21 C
cielo claro
Valencia
humidity: 50%
wind: 4 m/s W
H22 • L21
22 C
cielo claro
Alicante
humidity: 38%
wind: 5 m/s WNW
H23 • L21
InicioComunidad ValencianaEl presupuesto de la Generalitat salta por los aires

El presupuesto de la Generalitat salta por los aires

Puig calcula que el Consell lleva gastados ya 300 millones para hacer frente con medidas de urgencia a la crisis. Sanidad recurre al dinero de inversiones y Economía reordena las cuentas para sacrificar ayudas no convocadas

El presupuesto de la Generalitat ha saltado literalmente por los aires. La suerte, entre comillas, es que lo ha hecho cuando buena parte del dinero está sin gastar ni ejecutar, lo que ha dado a la Generalitat cierto margen de maniobra para reaccionar ante la crisis sanitaria del coronavirus, que está ya mutando en crisis económica y que impactará de lleno en las cuentas públicas. El propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ya ha dicho que cuando la lucha contra la pandemia quede atrás habrá que reformular los presupuestos. Una tarea para nada sencilla:basta recordar la pugna política entre los tres socios del Consell para cuadrar los números de sus respectivos departamentos.

Por eso, y según confirmaron fuentes de la Conselleria de Hacienda a este diario, de momento no está sobre la mesa el traspaso de dinero entre consellerias. Es decir, que las que menos competencias tienen en esta crisis recorten sus partidas presupuestarias. Aun así, para cuestiones concretas sí que está habiendo ya modificaciones presupuestarias. Es el caso de los hospitales de campaña, cuyo coste se ha asumido con una transferencia de crédito de 4,8 millones de euros a la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias.

De momento, la Conselleria de Sanidad está tirando de los capítulos 2 y 6 del presupuesto, que están sin gastar por ser los correspondientes a gastos de funcionamiento e inversiones. En este sentido, las mismas fuentes señalaron que el departamento con el mayor volumen de presupuesto del Consell suele agotarlo en los meses de otoño. Se da por hecho, por tanto, que este año se consumirá mucho antes, por lo que a partir de ese momento habrá que recurrir al déficit.

Obviamente la prioridad en estos momentos de emergencia son los pagos sanitarios. Pero el Gobierno valenciano ya ha lanzado en paralelo importantes paquetes de ayudas, como por ejemplo los 57,5 millones de euros que destinará a los autónomos la Conselleria de Economía. Se trata de ayudas directas a estos trabajadores que se hayan quedado sin actividad como consecuencia de la crisis del Covid-19.

¿Y de dónde saca el dinero la Conselleria? Hay que tener en cuenta que, en el caso de estas partidas de emergencia, la orden en el seno del Consell ha sido que cada departamento haga sus propias cuentas, esto es, las modificaciones presupuestarias internas pertinentes. Porque, además, hay que entender que habrá líneas de subvenciones presupuestadas que tendrán necesariamente que sufrir alteraciones o, incluso, no ejecutarse.

De hecho, en el caso de Economía, los más de 57 millones salen de programas cuyas convocatorias no se habían publicado todavía, tal y como confirmaron a este diario fuentes del departamento que dirige Rafael Climent. En concreto, las ayudas a autónomos se financian con 27,2 millones del plan del Ivace para la modernización de polígonos este año;26,7 de la convocatoria de ayudas para pymes industriales;1,5 millones del capítulo 2 de gastos de funcionamiento de Labora;y otros 2 millones de la línea de proyectos singulares para colectivos vulnerables.

De ahí que Puig reclamase ayer a Pedro Sánchez, tras su reunión con el presidente del Gobierno y el resto de presidentes autonómicos, la «necesidad urgente de liquidez de las comunidades autónomas y las empresas». Hay que tener «recursos suficientes para ser parte de la solución y no del problema», insistió.

Preguntado precisamente por si hay algún avance en cuanto a los 2.200 millones que le pidió al Ejecutivo por la financiación autonómica, Puig aseguró que ha vuelto a hacer la petición. «Sabemos las dificultades del Estado, pero debemos defender la realidad de nuestras finanzas y las obligaciones con los proveedores», afirmó. Es más, explicó que la Generalitat ya lleva gastados unos 300 millones de euros para hacer frente a la pandemia. El problema, que a fecha de hoy es «imposible» calcular a cuánto ascenderá la cifra total que tendrá que desembolsar la Generalitat.

Por eso, una de las medidas que Puig no veía con malos ojos -en contra del criterio de la vicepresidenta Mónica Oltra- era aplicar expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) a las empresas públicas. En concreto, a las que hayan visto disminuida drásticamente su actividad y, por tanto, sus ingresos.

Puso el ejemplo de las empresas relacionadas con el sector del turismo, con lo que sería el caso de Turisme Comunitat Valenciana. Ahora bien, esta opción no es legal. Pero, según Puig, «todos los trabajadores deben ser tratados en igualdad».

PUIG QUIERE ESTAR EN LOS PACTOS DE LA MONCLOA

El president de la Generalitat, Ximo Puig, aseguró ayer que es necesario que las comunidades autónomas participen en una reedición de los Pactos de la Moncloa y esos acuerdos se produzcan desde «la máxima voluntad» para formar «una alianza efectiva» con la que superar una crisis «terrible y desconocida» como la que se está viviendo por culpa del coronavirus.

Tras la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los presidentes autonómicos, Puig expuso en una rueda de prensa por videoconferencia que esos acuerdos deben unir a los partidos, las comunidades y los agentes sociales y económicos.

Opinó que si una parte del estado de bienestar está gestionado por las comunidades, «no tendría mucho sentido» que no se las tuviera en cuenta para aplicar esos acuerdos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies