14 C
chubasco de ligera intensidad
Valencia
humidity: 77%
wind: 9 m/s ESE
H15 • L13
17 C
lluvia ligera
Alicante
humidity: 63%
wind: 7 m/s ESE
H18 • L14
InicioActualidadLa Guardia Civil pone firme a Marlaska con una denuncia masiva por homicidio imprudente y desprotección

La Guardia Civil pone firme a Marlaska con una denuncia masiva por homicidio imprudente y desprotección

CINCO AGENTES DE LA BENEMÉRITA HAN FALLECIDO YA POR CORONAVIRUS, PERO LAS BUENAS PALABRAS DE MARLASKA VAN PARA LOS RECLUSOS

Ni una más. La Benemérita ha dado un sonoro puñetazo sobre la mesa y va a exigirle cuentas al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Los agentes del Instituto Armado consideran que desde el departamento gubernamental al que están adscritos se ha actuado con escasa diligencia a cuenta de las mortales pifias que ha causado la gestión del titular de Interior de la pandemia del coronavirus.

Por ello, ya se prepara una demada a la que se unen miles de efectivos para reclamarle a Grande-Marlaska responsabilidades en esta auténca tragedia que se ha llevado por delante la vida de cinco compañeros.

Los efectivos de la Guardia Civil tienen claro que el Ministerio del Interior les ha dejado vendidos ante la pandemia.

Afirman que hasta la fecha han estado desprotegidos frente al coronavirus, patrullando sin medidas de seguridad, incluida la ausencia de mascarillas.

Los miembros de la Benemérita subrayan un ejemplo básico, los controles que se efectuaban en las principales vías, teniendo que detener a los vehículos y entrar en contacto directo con los conductores y requerirles documentación. Simplemente, ese gesto ha sido demoledor en el aumento del número de contagios.

Pero tres cuartas partes de lo mismo sucedió en los aeropuertos, donde cientos de miles de pasajeros pasaban ante ellos y los agentes sin contar con mecanismos de protección ante lo que ya era una evidencia vírica.

UNOS 700 EFECTIVOS DE POLICÍA Y GUARDIA CIVIL CONTAGIADOS

Lamentablemente, las cifras siguen quedándose viejas de un día para otro. Pero en estas primeras horas del 28 de marzo de 2020 hay reconocidos oficialmente unos 700 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contagiados por el COVID-19.

Sin embargo, el drama que se avecina es aún más tétrico si se tiene en consideración que alrededor de 7.500 agentes entre Policía Nacional y Guardia Civil están aislados en sus casas por presentar síntomas que tienen mucho que ver con el coronavirus.

El gabinete jurídico Suárez Valdés, que es el que está representando a los guardias civiles que están denunciando estas negligencias, entre ellas que no se están haciendo tests a los agentes, asegura que la demanda va a ser presentada en cuestión de días, amén de la denuncia presentada el 25 de marzo de 2020 ante la Inspección de Trabajo por la falta de medios de protección ante el coronavirus:

Ya no es que no les den una mascarilla homologada P3, adecuada para el riesgo que corren, es que no les dan ni una mascarilla de papel y se ha apercibido a personal por llevar al trabajo su propia mascarilla.

Asimismo, asociaciones de militares, policías y guardias civiles remitieron una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el que le hacían constar la ausencia de medidas de protección:

Estamos en condiciones a afirmar que el derecho a recibir una protección eficaz, no se está respetando, al no proveerse con carácter general, de los equipos de protección individual necesarios para el cumplimiento de su misión.

LOS CINCO AGENTES MUERTOS POR CORONAVIRUS

El primer agente fallecido fue Pedro Alameda, de 37 años, con mujer e hija de 5 años, destinado en el puesto de la Mayoría Centralizada de Valdemoro, en el Servicio de Retribuciones de la Benemérita.

Francisco Javier Collado Rivas, de 38 años, destinado en la prisión de Herrera de La Mancha (Ciudad Real) para los traslados de los presos del recinto penitenciario fue el segundo en caer.

El tercero, Pepe Lopezosa, agente de 57 años y destinado en la reserva desde el año 2016.

La cuarta muerte fue la del coronel Jesús Vélez Artajo, navarro, designado en los años 80 como el primer jefe de los Grupos Antiterroristas Rurales (GAR).

El último en caer fue José Antonio Redondo Fernández. Estaba destinado e

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies