HomeActualidadEn Cataluña se mantiene la alerta 4 para el 10-N y un gran dispositivo policial antidisturbios

En Cataluña se mantiene la alerta 4 para el 10-N y un gran dispositivo policial antidisturbios

HABRÁ UN PLAN ESPECIAL DE CIBERSEGURIDAD

Un despliegue de policías, guardias civiles y ‘mossos’ vigilará las urnas en coordinación con la Secretaría de Estado, que tendrá un dispositivo permanente en infraestructuras críticas

El nivel 4 reforzado de alerta antiterrorista estará vigente durante toda la jornada electoral el próximo 10 de noviembre. Así lo acordaron ayer los altos mandos policiales y políticos del Ministerio del Interior en la última mesa de evaluación de la amenaza celebrada en la Secretaría de Estado de Seguridad, que vino a ratificar las conclusiones del anterior encuentro, que tuvo lugar una semana antes y que definió también la estrategia de cara a la cita con las urnas. Se trata del mismo nivel que mantiene el país desde 2015, cuando los atentados de Francia, Túnez, Kuwait y Somalia provocaron un incremento generalizado de la alerta en toda Europa.

Desde aquellos ataques masivos, España ha mantenido este 4 reforzado sobre todo por la amenaza del terrorismo islamista, extremo que sigue activo. Tras la muerte del máximo responsable del Estado Islámico, Abubaker al Bagdadi, por parte de fuerzas de élite del Ejército de Estados Unidos, la organización terrorista se ha renovado y ha nombrado un nuevo líder, Abu Ibrahim al Hachemí al Qurashi, al que el propio Daesh ha calificado como «emir de los creyentes y califa de los yihadistas», antes de anunciar una inminente venganza contra «infieles y apóstatas» tras la eliminación de Al Bagdadi.

En los últimos meses, sin embargo, a este resto se ha sumado el desafío planteado por los comités de defensa de la república (CDR) de Cataluña, que inicialmente amagaron con movilizaciones y ocupaciones de colegios electorales. Aunque al final estas advertencias se diseminaron, Interior decidió mantener el dispositivo policial especial desplegado en Cataluña como consecuencia de este riesgo durante la reunión de la mesa de evaluación de la amenaza de la semana pasada, cuyas conclusiones fueron confirmadas en la celebrada ayer.

Está en juego el derecho al voto, uno de los más sagrados de la democracia, por lo que el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska no puede permitirse imprevistos de última hora. El refuerzo especial de las medidas de seguridad que tiene el objetivo de que la jornada electoral se desarrolle con normalidad conllevará un incremento de los dispositivos de seguridad desplegados por parte la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos, las policías locales y hasta los servicios de inteligencia. Todos estos cuerpos llevan semanas desarrollando una labor de análisis de las amenazas, de control y de seguimiento de las mismas, con el fin de poder determinar el operativo con el mayor detalle y la máxima eficacia.

En el marco de este despliegue, la Secretaría de Estado remitió un oficio que precisaba los refuerzos que tenían que poner en marcha los diferentes cuerpos de seguridad (incluidos los Mossos d’Esquadra, la Ertzaintza o las empresas de seguridad privada), con validez desde el pasado 1 de noviembre hasta el próximo día 11, un día después de la cita con las urnas. Las fuerzas del orden reforzarán, en concreto, la vigilancia y protección de los mítines y actos electorales que tengan lugar en las sedes de los partidos o en otros espacios públicos durante la campaña y de los colegios en los que los ciudadanos ejercerán su derecho al voto el mismo 10-N. Además, pondrán especial interés en las infraestructuras críticas, como aeropuertos, estaciones de tren y de metro, autopistas, centrales eléctricas o hídricas y acontecimientos donde se concentre una gran cantidad de personas.

En concreto, el dispositivo conlleva el despliegue en Cataluña de más de un millar de policías antidisturbios que, sobre todo, tratarán de que no haya sorpresas en la jornada de reflexión, en la que pretende tener más protagonismo Tsunami Democràtic, aunque también el día de las elecciones. Así lo transmite la mencionada instrucción de la Secretaría de Estado de Seguridad, remitida a todas las fuerzas de seguridad para garantizar la coordinación entre todas ellas. La circular, además, ordena implantar todo tipo de medidas preventivas en el ámbito de la ciberseguridad con el fin de que funcionen adecuadamente «todos los aspectos informáticos del proceso electoral«.

El dispositivo de Interior conlleva la creación de un Centro de Coordinación de Seguridad de las Elecciones, con el fin de centralizar todo el desarrollo del despliegue, que estará en continuo contacto con el Centro Permanente de Información y Coordinación de la Secretaría de Estado de Seguridad, donde se recibirán todas las novedades de los dispositivos antes de la jornada electoral. Durante este último día, hará la misma función el mencionado Centro de Coordinación de Seguridad de las Elecciones. Las informaciones que estos organismos analizarán serán todas las que tengan que ver con el terrorismo yihadista o de cualquier otra naturaleza, las que afecten al ámbito de la ciberseguridad y las derivadas de «situaciones de conflictividad social«, como las que tienen que ver con los CDR.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies