23 C
nubes
Valencia
humidity: 60%
wind: 2 m/s W
H24 • L22
27 C
nubes
Alicante
humidity: 44%
wind: 5 m/s WNW
H27 • L26
InicioActualidadLas primeras declaraciones sobre la decisión de Ribo de seguir trayendo ilegales mientras desoye las peticiones de comerciantes (hartos de manteros) y vecinos. Prefiere titulares a reconocer que la pobreza afecta a muchos valencianos

Las primeras declaraciones sobre la decisión de Ribo de seguir trayendo ilegales mientras desoye las peticiones de comerciantes (hartos de manteros) y vecinos. Prefiere titulares a reconocer que la pobreza afecta a muchos valencianos

La ONG española espera en el Mediterráneo central a que se les indique un puerto seguro para poder desembarcar a los rescatados

El elevado nivel de pobreza acecha a la Comunidad Valenciana, pero la historia se repite. Quince meses después de que Valencia ofreciera su puerto para recibir a los 630 inmigrantes que viajan a bordo del Aquarius y que habían sido rechazados por Italia tras ser rescatados por las ONG SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras, el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, puso ayer de nuevo sobre la mesa este ofrecimiento.

En este caso, dirigido a la ONG española Proactiva Open Arms, que navega con 121 inmigrantes a bordo desde el viernes, cuando los rescató de dos pateras que estaban a punto de naufragar en el Mediterráneo central. Entre ellos, dos mujeres en avanzado estado de gestación, que fueron evacuadas ayer mismo por la Guardia Costera italiana junto a la hermana de una de ellas, y dos bebés. En total, en el barco humanitario viajaban 69 inmigrantes rescatados el viernes y otros 55 la víspera.

La nave está en aguas internacionales ante la isla italiana de Lampedusa a la espera de que los países seguros más próximos, Italia o Malta, permitan su desembarco, pues mantienen sus puertos cerrados a las ONG. De hecho, el ministro italiano de Interior, Matteo Salvini, ya ha comunicado la prohibición de que las embarcaciones (hay otro barco en la misma situación, de la alemana Sea Eye) entren o naveguen en las aguas territoriales del país.

Es ahí donde entra en escena la ciudad de Valencia y el anuncio que realizaba ayer a mediodía Ribó: «Queremos continuar el camino que empezamos con el Aquarius« por eso, y conjuntamente con la Generalitat, vamos a solicitar al Gobierno de España que abra el puerto de Valencia a este barco».

«Somos una ciudad de acogida, abierta y con un deber ético y humano con las personas que arriesgan sus vidas huyendo del terror, la guerra o la miseria», indicó el alcalde, quien también mostró su confianza en que «el Gobierno no dudará en posicionarse en la misma línea que nosotros, las vidas de estas personas no pueden esperar más».

Autorización del Gobierno

Este ofrecimiento se acordó en conversación con la vicepresidenta primera del Consell y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, tras recibir el visto bueno del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Desde Presidencia remarcaron que la Comunitat es «una tierra hospitalaria» y explicaron que se está a disposición del Gobierno, que es quien está en contacto con la ONG y quien debe autorizar la operación.

La ONG, que es quien debe tomar la decisión final sobre el puerto de desembarco, es conocedora de la invitación de Valencia, según confirmaron fuentes de la entidad, que anunció a finales de junio que volvería a realizar rescates a personas en el Mediterráneo Central, a pesar de que sólo cuenta con la autorización de proporcionar ayuda humanitaria por parte del Ministerio de Fomento y no de participar en salvamentos.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies