18 C
nubes dispersas
Valencia
humidity: 93%
wind: 2 m/s W
H18 • L17
19 C
muy nuboso
Alicante
humidity: 88%
wind: 2 m/s SSW
H19 • L18
InicioActualidadLas tres fases de los negocios en Madrid tras el COVID-19: preapertura, puesta en marcha y post-apertura «será el mismo para el resto de CCAA»

Las tres fases de los negocios en Madrid tras el COVID-19: preapertura, puesta en marcha y post-apertura «será el mismo para el resto de CCAA»

La asociación de hosteleros ha publicado una guía técnica sanitaria para la inauguración de bares y restaurantes

Hostelería Madrid traslada al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid la nueva Guía técnica sanitaria para la reapertura de la hostelería tras el COVID-19, que busca ayudar a los bares y restaurantes de la región en la reapertura de sus locales ofreciendo la mayor garantía de seguridad a los clientes.

La Guía ha sido comunicada tanto a la Comunidad de Madrid como al Ayuntamiento de Madrid para que la administración sanitaria tenga conocimiento del documento.  Además, Hostelería Madrid espera que las medidas exigidas por la administración para la reapertura de los negocios sean consensuadas con el sector.

Enfocada a planificar las tres fases de los negocios: la preapertura, la puesta en marcha y la post-apertura, la Guía técnica se centra fundamentalmente en la planificación de la actividad, la reestructuración de la carta, la gestión de stock y proveedores, nuevos procesos de trabajo y medidas de protección (EPI) de los trabajadores, así como la adaptación de los horarios de apertura y la gestión de las compras. 

La primera fase: preapertura

Para afrontar la apertura del primer día los empresarios deberán realizar una limpieza y desinfección exhaustiva del local para garantizar la idoneidad de las instalaciones antes de la apertura. No será necesario abrir con la misma oferta gastronómica ni en todo el rango horario, ya que tendremos que adaptarnos a la nueva demanda y las nuevas costumbres.

Una evaluación de la carta, del personal que tenemos operativo para trabajar, la elaboración de un plan detallado de trabajo para el primer día, la realización de un inventario del stock de productos congelados y no perecederos que tenemos en el local.

Finalmente, será muy importante contar con una CARTELERÍA informativa que recuerde claramente al equipo los nuevos hábitos de trabajo: uso de guantes, correcta colocación de las mascarillas, fomentar el pago con tarjeta, uso de gel hidroalcohólico, así como el constante lavado de manos, independientemente del uso de guantes.

Cambio en el vestuario 

Los trabajadores accederán a su puesto con la ropa y calzado de trabajo, uniforme limpio, lavado de manos y mascarilla. Quedará prohibido salir a la calle con el uniforme y calzado de trabajo, por lo tanto, no podrán hacerse salidas para fumar, compras de última hora o imprevistos.

Se respetará en todo momento la distancia de 1,5 metros entre trabajadores, se realizará una limpieza y desinfección diaria de taquillas, uniformes, se prohibirá el uso del móvil y efectos personales por motivos de contaminación, se fomentará el contante lavado de manos y el uso de gel hidroalcohólico tras cada tarea, etc.

Una de las pautas más sencillas que se puede llevar a cabo para el control del COVID-19 es la organización y la limpieza. Estos aspectos se vuelven fundamentales en las cocinas, donde los flujos de trabajo deberán estar muy segmentados y organizados y, si es posible, se delimitarán los espacios de trabajo con cinta adhesiva de seguridad. La correcta colocación de los EPI del personal de cocina será fundamental. 

La distribución del interior

La sala se deberá reestructurar la disposición de las mesas en la sala con el fin de respetar el régimen de distancias entre ellas que deberá ser de 1,5 metros.

Se colocarán geles de hidroalcohol en la entrada del local, a la salida de los aseos, se realizarán desinfecciones periódicas aprovechando los momentos de menos afluencia tanto en tiradores, picaportes, zonas de paso, mesas, sillas, combos de aceite, servilleteros, etc. Se ventilará después de cada servicio.

La barra se recomienda el menor número de personas en la barra si esta no tiene un tamaño que permita la separación entre trabajadores. Se valorará si se mantiene el servicio en mesa o se pide al cliente que recoja el pedido en la barra, para evitar el acercamiento entre personal y clientes. 

Las terrazas deberán redistribuirse para garantizar la seguridad del cliente bien separando físicamente las mesas o colocando elementos de protección.

Desinfectar las mesas y sillas, colocar gel desinfectante para los clientes, evitar la colocación de servilleteros u otros elementos que sean focos de contaminación, serán otras de las medidas recomendadas. Al final de cada turno se fregará el suelo de la terraza con desinfectante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies