15 C
nubes
Valencia
humidity: 90%
wind: 1 m/s N
H16 • L14
19 C
algo de nubes
Alicante
humidity: 72%
wind: 7 m/s E
H20 • L18
InicioActualidadLa ministra de Hacienda se convierte en una enemiga de la Junta de Andalucía

La ministra de Hacienda se convierte en una enemiga de la Junta de Andalucía

El gobierno andaluz de PP y Ciudadanos cree que María Jesús Montero promueve una campaña contra la Junta de presión y degaste. Ni siquiera responde a las cartas del consejero e ignora sus peticiones

La ministra de Hacienda en funciones, la socialista María Jesús Montero, se ha convertido en la bestia negra de la Consejería de Hacienda de la que ella misma fue responsable y, por extensión, de la Junta de Andalucía. En los últimos meses, la ministra ha tensado las relaciones con el gobierno autonómico del PP y Ciudadanos y la gota que ha colmado el vaso fue la difusión, este miércoles, a la prensa del déficit definitivo con el que la comunidad autónoma andaluza cerró el año 2018.

La ministra, de hecho, está haciendo una oposición férrea al gobierno de coalición desde Madrid mucho más dura que la que en el Parlamento andaluz puede atribuirse al grupo socialista que preside Susana Díaz.

Montero ha hecho público que Andalucía terminó el último ejercicio con cinco centésimas más de déficit del inicialmente contabilizado, algo que obligará a cuadrar las cuentas de nuevo. La ministra de Hacienda en funciones ofreció a Andalucía acogerse al llamado extra FLA, un fondo de liquidez adicional, y aprovechó la ocasión para hacer público el dato final del déficit antes incluso de que la Intervención General del Estado lo comunicase por los cauces oficiales a la Consejería de Hacienda, Industria y Energía.

El episodio es considerado por el equipo de Juan Bravo directamente como una injerencia en la autonomía financiera de la comunidad y el último de un rosario de desplantes que ha enturbiado las relaciones o, mejor dicho, las ha anulado.

Ni siquiera existe comunicación por carta entre la Consejería de Hacienda y el Ministerio de Hacienda. De hecho, la ministra no ha respondido a las últimas misivas que le ha enviado el consejero Bravo, aunque sí lo ha hecho con otras comunidades gobernadas por el PP, como es el caso de Galicia.

El último intercambio epistolar entre Bravo y Montero fue a raíz de una carta remitida por la ministra a varias comunidades preguntando por medidas adicionales de ajuste. Bravo le respondió que no podía concretar nada sin saber antes que iba a pasar con los fondos que mantiene retenidos el gobierno -entregas a cuenta e IVA del llamado mes trece- y desde entonces se ha impuesto el silencio en las comunicaciones políticas entre ambos departamentos.

BLOQUEO

En la Consejería de Hacienda hablan abiertamente de una «campaña» contra el ejecutivo que preside Juanma Moreno en Andalucía de la que María Jesús Montero es la principal responsable. Una campaña que, explican fuentes de ese departamento, habría comenzado este verano con la polémica del bloqueo financiero como medida de presión de cara a la investidura de Pedro Sánchez, que finalmente ha resultado fallida.

La de ayer fue la réplica de Montero a las críticas del presidente andaluz un día antes, cuando acusó a la ministra en funciones de dar un trato de privilegio a la Comunidad Valenciana -gobernada por su compañero de partido Ximo Puig- en detrimento de comunidades del PP como la misma Andalucía.

Montero explicó, en los pasillos del Congreso de los Diputados, que Andalucía o Murcia, gobernadas por PP y Ciudadanos, están en esta situación y también recibirán su «parte correspondiente», y rechazó las críticas a su anuncio al socialista Puig: fue «una comunicación» y no un privilegio. Según ha dicho, también ha tenido contacto con el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo (PP).

«Cuando el Gobierno actualice el extra FLA lo hará para el conjunto de las comunidades autónomas. Algunos quieren buscar diferencias o privilegios cuando hay comunicación como la he tenido con el señor Feijóo o Puig o cualquiera que me lo pida», apostilló.

La intervención de Montero ha causado sorpresa en la Junta y especialmente en la Consejería de Hacienda, donde insisten en que el consejero no busca la confrontación con el Ministerio y que su apuesta ha sido siempre la del diálogo. El objetivo ha sido, y es, añaden, la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para discutir entre todas las comunidades los problemas de financiación y el modelo.

Además, destacan desde el equipo de Juan Bravo que la última andanada, la del déficit, tiene su origen en los presupuestos que la propio Montero hizo como consejera del gobierno de Susana Díaz. Es, apuntaron las fuentes consultadas, una «falta de respeto», aunque la Junta, recalcaron, mantiene la apuesta por el diálogo.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies