. Y las dos cifras no faltan a la verdad. Sin embargo, la primera es real y la otra es ficticia porque juega con unos factores que en la burocracia sanitaria permiten ocultar datos y, metafóricamente, guardar enfermos en el cajón para justificar que los listados de pacientes no son tan extensos.

Sanidad utiliza dos raseros para medir las listas de espera. Por un lado se halla, la que en la Conselleria de Sanidad califica lista de espera «estructural» y, por otro, la que define como «no estructural». Esta última se presenta como una especie de ‘cajón de sastre’, aunque es sin duda la lista real y fiel de los pacientes que esperan a ser atendidos en los centros de salud y hospitales públicos de la Comunidad Valenciana.

En la lista de espera «no estructural» se incluyen aquellos enfermos que habían permanecido en la lista de espera «estructural» pero la abandonan por verse obligados a aplazar su intervención por diversos motivos, (por otra enfermedad, por no comparecer, por no contestar, por vacaciones…) en definitiva, por causas que provocan que salgan del primer listado, pese a que su problema de salud continúa y siguen teniendo que ser intervenidos o visitados por el especialista.

Por este motivo, a todos los gobiernos les gusta especialmente referirse a la lista de espera estructural, porque se le atribuye menos tiempo de espera y hay menos pacientes. De ahí que el Consell de Ximo Puig se refiriera, en la última comparecencia sobre las listas de espera, a la lista «estructural» y no a la «no estructural».

En la web de la Conselleria de Sanidad es fácil encontrar el motivo de esta tendencia. Obviamente, las cifras lo dicen todo, porque el tiempo de espera de los pacientes en la lista «estructural» es de 83 días, mientras que en la «no estructural» alcanza los 221.

De este modo, a Sanidad no se le puede acusar de que falsea las cifras de personas afectadas por las demoras quirúrgicas, puesto que en la web de la Conselleria se publican los dos datos. Pero la información que se publicita -que se hace pública-, la que se transmite a los medios de comunicación y se repite en los discursos de los gestores públicos y políticos es la «estructural».

Otro truco, incluido en el que podríamos tildar como manual de las trampas en las listas de espera, es jugar con los números en función del interés. Hay números que no se pueden cambiar, pero sí se pueden interpretar. No es lo mismo comparar la lista de espera a junio de 2019, con la lista de espera a enero de 2019, que fue el peor dato de la historia, porque parece que la situación ha mejorado. Lo razonable sería comparar la lista de espera de junio de 2019 con la de junio de 2018, pero no se realiza así porque refleja una tendencia muy negativa.

Las cifras absolutas son incuestionables porque no se pueden disimular, ‘cocinar’ y maquillar. En mayo de 2015 había 61.000 pacientes esperando a ser operados. Un dato muy elevado pero que ha ido in crescendo durante la primera legislatura del Botànic: en mayo de 2019 hay ya 66.000 personas que esperan una intervención en la Comunidad.

Si evaluamos la serie anual, de junio a junio podemos observar cómo los 90 días de espera que había en el mes de junio de 2018, según los datos proporcionados por la Conselleria, se han incrementado en junio de 2019 en 13 días, hasta los 103 en total.

En cuanto a los datos globales, se ha pasado de 61.800 pacientes en junio de 2018 a 66.659 en junio de 2019, 4.859 personas más. Una situación que también ocurre con los pacientes. En tiempo de espera de más de 180 días se pasa de 8.270 a 11.231, es decir 2.961 personas en espera más.

Si observamos la misma comparativa con el primer trimestre de cada uno de los dos años, de marzo a marzo se crece en 8 días en espera, y en 5.357 personas más en espera.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies