8 C
cielo claro
Valencia
humidity: 70%
wind: 4 m/s W
H8 • L7
8 C
cielo claro
Alicante
humidity: 65%
wind: 6 m/s W
H8 • L8
InicioProvinciaHasta diez agentes hicieron falta para inmovilizar a un hombre extremadamente violento en Pumarín (Oviedo)

Hasta diez agentes hicieron falta para inmovilizar a un hombre extremadamente violento en Pumarín (Oviedo)

«Os voy a matar a todos, que me soltéis»

Hasta diez agentes hicieron falta para inmovilizarlo: rompió con la cabeza la luna de un bar e hirió a su propietario | Un gran despliegue policial detiene a un hombre extremadamente violento en Pumarín (Oviedo)

Completamente fuera de sí y extremadamente agresivo, hasta el punto de acabar rompiendo con su propia cabeza la luna de un bar de la calle Aureliano San Román. Así se encontraron los agentes de la Policía Local y de la Nacional a un hombre de 38 años, vecino de Pumarín, tras acudir a la llamada realizada por la dueña del establecimiento alertando del violento episodio. Hasta diez agentes fueron necesarios para poder reducir al hombre, detenerlo, introducirlo en el vehículo policial y trasladarlo al Hospital Universitario Central de Asturias, donde tuvieron que sedarlo hasta en dos ocasiones para poder cortar la grave hemorragia que presentaba y curarle el profundo corte que se produjo en la frente, tras empotrarse contra el cristal del bar. Dio positivo en cocaína, ketamina, cannabis y «siete sustancias estupefacientes más», confirmaron fuentes policiales, además de un alto grado de alcohol en sangre.

Todo sucedió la madrugada del sábado en el bar Copas y Más, ubicado en el número 16 de la calle Aureliano San Román, en pleno barrio de Pumarín. A la una y media de la madrugada, una patrulla de la Policía Local recibió en su emisora el aviso de que había una reyerta con arma blanca. Cuando los agentes se personaron en el lugar del suceso la imagen superó cualquier expectativa. Sobre la acera, ocho agentes, entre Policía Nacional y Local, trataban de reducir a un hombre que sangraba abundantemente por la cabeza en medio de un gran charco de sangre. Los dos agentes de la Local que llegaron hasta allí para reforzar la actuación, se sumaron al dispositivo. No había arma blanca de por medio pero sí una imagen dantesca: el hombre había atravesado con su cabeza la luna del establecimiento tras protagonizar minutos antes, en el interior del local, una pelea con el propietario. «Hijos de puta, os voy a matar a todos, que me soltéis», gritaba a los agentes mientras intentaba agredirlos; a uno de ellos logró golpearlo.

Según testigos presenciales, había entrado al bar en actitud «muy agresiva». Primero increpó a una clienta y acto seguido se dirigió a otro individuo insultándole. «Me dijo que no tenía derecho a estar ahí porque era muy feo», explicó la víctima. Fue en ese momento cuando el marido de la propietaria del local vio que, lejos de deponer su actitud, se dirigió al cliente con intención de agredirle. El dueño intervino para atajar la pelea pero el agresor, «fuera de sí», comenzó a golpearlo. Acabó tirándolo al suelo e hiriéndole en un brazo. «A mí marido se lo llevaron porque teníamos miedo que lo matara», señaló su mujer. Tras esto, el agresor continuó con su escalada de violencia, incrementada por el cóctel de drogas y alcohol ingerido, hasta el punto de empotrarse contra la luna del establecimiento, rompiendo el cristal con la cabeza, lo que le produjo un profundo corte y una severa hemorragia.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies