26 C
algo de nubes
Valencia
humidity: 47%
wind: 2 m/s
H27 • L25
23 C
cielo claro
Alicante
humidity: 50%
wind: 4 m/s E
H24 • L22
InicioNacionalLas CCAA inician la «guerra» por ser los primeros en la desescalada y no esperan al Gobierno

Las CCAA inician la «guerra» por ser los primeros en la desescalada y no esperan al Gobierno

 Los gobiernos territoriales presionan a Sánchez con la elaboración de detallados planes de desconfinamiento antes incluso de que Moncloa apruebe las líneas maestras de su estrategia | Las autonomías cuestionan el mando único del Ministerio de Sanidad.

La responsabilidad de la desescalada la tiene y la tendrá Moncloa y se conducirá por «un mismo cuadro de mandos integral para el conjunto del país». Pedro Sánchez lo reiteró el pasado sábado en rueda de prensa y lo repitió en la conferencia de presidentes del domingo: el Gobierno pondrá el punto sobre las íes a los planes de desconfinamiento territorial ante la carrera de las autonomías por diseñar sus propias estrategias, una «guerra», como lo calificó él mismo, que el Ejecutivo pretende evitar con ese mando único pero que, paradójicamente, ya ha comenzado.

El Consejo de Ministros aprobará este martes un plan de desescalada gradual y asimétrico por sectores y territorios que no implicará un avance «a la misma velocidad», pero sí con las mismas reglas. Y pese a abanderar la «máxima coordinación» para sostener el calendario de desconfinamiento, el Gobierno publicará una de las guías más importantes desde que comenzó el estado de alarma sin haberla consensuado con las comunidades autónomas -ni con los partidos de la oposición-. De hecho, algunas de ellas han preferido librar la guerra por su cuenta y elaborar un plan de desescalada propio que irán remitiendo particularmente, presionando, así, con la consecución de luz verde de parte del Ejecutivo.

En la tarde de ayer se celebró por vía telemática la reunión del Consejo Interterritorial de Salud que conecta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y a los diferentes consejeros de salud de las comunidades autónomas. El objeto era revisar los diferentes planes y capacidades de los territorios para poner en marcha la desescalada y hacer converger todas esas líneas en el plan global del Consejo de Ministros, pero no se abordó el diseño del desconfinamiento con las comunidades.

Así lo confirman fuentes de ejecutivos como el madrileño, que niegan que Illa transmitiese ayer a las autonomías «un planteamiento en base a un documento» sobre el plan de desescalada del Ministerio de Sanidad. La cita, apuntan, se basó en repasar la puesta en marcha del estudio de seroprevalencia del coronavirus y las consideraciones de cada territorio a las Recomendaciones Sanitarias que remitió el departamento de Salvador Illa a las autonomías, como el cribado universal con PCR de pacientes antes del ingreso o los circuitos separados entre Covid y no Covid en los hospitales. Sí se planteron opiniones sobre cómo deben organizarse las salidas esporádicas de los domicilios previstas para este sábado, pero el ministro no llegó a concretar ninguna otra medida sobre cómo afrontará el Gobierno el alivio del confinamiento.

Las autonomías se adelantan al plan del Gobierno

La insistencia del Gobierno en mantener el mando único y aseverar que el plan de desescalada que se presenta este martes «recoge muchas de las propuestas» de las autonomías -según el propio Sánchez, el documento está basado en el criterio de los expertos y se ha trabajado durante tres semanas- no ha sido suficiente para disuadir a algunas comunidades, como Madrid, Murcia, Galicia, Andalucía, País Vasco o Cataluña, de trazar propuestas de desconfinamiento ajustadas a su realidad territorial.

Y es que la homogeneización de criterios no parece ser una solución que agrade a algunos gobiernos autonómicos. Algunos, como el de Madrid o el de País Vasco exigen que en el proceso de desescalada se implante «el modelo de codecisión de Alemania» que combina criterios generales «respetando los marcos competenciales» y, en definitiva, «cogobernanza, coordinación y corresponsabilidad», tal y como expresó el pasado domingo el lehendakari Íñigo Urkullu.

Sea como fuere, y con mayor o menor lujo de detalles, las autonomías no han esperado a que el Ministerio de Sanidad, máxima autoridad en la crisis, dicte sentencia sobre el desconfinamiento territorial y han publicado sendos planes de desescalada en los últimos días.

El último de ellos ha sido el de la Comunidad de Madrid, con diferencia la región más golpeada por la crisis del coronavirus y con mayor número de casos activos. Pero por este factor, el Gobierno de Ayuso no baraja quedarse el último en volver a la relativa normalidad, y por ello trabaja ya en «un ambicioso plan» de desescalada basado en «estrictas medidas de seguridad» para reactivar la economía y, al mismo tiempo, evitar contagios.

Fuentes del ejecutivo madrileño separan la trazabilidad de esta estrategia, que se diseñará en los próximos días en el marco de la reunión del comité de desescalada, dirigido por Enrique Ruiz Escudero, con el resto de consejerías, del plan de Sánchez, y plantean ya el uso obligatorio de mascarillas en el transporte público, la reapertura progresiva de pequeños negocios y de bares y restaurantes previa desinfección e instalación de mamparas de seguridad; e, incluso, la apertura de las piscinas de cara al verano para lo que Madrid, aseguran, «estará preparado».

También Euskadi aprobaba ayer una serie de medidas para afrontar la desescalada. Además de la obligatoriedad en el uso de mascarillas en el transporte público, la Autoridad vasca del Transporte aprobó la instalación de controles de temperatura a los pasajeros, iniciativas que el Ejecutivo autónomo trasladará al Ministerio de Sanidad. Tanto el PNV como Urkullu han criticado en este sentido que el Gobierno «invada» las competencias autonómicas. El portavoz nacionalista en el Congreso, Aitor Esteban, ha supeditado mantener su apoyo a Sánchez a que deje que las comunidades apliquen sus propios parámetros, y ha censurado la actitud de «arrogancia y soberbia» del Gobierno de coalición por asumir unilateralmente la desescalada.

Calendario definido

Hasta el momento, Andalucía ha sido la comunidad autónoma que ha ofrecido el análisis de desconfinamiento más detallado: la Junta ha elaborado un minucioso calendario de desescalada que incluya celebraciones religiosas a partir del 3 dem ayo; abrir peluquerías y pequeños comercios a partir del 11; funerales sin velatorio para el 18 y, por último, bares y restaurantes desde el 25 de mayo.

El presidente andaluz, Juanma Moreno, presionaba así al Gobierno para situar a Andalucía en la primera línea de salida del confinamiento dentro de los planes de Sánchez ya que «cumple con los requisitos del Gobierno para empezar el desconfinamiento». De no estarlo, afirmaba Moreno, «me sorprendería mucho» porque «Andalucía ya está preparada».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies