18 C
cielo claro
Valencia
humidity: 59%
wind: 3 m/s ESE
H19 • L17
17 C
algo de nubes
Alicante
humidity: 55%
wind: 3 m/s S
H18 • L16
InicioActualidadLos crímenes se disparan en Valencia y Alicante

Los crímenes se disparan en Valencia y Alicante

Una semana negra con tres casos en Valencia y Alicante eleva a 25 la cifra de personas asesinadas en la región en menos de nueve meses | La región valenciana ya iguala el número de homicidios de todo el año pasado

El peor de los delitos, el homicidio, está experimentando este año un preocupante ‘in crescendo’ en la región valenciana. Tras una semana, la pasada, en la que tres personas perecieron en crímenes en Guardamar del Segura, Orihuela y Paterna la región ya suma 25 personas asesinadas en lo que va de año, el mismo número de víctimas que en todo el año pasado.

Este empeoramiento en el más irreparable de los delitos ya se apreció en el último balance de criminalidad, publicado hace pocas semanas por el Ministerio del Interior. En este informe estatal, que analizaba los delitos entre enero y junio, se apreciaba un incremento muy notable del 80% en los crímenes en la región. Pasaban de los 10 en el primer semestre de 2018 a los 18 en el año en curso. Ahora, pasado ya el verano, el balance se eleva a esas 25 muertes violentas de naturaleza homicida.

Sábado, 21 de septiembre. Un joven de 27 años muere tras recibir cuchilladas tras una pelea familiar en La Coma.
Orihuela
Jueves, 19 de septiembre. Un hombre de 84 años fallece tras varios días hospitalizado después de recibir golpes con un plato por parte de su mujer.
Guardamar del Segura
Martes, 17 de septiembre. Un hombre de 53 años muere tras recibir varias cuchilladas de su hermano.
El Campello
Sábado, 14 de septiembre. Un hombre de 41 años fallece de un disparo en la calle
Llíria
Martes, 27 de agosto. Un hombre muere atropellado al huir con un coche varios individuos a los que sosprendió en una nave.

El alarmante repunte que estamos viviendo a nivel autonómico no va en consonancia con lo que está sucediendo en España. Según el mismo balance, la cantidad de asesinatos pasaba en junio de 148 a 145 en el primer semestre del año. Es decir, los crímenes tienen a descender ligeramente a nivel nacional mientras se disparan en la Comunidad.

Seis de los crímenes cometidos este año son casos de violencia contra las mujeres El aumento de los homicidios se enmarca en un incremento general de delitos de violencia física

Cabe recordar que 2018 fue un año con la cifra de homicidios más baja de los últimos tiempos, un periodo en el que el número de asesinatos descendió casi a la mitad respecto al año anterior. En 2017 fueron 41 las personas que acabaron sus días en nuestra región por las cuchilladas, golpes o estrangulamientos, los mecanismos más habituales en los homicidios.

Atrás quedan los tiempos del arranque del milenio, mucho más violentos, en los que la presencia de mafias hacía que el número de crímenes al cabo del año se elevara incluso por encima de la barrera del medio centenar.

Los homicidios son un fenómeno delictivo con un fuerte componente de azar, lo que hace complicada una explicación en el caso de los incrementos o descensos interanuales. En ocasiones, una sola acción acaba con dos o más muertes, como el caso de los dos niños de Godella cuyos padres están en prisión, y eso hace que se eleven las cifras.

También influye el incremento de casos de violencia machista que está registrando este año la Comunitat. De las 25 personas asesinadas en la región en lo que llevamos de año, media docena son mujeres que han muerto a manos de sus maridos o compañeros sentimentales. La última de ellas es la mujer belga de 57 años que el pasado 22 de julio murió tras recibir varias cuchilladas por parte de su novio, un hombre de 61 años. Fue en la localidad alicantina de Calpe.

Peleas callejeras en barriadas desfavorecidas, un intento de robo de droga, adicciones, reproches, una supuesta defensa propia ante amenazas… Los móviles de los crímenes de este año son muy variados y cada uno tiene su particular historia y entresijos. Sin embargo, el aumento de los homicidios se produce en un contexto muy claro de crecimiento de los delitos que comportan violencia física contra las personas.

Tentativas y lesiones

De acuerdo con los últimos datos de Interior, no sólo están aumentando los crímenes y asesinatos consumados. También las tentativas, aquellos casos en los que la lesión que sufre la víctima es tan grave que la policía o la Guardia Civil considera que el autor quería matarla. En la Comunidad, y hasta junio, son ya medio centenar las personas a las que alguien ha intentado quitar la vida sin conseguirlo, un incremento del 6% respecto al año pasado.

Por desgracia, cada vez somos más violentos y las situaciones de tensión en la calle, en el bar o en las fiestas de nuestros pueblos acaban, demasiadas veces, a golpes o resueltas con la sentencia del filo. Otro dato estadístico lo demuestra: los delitos de lesiones y riñas multitudinarias también van al alza. Han pasado de 877 a 967 en el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 10%. Si a eso sumamos el aumento de los delitos sexuales, tanto las violaciones como el resto, la ecuación se completa: cada vez hay mas delitos que comportan un daño físico directo hacia las víctimas. Y en este preocupante contexto, es normal que los crímenes, agresión en su grado máximo, también vayan a más.

Siete casos por resolver

Tras un homicidio, el único consuelo de quienes lloran las muertes es que se haga justicia. Y en eso ponen todo su empeño y profesionalidad tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil. Por fortuna, el grado de resolución de los casos es muy elevado. De los 25 crímenes acaecidos hasta la fecha, sólo siete casos siguen pendientes de resolución.

Destaca, por ejemplo, el asesinato de un anciano de Albal de 93 años que fue hallado con golpes en su cuerpo y unas extrañas botellas de aceite dispuestas encima de su cuerpo. La Guardia Civil todavía sigue tras el culpable. Tampoco ha pisado los calabozos la persona que mató a golpes a Daniel I. B., un indigente rumano que apareció sin vida en El Puig el 7 de marzo con signos de haber recibido una fuerte paliza.

La Policía Nacional también trata de localizar al autor de la muerte de Isabel Elena Raducanu, la mujer de 36 años a la que encontraron degollada el pasado 11 de junio en una vivienda de Xàtiva. También sigue huido el ejecutor que mató de un tiro a un hombre de 41 años el 14 de septiembre en El Campello. O el sospechoso de acuchillar a un joven de 27 años el sábado en Paterna.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies