El Tiempo
13 C
cielo claro
Valencia
humidity: 55%
wind: 4 m/s WSW
H16 • L11
El Tiempo
13 C
cielo claro
Alicante
humidity: 67%
wind: 1 m/s SSE
H15 • L12
HomeActualidadLas Tascas de Castellón confían ahora en una ‘cúpula’ para bajar el ruido

Las Tascas de Castellón confían ahora en una ‘cúpula’ para bajar el ruido

Buscan mecanismos que aíslen la calle al ver que el toldo no baja el griterío los 12 decibelios necesarios. Luchan por amparar el consumo de alcohol en la declaración de ‘zona gastronómica’

Los empresarios de las Tascas de Castellón están dispuestos a gastarse dinero para poder rebajar el ruido a los límites que les permitirían salir de la declaración de Zona Acústicamente Saturada (ZAS) con las limitaciones de horario y de licencias de apertura que ello implica confiando en una «cúpula».

Sólo si reducen «entre 10 y 12 decibelios» el griterío que se produce en la calle Isaac peral de la ciudad, de jueves a sábado, podrá ser declarada como zona gastronómica y, solo entonces se podrá volver a beber alcohol fuera de los establecimientos.

Este es el compromiso del equipo de gobierno y por ello se han puesto ya manos a la obra y han dado con una empresa que les ofrece un sistema, una estructura que blindaría la calle. Se trata de una «especie de cúpula» que cerraría herméticamente el callejón y que de manera automática se podría abrir, cuando no hiciera falta el blindaje.

Se trata de encontrar el aislamiento acústico aún no hallado en tascas con técnicas, materiales y tecnologías desarrolladas para aislar o reducir la transmisión de ruido en ese espacio público determinado.

Los problemas de la contaminación acústica que generan los locales de ocio no son exclusivos de Castellón. Hay quienes han recurrido a mecanismos aparentemente más sencillos, aunque de dudoso resultado en Tascas dada la aglomeración y la falta de espacio. Así, el Ayuntamiento de Bilbao ha instalado ocho instrumentos de medición de ruido en la calle Ledesma, una de las más bulliciosas del centro de la ciudad vasca. Mientras los medidores convencionales se limitan a almacenar los datos para hacer un mapa de ruido, el dispositivo bilbaíno interactúa con los clientes cuando suben demasiado la voz.

Si el volumen sobrepasa los 83 decibelios, las máquinas activan un foco luminoso que proyecta sobre unos vinilos blancos colocados en el asfalto un mensaje de advertencia: «Baja el tono».

Así pues, visto que el toldo que se instaló hace unos años y que despliega cada noche sobre las cabezas de los clientes no es suficiente para combatir el ruido en las Tascas.

Los dueños de los establecimientos dicen «entender» que deben cumplir la legislación y el Ayuntamiento acatar el fallo de la Justicia, todo ello mientras juegan con el resquicio legal de instalar más veladores -mesas altas- a la puerta de cada tasca. La ley permite beber alcohol en la calle, siempre que se haga en una terraza o alrededor de este mobiliario auxiliar que, según avanzó este rotativo el pasado miércoles se ha convertido en la tabla de salvación de las Tascas.

Hay establecimiento que ya ha solicitado permiso municipal para instalar 6 veladores alrededor de los que podrá beberse copas de vino o botellines de cerveza, que son las dos bebidas que se consumen en esta zona. Eso sí, hasta las 22.30 horas. A partir de esa hora se cerrarán las ventanas que dan a la calle y quien quiera seguir consumiendo, deberá hacerlo dentro del local. «De lo contrario, la Policía puede multarnos a los empresarios y a los clientes», avisan los dueños de las Tascas de Castellón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies