HomeActualidadEl Gobierno regional de Cataluña destinó 21.000 euros de dinero público para denigrar a España en México

El Gobierno regional de Cataluña destinó 21.000 euros de dinero público para denigrar a España en México

El consejero de Acción Exterior, Alfred Bosch, y cuatro altos cargos alentaron la polémica abierta por López Obrador cuando exigió disculpas a España por la conquista

Sigue el odio hacia España y la maquinaria separatista en marcha. La Generalitat sigue acumulando gastos derivados de su política exterior mientras funciona con el Presupuesto prorrogado de 2017. El último desembolso admitido por el Govern que lidera Quim Torra son los 21.503 euros públicos que costó desplazar hasta México al consejero de Acción Exterior, Alfred Bosch, y a cuatro de sus altos cargos en un viaje oficial realizado el pasado junio.

El periplo de seis días del dirigente de ERC sirvió para anunciar la apertura de una embajada de la Generalitat en el país norteamericano y para agravar el conflicto diplomático abierto por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, cuando instó a España a disculparse por la «conquista y la colonización de los pueblos originarios de América» y «por la muerte de millones de personas y la desaparición de culturas enteras». «Desde Cataluña insistimos al Gobierno español que acepte la asunción de estas responsabilidades históricas», añadió Bosch, quien obtuvo como recompensa el apoyo del director de Asuntos Internacionales del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas -«en representación del Gobierno mexicano»- a «la lucha por la autodeterminación» de la Generalitat.

El Ejecutivo catalán no escogió México ni abonó la polémica entre el país azteca y España casualmente, pues el viaje de Bosch y su comitiva llegó poco después de que López Obrador enviara una carta a Felipe VI para pedir que España «exprese de manera pública y oficial el reconocimiento a los agravios causados» hace 500 años.

«El señor Bosch no tiene sentido del ridículo, está claro», respondió el ministro de Exteriores en funciones. Josep Borrell también cargó contra la apertura de la delegación del Govern en Ciudad de México al asegurar que «la experiencia demuestra que estas delegaciones, junto a Diplocat, han sido un instrumento fundamental para intentar la internacionalización del procés».

Sin embargo, Bosch sostiene que el Gobierno de Sánchez no vigiló con ningún celo su viaje a México. En una respuesta parlamentaria remitida a Ciudadanos, el consejero de Acción Exterior asegura que «no le constan informes ni recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores sobre la adecuación del viaje [a México] a las directrices, fines y objetivos de la Política Exterior fijada por el Gobierno de España» a pesar de que la Ley de Acción Exterior del Estado obliga a las comunidades autónomas a notificar al Gobierno sus salidas al extranjero -fuera de la UE- con el fin de que el Ministerio «emita recomendaciones motivadas sobre la adecuación» del viaje a la estrategia de la diplomacia española.

Ante tal circunstancia, la diputada de la formación constitucionalista, Susana Beltrán, reclama que el Ejecutivo socialista «deje de hacer concesiones al nacionalismo» que sólo sirven para «denigrar la imagen de España».

VISITAS DE TORRA AL EXTRANJERO

Este nuevo gasto del Govern en viajes al extranjero para defender su proyecto independentista y atacar la imagen exterior de España, se suma a otros ya revelados por MÁS PORTAL como los 17.117 euros que costaron los viajes de los embajadores catalanes durante el último año o los 240.000 euros que el Govern reconoció haber gastado para pagar las visitas de Quim Torra al extranjero.

Más de 40.000 de esos euros públicos salieron de las arcas de la Generalitat para pagar viajes de Torra a Bélgica con el objetivo de mantener diferentes entrevistas con Carles Puigdemont para definir la estrategia secesionista a seguir.

Los 200.000 euros restantes sirvieron para que el president se viera con las fugadas Anna Gabriel y Marta Rovira -21.000 euros- para que se entrevistara con otra de las fugadas de la Justicia española, la ex consejera Clara Ponsatí -19.500 euros- o para la visita a Eslovenia -27.000 euros- en la que Torra llamó a seguir el ejemplo del país balcánico para culminar la independencia de Cataluña, a pesar de que llegara tras una guerra de diez días con muertos.

El más caro de esos viajes fue el que Torra realizó a EEUU a razón de 79.000 euros para mantener, entre otras cuestiones, un encuentro con el director de la oficina en Washington del PEN americano, la asociación de escritores que lanzó un comunicado de apoyo a los dirigentes independentistas presos para enfado de Mario Vargas Llosa, quien anunció su «renuncia irrevocable» del organismo que había presidido en el pasado.

Informa Erik Encinas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies