12 C
algo de nubes
Valencia
humidity: 93%
wind: 2 m/s NNW
H12 • L11
14 C
muy nuboso
Alicante
humidity: 77%
wind: 3 m/s N
H15 • L13
InicioUncategorizedLa rentabilidad de los planes de pensiones se desploma por la crisis del coronavirus

La rentabilidad de los planes de pensiones se desploma por la crisis del coronavirus

En los dos primeros meses del año, los dos planes individuales que más pierden caen un -23% y -19%

Antes incluso de que se decretaran las primeras medidas excepcionales contra el coronavirus en Madrid, Vitoria y La Rioja, la expansión de la pandemia había dejado ya una víctima: la rentabilidad de los planes de pensiones, que se ha derrumbado en los dos primeros meses de 2020 en todos los tipos (renta variable, mixtos, monetarios…) hasta porcentajes negativos, despeñándose hasta perder incluso un -7%, como ha sucedido con el conjunto de fondos que invierten en renta variable.

Este empeoramiento súbito de las rentabilidades se debe al pánico que cunde en la Bolsa española, china y estadounidense, entre otras, por la crisis del coronavirus, lo que a su vez impacta en los rendimientos de los productos vinculados a esos índices bursátiles, como les ocurre a los planes de pensiones.

Con datos de 2020 y hasta el cierre del pasado mes, los dos planes individuales que más pierden se dejan nada menos que un -23% y un -19%, respectivamente, mientras que los tres fondos más rentables del mercado ganan en torno al 2%, según las estadísticas elaboradas por VDOS para 65Ymás. Unas cifras malas, sin paliativos, a consecuencia de la extrema volatilidad en los mercados por el brote del coronavirus.

Planes más rentables y menos rentables en enero-febrero 2020 (VDOS)

Fuente: VDOS

Por tipos de planes, «al terminar febrero, los menos rentables son los de renta variable, que de media retroceden un -7,17%, seguidos de los mixtos (-2,24%), afectados por el acusado descenso en renta variable. De manera individual, cuatro de los cinco planes mas rentables en 2020 son de renta fija, con la única excepción de un plan de renta variable de EEUU que se anota un ligero aumento del 1,73%», detalla Paula Mercado, directora de Análisis de VDOS y quefondos.com. Por el contrario, los menos rentables son planes de renta variable que, en solo dos meses, han registrado un retroceso de hasta -23,21%, en el caso del plan que más pierde.

«Las consecuencias del impacto del coronavirus en el suministro y en sectores como el de turismo son aún difíciles de dimensionar. Si, como ha ocurrido en el pasado con otros virus, desapareciera con la llegada del verano, podría esperarse una recuperación de la economía para la segunda parte del año, pero esto es algo sobre lo que solo se puede especular», añade Paula Mercado.

Esta crisis vuelve a golpear a los planes en 2020, después de que obtuvieran rentabilidades negativas en 2018 y que por fin en 2019 levantaran la cabeza y los más rentables de renta variable lograran el pasado ejercicio incluso un 23,65% de revalorización. Todo eso, a fecha de hoy, se ha perdido.

La renta variable cae cerca del 30% desde el inicio del año 

Tal y como detalla Mariano Jiménez Lasheras , presidente de la  Organización de Consultores de Pensiones , los fondos están expuestos a la volatilidad de los mercados, por lo que las caídas de la renta variable que se están dando en todo el planeta les afectan, y los partícipes ven su patrimonio minusvalorado. Pero hay que tener en cuenta que «las políticas de inversión, sobre todo en fondos de empleo, han diversificado las carteras, con activos que por ahora aguantan y sirven como refugio para ayudar a paliar los efectos negativos de los mercados en una situación de pánico como la actual».

El presidente de Ocopen resalta que, a diferencia de lo que ocurrió en la crisis de 2008, en estos momentos, la renta variable cae desde el inicio del año cerca de un 30%, pero la renta fija está amortiguando una parte de esas caídas. Según Mariano Jiménez, «todo esto se puede traducir en rentabilidades negativas entre un -3% y un -11% en función del riego», aunque confía en que «este impacto negativo debería verse reducido en el futuro».

rentabilidades

En parecidos términos se expresa Luis García Langa , director de Corredordefondos.com y asesor de Sidiclear SICAV, que advierte de que «está saliendo dinero de fondos de renta variable en el peor momento; la gente por miedo está evitando el riesgo, que ya ha provocado caídas más o menos significativas. Pero salen en el peor momento, por un pánico que en la Bolsa es infundado porque, evidentemente, las empresas no valen hoy un 35% menos que hace un mes».

Este experto en inversión colectiva asegura que la paralización económica será puntual un mes, dos meses, pero a la vez «hay decisiones de compra y de gasto que se posponen, habrá inyecciones de dinero, el petróleo está bajando… Indudablemente, las empresas no pierden un 35% de su valor por sufrir uno o dos meses muy malos en la economía», es la llamada a la calma de García Langa.

Los economistas aconsejan «gestionar el pánico»

El Consejo General de Economistas , en un comunicado elaborado ante la crisis del coronavirus, advierten de que, en materia de inversión, “tan importante es gestionar la euforia como el pánico. Generalmente, en los momentos de euforia es cuando se asumen más riesgos, mientras que en los momentos de pánico ocurre lo contrario, aunque ello no signifique que se esté tomando una decisión más acertada”.

Ponen como ejemplo lo sucedido en la bolsa española: «Tras el optimismo de los primeros días de febrero, superando el día 19 de ese mes los 10.000 puntos, la bolsa española ha llegado a caer más del 26% en la primera semana de marzo, lo que ha lastrado a su vez las rentabilidades de los productos vinculados al índice, entre ellos, los planes de pensiones y los fondos de inversión».

Pérdida monetaria
La situación de incertidumbre y la sensación de zozobra de los mercados ha tenido un «evidente impacto en los inversores, incluidos los que invierten a largo plazo, que ante la bajada, han procedido a deshacer posiciones (es decir, vender), previendo volver a invertir al menor atisbo de recuperación», explica el Consejo de Economistas, que preside Valentín Pich. Para los economistas, “en estos momentos no existe escasez de financiación y los bancos centrales están inyectando liquidez, mientras que los tipos de financiación que ofrece el sector bancario a las familias y los mercados financieros prácticamente no han cambiado”. 
La patronal de los fondos, Inverco, confía en el dato anual
Según las estadísticas publicadas este viernes por Inverco (@INVERCOinfo), los planes de pensiones del sistema individual registran una rentabilidad media anual neta de gastos y comisiones del 1,5% hasta febrero, «a pesar de la elevada volatilidad presente en los mercados en la última semana de febrero». Es decir, en la comparativa anual febrero de 2020-febrero de 2019, los rendimientos son todavía positivos aunque modestos, porque no recogen de manera específica la pérdida de ganancias sufrida en los dos primeros meses del año.
 

Fuente: Inverco
 
Inverco destaca, como no podía ser de otro modo, que «la renta fija a largo plazo sigue mostrando valores muy similares a los de enero. Por tipos, destaca la rentabilidad del 3,4% anual de los planes garantizados en los últimos doce meses, frente al 0,1% ofrecido por los planes de pensiones de renta fija a corto plazo en ese periodo».  Y constata asimismo que el sistema sigue siendo deficitario, ya que paga más prestaciones (prestaciones brutas de 529,6 millones de euros) del dinero que ingresa (aportaciones brutas de 472,1 millones).
Bonificaciones contra la caída de rentabilidades
En medio de este descalabro, algunas entidades han comenzado a reaccionar, lanzando ofertas para captar dinero. Así, por ejemplo, este mismo viernes Cajamar (@Cajamar) anunciaba que bonificará con un 4% en efectivo las aportaciones periódicas a planes de pensiones durante el primer año, siempre que los clientes aporten un mínimo de 1.200 euros anuales y mantengan las aportaciones totales de sus planes de pensiones durante 48 meses. 
La banca comienza así a realizar movimientos para tratar de convencer a los ahorradores, que cada vez son más reticentes a invertir en planes de pensiones, debido a sus elevadas comisiones, su escasa rentabilidad y la dificultad de poder mover a voluntad el dinero depositado. Estos tres factores explican por sí solos la escasa aceptación de este producto, que en breve perderá o verá disminuida su ventaja fiscal, según ha adelantado el ministro de Inclusión y Seguridad Social (@inclusiongob), José Luis Escrivá : se fomentarán los planes de previsión social colectiva (fundamentalmente, planes de pensiones de empresa), en detrimento de los planes individuales, con lo cual ha reabierto el debate sobre los beneficios fiscales de que gozan estos instrumentos de ahorro para la jubilación.
Una fiscalidad la de los planes de pensiones que está en entredicho, no solo porque beneficia más a las rentas más altas, sino porque «es una fiscalidad «en cierto modo, perversa», en opinión de Pau Monserrat , profesor de Economía Financiera de la UIB y economista de Enfintech . «Con este producto, cuando ahorramos impuestos es cuando hacemos las aportaciones, es decir, cuando trabajamos y obtenemos ingresos, y en cambio, hemos de pagar esos impuestos cuando nos jubilamos y por tanto dejamos de percibir ingresos», critica Monserrat.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies