21 C
lluvia ligera
Valencia
humidity: 73%
wind: 2 m/s WNW
H22 • L21
21 C
lluvia ligera
Alicante
humidity: 64%
wind: 1 m/s N
H22 • L21
InicioActualidadLa alcaldesa de Castellón bloquea la subida salarial por un enconado rifirrafe con el PP

La alcaldesa de Castellón bloquea la subida salarial por un enconado rifirrafe con el PP

Marco asegura que los populares «incumplen su palabra». A su vez, estos la acusan de «mentir» sobre el pacto de sueldos, el mismo que ellos ahora niegan

El incremento salarial de toda la corporación municipal de Castellón seguirá dando mucho que hablar después de que ayer, cuando se preveía aprobar la propuesta del tripartito con el apoyo del PP -tal y como así lo votaron en la comisión plenaria del pasado 17 de julio-, una entrevista de la alcaldesa, Amparo Marco, dio un giró de 180 grados al polémico asunto. La primera edil decidió retirar el punto del orden del día del pleno «por el incumplimiento de palabra» y «por la falta de madurez política del PP» al «romper el acuerdo» sobre las retribuciones.

Los populares enarbolaron la entrevista por la que advirtieron cambiaban su voto. De avalar el incremento salarial, pasaban a abstenerse en tanto la alcaldesa no matizase su respuesta de que el PP no había participado en la negociación del aumento de las nóminas del equipo de gobierno, como le advirtió el portavoz adjunto de los populares, Sergio Toledo.

Marco tomó la palabra para indicar que su compañera y portavoz, Begoña Carrasco, había participado en las negociaciones que concluyeron el pasado 17 con el aval del PP a un documento que ayer hubiera tenido que prosperar, por lo que no cabía rectificación alguna por su parte.

Toledo, sin embargo, negó la mayor, aumentando la tensión en el salón de plenos, y con poco acertadas afirmaciones como su alusión «a la bonita de la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo» a la hora de afirmar que Marco cobrará más que la mano derecha de Sánchez con el incremento propuesto (78.554,52 euros brutos anuales).

Así, entre un grupo municipal del PP que pretendía una aclaración que le desvinculase de los pactos alcanzados por los partidos que conforman el Acord de Fadrell, referente a los sueldos, ya que ayer iba todo en un único expediente al que someter a votación, y una alcaldesa que entró en cólera «por las mentiras» vertidas por el portavoz adjunto popular, la cuerda se tensó hasta romperse sin remiendo posible inmediato.

El intento del portavoz del equipo de gobierno, Rafa Simó,de dar una lección de matemáticas para justificar los incrementos del 50% respecto al mandato anterior, no calmó los ánimos. Toledo, en su segunda intervención, echó más leña al árbol ya caído al afirmar «a ustedes les ha venido como anillo al dedo que la oposición pidiera un aumento de dedicación para justificar sus subidas de sueldo».

Y la alcaldesa saltó, pidió un receso al pleno «para hablar con los portavoces del gobierno» –Omar Braina, por el PSPV; Ignasi Garcia, por Compromís, y Fernando Navarro, por Podem- y a continuación, anunció la retirada de la propuesta de honorarios, atribuyendo su decisión al cambio de actitud de los populares, después de haber participado en cinco reuniones para cerrar la propuesta del incremento salarial de gobierno y oposición.

Se aprobó la retirada con el voto de los 15 concejales del tripartito y la abstención de 11 de los 12 ediles –Vicente Vidalestá convaleciente de una intervención quirúrgica- de una oposición dividida. Por una parte el PP que pretendía la dedicación exclusiva para su portavoz Begoña Carrasco, vinculada a un sueldo de 39.277 euros. Por otra Cs y Vox, cuyos portavoces, Alejandro Marín-Buck y Luciano Ferrer,habían decidido acogerse a la retribución por asistencia a plenos, haciendo prevalecer sus respectivas ocupaciones profesionales como ginecólogo uno y farmacéutico el otro.

La retirada del expediente de retribuciones supone, de modo inmediato que la corporación seguirá sin cobrar su nómina-aunque la percibirán luego con carácter retroactivo-.

También significa volver al punto de partida para redactar una nueva propuesta que podría alterar todas las variables que ayer se llevaban a aprobación: 78.554,52 euros anuales brutos para la Alcaldía (3,5 veces el sueldo del funcionario que menos cobra); 62.843,62 para los concejales del gobierno; 39.277 euros para los portavoces de la oposición con exclusividad; 29.457 euros, para portavoces adjuntos, con dedicación municipal al 100% y concejales rasos, 15.710 euros.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies