21 C
nubes
Valencia
humidity: 73%
wind: 3 m/s WNW
H21 • L21
21 C
nubes
Alicante
humidity: 64%
wind: 1 m/s N
H22 • L21
InicioActualidadEl Pacto del Rialto subirá el IBI a los grandes propietarios de casas

El Pacto del Rialto subirá el IBI a los grandes propietarios de casas

El acuerdo de Gobierno en Valencia pide tener influencia en las decisiones del puerto para dirimir juntos las cuestiones más polémicas. Ribó apuesta por luchar contra la contaminación a través de la movilidad: «Valencia no es Madrid»

A modo de dos novios que entran en el convite -algún periodista dijo aquello de «que se besen»- el alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís), y la vicealcaldesa, Sandra Gómez (PSPV), entraron en la sala de la séptima planta del Teatro Rialto. «Falta el arroz», contestó la número dos del Ejecutivo ya relajada después de semanas de tensas reuniones para sellar un pacto de gobierno que ayer firmaron en presencia de los medios y de los 17 ediles del equipo de Gobierno. Siguiendo la moda del Botànic de poner nombre a los acuerdos, los dos dirigentes rubricaron el llamado Pacto del Rialto, un documento con 64 medidas que, según detalló el primer edil, tiene 28 medidas más que su antecesor -el Pacto de la Nau- y es más elaborado y concreto.

El Rialto no se aleja demasiado del Botànic y hace suyos algunos de los compromisos los consensuados hace un mes por Ximo Puig, Mónica Oltra y Rubén Martínez Dalmau. Así, suma Valencia a la declaración de emergencia climática, apuesta por extender la red pública de las escuelas infantiles de 0 a 3 años o propone grabar a los grandes propietarios de pisos vacíos. Así, aterriza a lo concreto y señala que «se establecerán recargos al IBI a aquellas personas grandes propietarios que tengan más de 10 viviendas vacías y fuera del mercado» con el fin de aumentar la oferta. La vivienda será una de las apuestas de la legislatura.

Al contrario que en el acuerdo autonómico, en el Rialto sí que se contempla la creación de una tasa turística progresiva aunque se somete a la aprobación de la Generalitat.De la misma manera, se establece el derecho de todos los ciudadanos a dirigirse a cualquier instancia pública o privada «en la lengua escogida» pero tomando medidas en función de la legislación vigente. Es decir que dejan en manos del Consell la implantación de cualquier tipo de requisito lingüístico. Otra de las cuestiones que, como la tasa turística, no se recogió en el Botànic II por lo que su aplicación queda en el aire.

En plena polémica con el Puerto, el acuerdo de Compromís y PSPV pretende impulsar una comisión Autoridad Portuaria-Ayuntamiento de Valencia para «dirimir aquellas decisiones que afectan a la ciudadanía». Asimismo, se pedirá la cesión al consistorio de aquellos terrenos que el Puerto ahora no utiliza.

Entre las propuestas también destaca la intención de acabar o empezar la reurbanización de las plazas de Brujas, Mercado,Reina, Ayuntamiento y San Agustí para ir avanzando hacia la peatonalización. En plena polémica sobre Madrid Central, Ribó defendió la voluntad del nuevo ejecutivo local de luchar contra el cambio climático y la contaminación. «Valencia no es el Madrid actual. Tenemos claro que hay contaminación atmosférica en la ciudad, menor que en Madrid, pero queremos trabajar para ser zona 30». Sobre Movilidad, se prepara un plan director de la bici.

PP Y CIUDADANOS: «BUSCAN LA SUCESIÓN DE RIBÓ, NO MEJORAR LA CIUDAD»

Los dos principales grupos de la oposición, PP y Ciudadanos, ya han comenzado a organizarse para ejercer la crítica al gobierno municipal de Joan Ribó y Sandra Gómez. La portavoz popular, María José Catalá, y el Cs, Fernando Giner, no sólo han votado en contra de la organización, sino que van más allá. «Siguen criterios políticos y personales y no funcionales», considera María José Català, para quien «la separación que han hecho entre innovación y emprendimiento en tres áreas en contra del criterio del sector». Valencia, a su juicio, ha estado paralizada, en un ejercicio absoluto de irresponsabilidad, y lo único que han hecho es formar una estructura municipal con vistas a la sucesión de Ribó», lamentó la portavoz popular, para quien se han primado los «sillones» frente las necesidades de los valencianos como «la lucha contra la pobreza», el rescate de las personas, o la construcción de viviendas públicas.

El PP ha creado «un equipo espejo a la organización municipal, a modo de Gobierno en la sombra», para fiscalizar al ejecutivo local, «pese a las trabas que está poniendo Ribó, con el consentimiento explícito» de la socialista Sandra Gómez.

Por su parte, Fernando Giner, censuró que el PSPV haya aceptado la «tomadura de pelo de Ribó» y explicó que «las dos vicealcaldías demuestran que estamos ante un gobierno de ciencia ficción». En su opinión, «es una organización que demuestra el yugo de Compromís a su socio de gobierno y que no se da en otros ayuntamientos». Giner ve una «temeridad» que Giuseppe Grezzi asuma más competencias y advirtió de que «con Grezzi al mando de más áreas, Valencia será una ciudad más crispada».

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies