HomeActualidadLas estadísticas que aumentan las sospechas de amaño del Levante-Zaragoza

Las estadísticas que aumentan las sospechas de amaño del Levante-Zaragoza

La Liga presentó en el juzgado un informe sobre el Levante-Zaragoza de 2011, cuyo juicio arranca el martes. Los locales hicieron sus peores números y los visitantes, los mejores

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) presentó hace unas semanas en el Juzgado de Instrucción número 7 de Valencia un informe estadístico en el que, por primera vez, se apunta con datos concretos al amaño en el famoso partido Levante-Zaragoza de 2011. El juicio por la supuesta compra del choque por parte del conjunto aragonés comenzará el martes en Valencia, y sentará en el banquillo a 42 acusados de un presunto delito de fraude deportivo. Para ellos la Fiscalía pide penas de dos años de cárcel y seis de inhabilitación para cualquier actividad relacionada con el fútbol, mientras que la Liga solicita el máximo recogido en el Código Penal: cuatro años.

El «Informe Técnico de Análisis de Datos de Juego del Levante-Zaragoza», elaborado por el departamento de Business Intelligence & Analytics de La Liga, recopila, analiza y compara los datos de este duelo con los obtenidos por ambos equipos esa temporada y, también, con partidos disputados desde 2006 «de idéntica naturaleza», es decir: con la permanencia en juego para el visitante en la última jornada ante un rival sin objetivos. La conclusión es clara: existieron demasiadas «y más profundas anormalidades» que en otros partidos en similares circunstancias, y no se pueden atribuir a la casualidad.

El análisis de la La Liga justifica sus sospechas en tres aspectos: disparos a puerta, saques de esquina y paradas de los porteros. Con estas estadísticas, el Levante hizo aquel 21 de mayo de 2011 ante el Zaragoza su peor partido como local de toda la temporada. Ni atacó ni defendió con intensidad, pese a que sólo había perdido seis partidos de los 19 disputados en el Ciutat.

El conjunto que entonces dirigía Juan Ignacio Martínez no buscó portería: tres disparos a puerta, de los que dos fueron entre los tres palos y uno se convirtió en el gol de Stuani. Sólo en la visita del Real Madrid (0-0) había probado menos al meta rival. En 11 de los 19 partidos como local había superado esa cifra. En saques de esquina a favor, el dato no mejora: sólo sacó uno, cuando en más de la mitad de los partidos en su estadio llegó a la media docena.

En defensa, la estadística también contribuye a la sospecha. El Zaragoza fue capaz de generar 20 ocasiones, de las cuales 10 fueron entre los tres palos. El Real Madrid, que disparó 26 veces en su visita al Ciutat (seis más que el Zaragoza) apenas logró que fueran a puerta seis (cuatro menos). El conjunto maño, que deambuló por la parte baja de la clasificación toda la temporada, fue el mejor atacante que pasó por Orriols y el que más intervenciones provocó de Munúa, que hizo ocho paradas y vio cómo le lanzaban 12 córners en contra. Con estos datos, el informe de la La Liga concluye que el Levante hizo menos por pelear la victoria en este partido que en la media de los disputados como local.

El caso del Zaragoza es justo el contrario: sus estadísticas relucen en este último partido, en el que sólo la victoria les daba la continuidad en Primera y enviaba al Deportivo a Segunda. El conjunto de Javier Aguirre venció tres partidos de los 19 como visitante aquella temporada: en el Bernabéu (2-3), La Rosaleda (1-2) y en el Ciutat. En el último suspiro del campeonato encontró el equilibrio: maximizó sus ocasiones y cerró la defensa hasta el punto de que el tanto del Levante (en el minuto 79) y una intervención de Leo Franco fueron las únicas lagunas. Gabi ya había puesto el marcador a favor con dos tantos en los minutos 38 y 73.

Lo que en el estadio se vivió como una victoria fruto de la necesidad de unos y la relajación de otros por haber logrado el objetivo una semana antes, las gráficas del informe técnico que ha llegado al juzgado lo ponen en cuestión. En la comparación con «partidos de idéntica naturaleza», el análisis del comportamiento en el césped coincide sólo un 27% en el caso del Levante y un 32% en el del Zaragoza con la media de toda la temporada. Por ejemplo, en el Barça-Deportivo de la campaña 14/15, con el conjunto azulgrana campeón y el gallego en riesgo de descenso, los datos del Barça coinciden al 93% con su estadísticas como local ese año.

Hay un detector de anomalías con que el se vigila la competición, y se hace a través de un algoritmo llamado Isolation Forest. Pues bien, según ese algoritmo, el partido es «el más anómalo para ambos equipos» de los 13 de «idéntica naturaleza» analizados. Con este informe pretende la Liga convencer a la juez, que ya argumentó en su auto de archivo -revocado luego por la Audiencia Provincial- que no se detectaron «conductas pasivas o sospechosas».

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies