14 C
nubes dispersas
Valencia
humidity: 93%
wind: 4 m/s NNE
H15 • L13
18 C
algo de nubes
Alicante
humidity: 72%
wind: 7 m/s ENE
H18 • L17
InicioAlicanteLa división no penalizó en las elecciones de abril a la derecha en Alicante

La división no penalizó en las elecciones de abril a la derecha en Alicante

Si PP y Vox hubiesen concurrido juntos no habrían aumentado en número de escaños: 4. Vox es quien más próximo está de conseguir un nuevo escaño, su segundo, y podría haber un ‘baile’ de votos entre bloques del que se beneficie la derecha

Los resultados electorales del pasado 28 de abril en la circunscripción de Alicante rompen con el tópico de que la división penaliza a los partidos por la aplicación del sistema D’Hondt para la asignación de escaños. A veces es así, y a veces no. Depende también de muchos otros factores y en los pasados comicios la fragmentación tanto de izquierda como de derecha que no viene de ahora sino al menos desde 2015 cuando obtuvieron representación nacional tanto Podemos como Ciudadanos (Cs) -ya en las europeas de 2014) no fue tan decisiva como podría creerse.

En la izquierda la fragmentación es tradicional. Lo que cambió en los comicios de abril fue la ruptura total en los partidos de la derecha: PP y Vox, entendiendo que Cs se encuentra en un espacio más cercano al centro como en su día lo ocupó UPyD. De hecho, la suma de escaños totales de PP (66) y de Vox (24) llegaría a 90, incluso por encima de los 85 escaños conseguidos por el PSOE en 2016 su peor resultado en la historia democrática hasta la fecha . 90 fueron los que lograron los socialistas unos meses antes, en las elecciones generales de diciembre de 2015.

Pues bien, de haber concurrido juntos PP y Vox habrían obtenido los mismos escaños que por separado: 4, pese a que la suma total de ambos no llegaría ni de lejos a la conseguida por el PP en solitario en los comicios de 2016, con 35.000 sufragios más que ahora en la circunscripción.

En el caso de las provincia de Alicante el pasado mes de abril, de los 12 puestos de diputados en liza, el PSOE con 258.592 votos logró 4 escaños; el PP con 178.740 votos consiguió 3 escaños, Cs con 177.231 votos tuvo 2, Unidas Podemos con 127.091 votos logró 2 escaños y Vox con 115.011 votos consiguió 1 escaño. Respecto a los comicios de 2016 el PSOE aumentó en 2 escaños, arrebatando uno a la coalición anterior de Podemos-Compromís-EU y otro al PP, que bajó de 5 a 3. Los populares no sólo perdieron uno en favor del PSOE sino que otro fue a parar a Vox. Cs, entre tanto, con casi 40.000 votos menos que hace tres años y a punto de alcanzar al PP se mantuvo con 2 escaños por la provincia en el Congreso de los Diputados.

En las elecciones de abril el diputado más «barato» en la provincia una vez aplicada la ley D’Hondt costó a los partidos más de 59.500 votos. De ahí que Compromís yendo en solitario se quedase con sus casi 31.000 votos muy lejos de conseguir un puesto en el Congreso de los Diputados. El PSOE consiguió su segundo escaño (el cuarto en juego) antes de que UP y Vox lograsen su primero, y su tercero y cuarto antes de que UP consiguiese su segundo o que el PP lograse su tercero y último.

De haber concurrido junta la derecha (PP yVox), habrían obtenido el primero, el cuarto, el séptimo y décimo escaño en liza por delante del PSOE, que se habría hecho con el segundo, quinto, noveno y decimoprimero en juego.

LOS SONDEOS

En función de los resultados del pasado mes de abril y de los sondeos propios, los partidos políticos ya se están haciendo una composición e lugar de lugar de cara las elecciones del 10-N.

El partido que más cerca se quedó en los pasado comicios de hacerse con el escaño 12 (que fue para el PP, su tercero) fue Cs, que apenas se quedó a 500 votos del sorpasso. Sin embargo las encuestas le sitúan en una tendencia de caída pronunciada que haría muy difícil esa posibilidad de pasar al PP, a quien en cambio le sitúan en una tendencia alcista.

El segundo que se quedó más cerca de conseguir otro escaño fue Vox. Apenas 2.000 votos le separaron de alcanzar el segundo escaño en la provincia, por lo que no es imposible que debido a su tendencia ascendente pueda conseguirlo ahora.

Todas las miradas están puestas en el «efecto Errejón» y si logrará que Compromís vuelva a tener representación nacional por Alicante. Para ello los nacionalistas deberían casi doblar sus sufragios y hacerlo a costa de partidos de afines, en este caso UP, que en abril se quedó más cerca de su tercero que Compromís de su posible primero. No obstante en este caso, y ante la pujanza de la marca PSOE en la izquierda, la fragmentación sí podría penalizar a la izquierda y que el PSOElograse su quinto a costa de UP sin que Compromís llegase a obtener representación. De hecho, en la derecha cuentan con la posibilidad de que en una posible caída de Cs y de UP, un escaño fuese para Vox y otro para el PP. Lograrían así un trasvase entre bloques rompiendo el empate derecha-izquierda 6-6 por el 7-5 a favor de la derecha (contando ya sí a Cs como centro-derecha). Claro que también podría darse el caso contrario y con un importante aumento de las opciones del PSOE (como vaticina el CIS, por ejemplo), que los socialistas llegasen al quinto sin que el PP alcance el cuarto.

Sea como fuere las proyecciones realizadas a partir de los resultados de abril sitúan mucha más movilidad en el entorno del voto en la derecha que en la izquierda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies