15 C
cielo claro
Valencia
humidity: 62%
wind: 1 m/s SSE
H16 • L13
16 C
cielo claro
Alicante
humidity: 55%
wind: 5 m/s WNW
H17 • L15
InicioEconomíaEmpleados afectados por un ERTE están siendo obligados a seguir trabajando

Empleados afectados por un ERTE están siendo obligados a seguir trabajando

Los abogados laboristas están recibiendo centenares de consultas. Las sanciones por este fraude de las empresas pueden llegar a superar los 100.000 euros.

En las últimas semanas, miles de empresa han presentado ERTE ante el Ministerio de Trabajo, por la imposibilidad de continuar pagando a sus trabajadores. Sin embargo, se están dando casos de empleados que, aún estando afectado por uno de estos expedientes de regulación temporal, deben seguir trabajando. Según ha conocido los abogados están recibiendo centenares de consultas sobre por asunto. 

“Me han hecho un ERTE y me han ‘sugerido’ que siga trabajando”, dice un afectado que no quiere revelar su empresa. “Vamos, nos han pedido que trabajemos más si cabe, que es el momento de arrimar el hombro”.  

Es muy complicado cuantificar el número de personas que están en esta situación, que supone un fraude a la seguridad social. Pero este diario se ha puesto en contacto con varios abogados laboralistas que reconocen que en los últimos días las consultas por esta irregularidad han incrementado. 

“Es gente sobre todo que está teletrabajando”, explica la letrada Silvia Gambarte. “Tengo muchos que me hacen la consulta, pero que no se atreven a darme más datos. Yo les advierto que tengan cuidado porque la sanción también puede ir contra ellos”. 

Es importante diferenciar entre los tipos de ERTE: el de suspensión o el de reducción de jornada. “En el ERTE de suspensión la empresa cesa directamente el trabajo del empleado, por lo que seguir trabajando no es en ningún caso legal. Con el de reducción de jornada, el empleado no debería hacer más horas que aquellas que se hayan acordado”, aclara el abogado laboralista Nacho Parra

“Tanto en un caso, como en el otro nos hemos encontrado con empresas que están obligando a los trabajadores a continuar prestando servicio”, confirma Parra. 

La estrategia de pagar el sueldo al completo 

Los letrados explican que la mayoría son personas que están teletrabajando en casa porque acudir al puesto de trabajo sería más evidente. 

La estrategia que están utilizando algunos empresarios  para incentivar a los empleados pasa por pagar ese 25% del sueldo que el Estado no va a asumir, ya que con el ERTE se percibe hasta el 75%. “Yo te complemento al 100% tu salario y, por tanto, vas a cobrar lo mismo que si estuvieras en tu puesto. Es el aliciente que están planteando”, explica Parra. 

“A algunos les obligas, a otros se lo exigen y a otros les sugieren que trabajen las mismas horas. Al final es una manera velada de decírselo”, cuenta Gambarte. 

Los profesionales cuentan que está ocurriendo en sectores como la ingeniería, la informática, empresas de eventos, enseñanza o recursos humanos. “Sobre todo en aquellas donde no existe un comité de empresa”, dice Parra. 

Es un fraude 

“Evidentemente es un fraude. Las empresas se aprovechan y una parte de los gastos los proyectan en Estado, a pesar de no haber paralizado su actividad”, explica Para.  

“Si se está suspendido, cesa la obligación de la empresa de abonar los salarios y cesa la obligación del trabajador de prestar el servicio. Si durante el ERTE la empresa se está beneficiando del trabajo no solo hay un fraude, también un abuso de derecho”, dice Diego Sánchez, otro abogado laboralista. 

Recuerdan que, incluso durante el periodo de ERTE los trabajadores deben seguir rellenando las horas que están en sus puestos de trabajo. 

Qué se puede hacer 

“Lo primero, no trabajar. Negarte a hacerlo porque estás cometiendo un fraude”, dice Gambarte, “y si lo haces por escrito mejor que verbal, para estar más protegido”.  

La siguiente opción pasa por denunciar ante la Inspección de trabajo. “Las denuncias nunca pueden ser anónimas, pero el inspector no puede revelar a la empresa el nombre del denunciante”, explica Parra. No obstante, los abogados recomiendan que se especifique en la denuncia que no quieren que se revele la identidad. 

Las multas para las empresas van desde los 6.000 euros hasta los 187.515, en función de a cuántos trabajadores afecte. 

“Al trabajador le pueden sancionar para que devuelva las cantidades que ha cobrado por la prestación”, explica Gambarte. Además, también se le puede excluir del derecho de percibir cualquier otra prestación durante un año. “Si le despiden después de esto, el trabajador se puede quedar sin paro, por ejemplo”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies