10 C
nubes dispersas
Valencia
humidity: 93%
wind: 1 m/s
H12 • L8
10 C
algo de nubes
Alicante
humidity: 87%
wind: 2 m/s WNW
H11 • L8
InicioActualidadLa ley de la eutanasia pasa el primer filtro del Congreso, ¿qué pasará a partir de ahora?

La ley de la eutanasia pasa el primer filtro del Congreso, ¿qué pasará a partir de ahora?

La ley de la eutanasia pasa el primer filtro del Congreso, ¿qué pasará a partir de ahora?

Con PP y Vox en contra, tendrá que enfrentarse a varios escollos hasta su aprobación definitiva

El Congreso ha vivido este martes el debate de la primera medida parlamentaria de la legislatura que implicaba además un gran componente ideológico en torno a la despenalización y desregularización de la «muerte digna». La toma en consideración de la propuesta de ​Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia del PSOE como un «derecho individual de la persona» inlcuido dentro del Sistema Nacional de Salud con un texto muy similar al ya presentado en septiembre, ha sido finalmente aprobada ampliamente con 201 votos a favor.

Lo ha hecho gracias a una mayoría progresista en el hemiciclo y el giro de posición de Ciudadanos, considerado como un primer paso para el avance de la ley, pero que tendrá que pasar todavía por el filtro de la Comisión de Sanidad a la que será remitido el texto, volver al pleno de la cámara baja y al Senado, antes de su aprobación definitiva. Es más, se trata de la tercera vez en dos años que el derecho a elegir cómo morir se debate en el Congreso, pospuesto por falta de consenso y las sucesivas convocatorias electorales de abril y noviembre de 2019.  Ahora, con mayor apoyo, se espera que la ley puede ser aprobada antes de que acabe el año.

«Es una ley que está esperando mucha gente en este país», defendía Adriana Lastra, portavoz del grupo parlamentario socialista, remarcando la prioridad del Gobierno para sacar adelante esta regulación, que formaba parte de sus promesas electorales. Y es que a pesar de que a nivel social, más del 70% de las población española aprueba la eutanasia, en especial en el caso de los enfermos más graves y terminales, según refleja el Estudio Europeo de Valores 2019 de BBVA, y la recogida de más de un millón de firmas para despenalización urgente de la eutanasia el pasado julio, el debate sigue abierto en la arena política.

«El apoyo de la población en general incluye a personas de todas las ideologías y creencias, aunque esto a veces no quede reflejado en las posturas de los partidos políticos», sostienen desde la Asociación Derecho a Morir Dignamente. ​»Tenemos grandes expectativas con que esta vez, debido a las mayorías que hay en el Congreso y al impulso del Gobierno, la ley salga adelante», asegura Fernando Marín, médico y activista de la asociación.

eutanasia
Recogida de firmas frente al Congreso

Bloques enfrentados

En efecto, este martes en el Congreso se pudo observar en el intenso cruce de acusaciones que sigue habiendo bloques con posiciones enfrentadas. Por un lado, PSOE, Unidas Podemos, ERC, Ciudadanos, PNV, JxCat, EH Bildu y la mayoría de los partidos con poca representación, que han votado a favor de la propuesta de ley; y por otro lado, PP, VOX, quienes han votado en contra. «Consideramos que la ley del PSOE es un suicidio asistido«, declaraba José Ignacio Echániz, portavoz adjunto del PP en el Congreso, que contraatacaba con una ley de «cuidados paliativos que sí respete el derecho a la vida». El partido de Santiago Abascal ha sostenido que la ley del PSOE es «ideológica y economicista» porque hará que al Estado «ahorre en gastos sanitarios públicos» y comparte las posiciones de la Conferencia Episcopal y del Foro de la Familia que han criticado que se priorice aprobar las «leyes de la muerte».

La portavoz socialista, Maria Luisa Carcedo intentaba calmar el debate asegurando que «existe suficiente madurez ahora mismo en la sociedad española como para entender que es absolutamente imprescindible un tipo de ley como ésta, que además es enormemente garantista, es decir, plantea escenarios de control más que suficientes». Además, las diferentes posturas en cuanto a «muerte digna» de los socios de Gobierno «se han limado para sacar adelante esta iniciativa», tal como ha explicado el Vicepresidente de Asuntos Sociales Pablo Iglesias, quien ha hecho un llamamiento para que todos los partidos faciliten el avance de esta ley. «La gente no toleraría que diferencias de matiz lo retrasaran. Va a salir sí o sí. Es una vergüenza que en este país la gente no pueda terminar con dignidad en momentos muy difíciles», aseguraba el líder de la formación morada. Mientras, su compañero Pablo Echenique ha recordado en el hemiciclo que han pasado 20 años de la muerte penalizada de Jose Luis Sampedro.

Cambio de postura de Ciudadanos

Destaca en esta caso, el cambio de postura de Ciudadanos, que condicionó la anterior aprobación de la propuesta de ley a la tramitación de la ley de muerte digna presentada por ellos mismos, como paso previo para entrar en el debate de la eutanasia, lo que bloqueó la aprobación de la ley. En esta ocasión, han optado por facilitar la mayoría en el Congreso, tal como adelantaba el portavoz parlamentario adjunto de la formación naranja en el Congreso, Edmundo Bal, quien ha informado que su partido ha vuelto a registrar una proposición de ley de muerte digna que se frustró en el Senado con la disolución de las Cortes y que considera compatible. Eso sí, su apoyo estará condicionado de nuevo al filtro del Senado.

De los tres intentos de propuesta de ley en el Congreso que han llegado hasta el momento a la Cámara, el primero en 2017 a propuesta de Unidas Podemos, Ciudadanos votó en contra, mientras que unos meses más tarde, ya con la versión del texto socialista sobre la mesa en 2018, decidieron abstenerse, mientras que el PP votó en contra. Su tramitación no se llegó a completar por la disolución de las Cortes con la convocatoria de elecciones de abril de 2019, lo mismo que ocurrió con el texto propuesto en septiembre de 2019, cuando todos los partidos excepto PP y VOX votaron a favor y Navarra Suma, que votó a favor pero puntualizando que habría que hacer alguna enmienda. El cambio de postura de la formación naranja se explica, según su propio portavoz porque existe un «gran consenso social» para regular esta práctica y es «complementaria» a su proyecto de muerte digna, registrado este lunes.

EuropaPress 2644184 El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso Edmundo Bal

Los puntos básicos de la ley

Esta ley, según explica el texto, será de aplicación a «toda persona mayor de edad y en plena capacidad de obrar y decidir» que pueda «solicitar y recibir dicha ayuda», siempre que lo haga «de forma autónoma, consciente e informada», y que se encuentre «en los supuestos de enfermedad grave e incurable o de enfermedad grave, crónica causantes de un sufrimiento físico o psíquico intolerables».

Será el propio enfermo quien deba solicitar la eutanasia a su médico y este deberá informarle debidamente del proceso que ha de seguir. Además de la de su facultativo, el paciente deberá contar con una segunda opinión y su petición pasará por las comisiones de seguimiento de las distintas comunidades autónomas, como responsables de las competencias en materia sanitaria. Este procedimiento no podrá durar más de 32 días. La normativa regula, además, la labor de los médicos ante estos casos y permite que los profesionales que así lo deseen puedan apelar a la objeción de conciencia para no practicar la eutanasia.

La proposición de ​Ley del PSOE propone modificar el apartado 4 del artículo 143 del Código Pena​l. De ser así, quedarían exentos de responsabilidad aquellos que ayuden a morir «de manera segura, pacífica y sin dolor» a una persona que lo pida de forma «libre, expresa e inequívoca», y que ayudar a una persona incapacitada a morir no suponga penas de prisión, como ha ocurrido con casos como los de Ángel Hernández, que asistió a su mujer Maria José Carrasco​, de 61 años, enferma de esclerosos múltiple durante más de 30 años.

Uno de los puntos que se prevé den más que hablar serán las transferencias regionales. El texto del PSOE incluye la creación de Comisiones de Control y Evaluación autonómicas, que se consensuarán con los gobiernos regionales y el Ministerio de Sanidad. «Tememos que ocurra lo que está ocurriendo con el veto parental: un veto a la eutanasia. Que en Murcia, en Andalucía o en Madrid no se realice ninguna eutanasia. No nos fiamos de que Vox lo vaya a aplicar. Es más no nos sorprendería que interpongan un recurso ante el Tribunal Constitucional», afirman desde la Asociación del Derecho a Morir Dignamente. La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública apuesta por «mecanismos suficientes para que el cumplimiento de la ley pueda hacerse efectivo en todas las autonomías independientemente de las posiciones ideológicas de sus gobiernos».

La ley también es ambigua en cuanto a los tiempos, señalando que la resolución definitiva se hará «en el plazo más breve posible». Familiares de diversas asociaciones que apoyan la ley quieren que se agilicen los trámites y consideran que los tiempos que se han marcado son ambiguos: «Queremos hacer hincapié en que dependiendo de la agilidad con la que se lleven acabo todo los trámites, podríamos tenerla lista en meses o años. A mayor demora, mayor prolongación del sufrimiento de miles de enfermos«, sostienen desde SOS Amatxu, la plataforma creada por la familia Llorente, cuya madre Maribel Tellaetxe, murió esperando la legalización de la eutanasia en marzo 2019 y cuyos últimos días se vieron reflejados en el documental ‘La promesa’.

Desde la Organización Médica Colegial consideran que «hay que regular todos los aspectos del final de la vida». «La profesión se tiene que mover entre tres mandatos: intentar defender la vida, respetar la autonomía del paciente y sus decisiones informadas, y servir sus intereses, entre los que está evitar el sufrimiento. Esta triple ecuación no es fácil de resolver. Pero parece ser que el legislativo está dispuesto a regular la situación en un solo aspecto. Es lo que nos preocupa. Creemos que hay que regular todos los aspectos relacionados con el final de la vida, situaciones extraordinariamente abundantes e incluso dispares», afirma su presidente en declaraciones al diario 20minutos.

Derecho a Morir versus Derecho a Vivir

EuropaPress 2644192 Varias personas de la organización `Derecho a Vivir´ se concentran frente al Congreso de los Diputados con una pancarta en la que se lee `StopEutanasia´ para protestar en contra de la despenalización de la eutanasia
Concentración de Derecho a Vivir frente al Congreso

La cuestión ideológica y religiosa sobrevuela también el debate sobre la eutanasia. Desde la asociación Derecho a Vivir, que se concentró este martes frente al Congreso para mostrar su rechazo a la admisión a trámite de la ley por la «muerte digna», han vuelto a defender la alternativa de una normativa de «cuidados paliativos». «Lo que debe incluirse, sin más dilación, en las leyes españolas es el derecho al tratamiento del dolor. No debemos facilitar las condiciones para que el médico acabe con la vida de su paciente, un acto en el que el consentimiento de la víctima no justifica ni legitima la acción. La solución humana y avanzada al sufrimiento son los Cuidados Paliativos», ha concluido la portavoz de Derecho a Vivir, Rosana Ribera de Gracia.

Pero desde las asociaciones que defienden el derecho a elegir libremente sobre el final de la vida, como Derecho a Morir Dignamente, la cuestión de la eutanasia es una «anomalía democrática», dado que la sociedad española la apoya de «forma clamorosa», mientras el Código Penal sigue «castigándola» con penas de prisión. «Si se aprobase esta ley la ciudadanía española se acercaría en derechos a sus vecinos de Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo, los cuales «además de ser pioneros en la despenalización de la muerte asistida a nivel mundial», también cuentan con algunos de los «mejores sistemas de cuidados al final de la vida del mundo», explican desde la asociación. Y van más allá, «miles de familias siguen sufriendo en nuestro país sin una regulación específica”, opina Marcos Ariel Hourmann, el primer médico condenado por aplicar la eutanasia en España quien ha solicitado además la retirada de los cargos contra Ángel Hernández, cuyo caso sigue en el Juzgado de Violencia contra la Mujer.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies