HomeActualidadEl CIS recorta a la mitad el apoyo a un Gobierno en solitario del PSOE

El CIS recorta a la mitad el apoyo a un Gobierno en solitario del PSOE

BARÓMETRO POSELECTORAL DEL CIS

La opción mayoritaria, aunque por poco, es la defendida por Ferraz, aunque le sigue muy de cerca la abanderada por Iglesias. Un Ejecutivo de PSOE y Cs es defendido por un 16,1%

La opción de un Gobierno de Pedro Sánchez en solitario es la preferida por los ciudadanos. Uno de cada cinco se inclina por esta fórmula, que es la que defiende Ferraz. Pero muy cerca, otro 15,8%, optaría por un Ejecutivo de coalición de socialistas y Unidas Podemos con el apoyo externo de formaciones nacionalistas no independentistas. Otro 10,6% elegiría un Gabinete de PSOE, morados y secesionistas, alternativa que realmente no está hoy por hoy entre los escenarios barajados por los partidos. No obstante, si se sumaran ambos caminos, resulta que el 26,4% apoyaría un Gobierno de coalición progresista frente a un 20,2% que se alinea con lo manifestado por el PSOE.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que dirige José Félix Tezanos publicó este 10 de julio el barómetro poselectoral de las generales del 28 de abril. Un estudio elaborado entre el 10 y el 25 de mayo de 2019 y que sigue acarreando polémica, ya que contiene una pregunta sobre las preferencias de pactos que es similar a la formulada en el penúltimo barómetro, el de mayo —elaborado a primeros de ese mes—, pero no exactamente igual, por lo que las cifras no son fácilmente comparables.

El instituto pregunta por las preferencias sobre alianzas al conjunto de la muestra. Un 20,2% responde entonces que quiere, a la vista del hemiciclo fragmentado que dejaron las urnas, un «Gobierno del PSOE en solitario con apoyos puntuales de otros partidos», que es lo que defiende el PSOE a capa y espada. La siguiente alternativa es la de un Ejecutivo de PSOE y Ciudadanos (16,1%), que ahora mismo no está sobre la mesa porque ni hay oferta de Pedro Sánchez ni Albert Rivera se ha movido de su no.

[Consulte aquí en PDF el barómetro poselectoral del CIS]

La opción de un Gobierno en coalición de PSOE y Podemos la divide el CIS en dos. La alianza pura de las dos fuerzas progresistas «con apoyo de partidos nacionalistas no independentistas, con las abstenciones necesarias», suma un 15,8%, mientras que un Ejecutivo de PSOE, Unidas Podemos «y partidos nacionalistas independentistas» es preferida por un 10,6%. Este camino, en realidad, no es planteado siquiera por los morados, que quieren forjar una entente con Sánchez que luego se nutra de apoyos y abstenciones de fuerzas minoritarias.

El CIS pregunta por las alianzas preferidas en su barómetro poselectoral del 28-A.
El CIS pregunta por las alianzas preferidas en su barómetro poselectoral del 28-A.

El 10,1%, por otro lado, se inclina por un Gobierno del PP, Cs, Vox y otros apoyos —imposible, porque no hay una alternativa viable a Sánchez—, y un 2,2% apuesta por un Gabinete del PSOE con el apoyo de Coalición Canaria, Compromís, Partido Regionalista de Cantabria y la abstención del PP y Cs.

La polémica nota aclaratoria del CIS

¿Qué sucede? Que al separar las opciones de un Gobierno de PSOE y Podemos en dos variantes, el instituto consigue que se perciba como la opción prioritaria la del Gabinete de Sánchez en solitario, cuando en realidad el formato de coalición de izquierdas, con diferentes fórmulas, es querido por el 26,4%.

Esa desagregación de las preguntas relativas a una suma de PSOE y Podemos (con los nacionalistas, por un lado, y con los independentistas, por otro) fue criticado por Pablo Iglesias en Twitter. Allí subrayó que uno de los problemas de los Ejecutivos monocolores es que «a veces» intentan poner las instituciones a su servicio.

Las preguntas en el barómetro de mayo y en el poselectoral del mismo mes no son equivalentes, por lo que la comparación es difícil

En el barómetro de mayo, el CIS incluyó dos preguntas sobre esta cuestión. Una primera, planteada a todos los entrevistados, y que era más genérica. Un 38,2% pensaba entonces que debería gobernar el partido que ha obtenido más votos y escaños —o sea, el PSOE—, aunque no tenga mayoría absoluta en el Parlamento. El 45,2% señalaba entonces que debería hacerse una coalición de gobierno entre varios partidos, y solo un 5,5% opinaba que había que volver a elecciones.

Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 11 de junio en el Congreso. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 11 de junio en el Congreso. (Inma Mesa | PSOE)

A ese 45,2% que prefería una entente se le preguntó a continuación qué coalición le gustaría que se armara. Un 7,9% prefería un Ejecutivo en solitariocon apoyos puntuales de otros partidos. Un 34,1% indicaba que elegiría un Gobierno de PSOE y Unidas Podemos con apoyo de partidos nacionalistas no independentistas, con las abstenciones necesarias. Otro 16,1% se mostraba a favor de un Gobierno de socialistas, morados y partidos nacionalistas independentistas y un 24,5% respondía que quería una alianza de PSOE y Ciudadanos.

Con aquel barómetro de mayo, el CIS adjuntó una nota aclaratoria que solo sirvió para añadir más confusión y más polémica a un instituto en el ojo del huracán desde la llegada al mismo de Tezanos, hace un año. El organismo afirmó que el 44,1% del total de encuestados pensaba que debería gobernar el PSOE, bien en solitario o bien con acuerdos puntuales, «a bastante distancia de los que prefieren una coalición» de los socialistas con los morados y los partidos nacionalistas no independentistas (16,2%). Aquella tabla no aparecía por ningún lado del barómetro. El instituto no ha hecho acompañar este miércoles el poselectoral de ninguna nota aclaratoria.

Barómetro de mayo de 2019 del CIS: las alianzas preferidas.
Barómetro de mayo de 2019 del CIS: las alianzas preferidas.

PSOE y Podemos contentan a los suyos

Si se cruza el recuerdo de voto con la posición sobre la investidura, se descubren datos relevantes. Por ejemplo, el 66,5% de los votantes de Cs apoyan un Gobierno de Sánchez con Albert Rivera —opción totalmente descartada por este—, frente a un 11,8% de los electores naranjas que optarían por una entente con el PP, Vox y otros apoyos.

El 66,5% de los votantes de Cs apoyan un Gobierno de Sánchez con Rivera, frente a un 11,8% de los naranjas que optarían por una entente de derechas

El 48,1% de los que apostaron por el PSOE el 28-A se inclina por un Gobierno en solitario de Sánchez. Un 21,8% de ellos acepta una coalición con Podemos y con apoyos externos de nacionalistas e independentistas y otro 4,4% prefiere una entente con los morados y los nacionalistas y separatistas. Entre quienes votaron a Pablo Iglesias, la opción deseada, de calle, es la de una coalición de las dos fuerzas progresistas sin los secesionistas (63,4%), y la siguiente, una alianza con el PSOE y los independentistas (19,7%). Entre los electores de Iglesias, la alternativa de un Ejecutivo monocolor del PSOE no convence más que al 5,9%.

Barómetro poselectoral del CIS de las generales del 28-A: los pactos preferidos según los votantes.
Barómetro poselectoral del CIS de las generales del 28-A: los pactos preferidos según los votantes.

Quienes apostaron por Pablo Casado, prefieren mayoritariamente un Gabinete de PP, Cs, Vox y otras fuerzas (41,1%), aunque otro nada despreciable 18,1% señala que no vería con malos ojos una alianza PSOE-Cs. Entre los de Vox, el 60,8% cita la vía de acuerdo de las derechas, aunque un 14,9% no desprecia la suma de socialistas y naranjas.

El miedo a las derechas movió al 27,1% de los indecisos a las urnas

El barómetro publicado este miércoles da claves de cuál fue el comportamiento de los votantes. Por ejemplo, entre aquellos que pensaron en no votar, al final un 27,1% se animó a hacerlo para evitar que «ganaran los partidos de derechas«, frente a un 22,4% que dice que le convencieron los argumentos y las propuestas programáticas dadas por los partidos y los candidatos. Apenas un 6% lo hizo para impedir que vencieran las formaciones de izquierdas.

Otro dato interesante (por si hubiera repetición electoral): el 84,1% habría votado por el mismo partido por el que lo hizo si hubiera sabido que los resultados del 28-A fueron los que fueron.

Entre los que declaran qué votaron en las generales, el 68,6% apunta que apostó por ese partido «por convicción«, por un 18,4% que lo hizo «con ciertas dudas». Otro 6,3% actuó así «porque se trataba del mal menor«.

El 69,1% de los encuestados decidió su voto antes del inicio de la campaña electoral. Otro 10,1% lo hizo en el arranque de la contienda. Un 15,7% lo maduró unos días antes de las urnas, en la última semana, y otro 4,7% se decidió el mismo día, el 28-A. En este último grupo, lo que más les influyó para decantarse fue la «intuición del último momento» (63,5%).

Un 18,3% de los entrevistados dudó entre varias opciones. De ellos, el 21,5% vacilaba entre PSOE y Unidas Podemos; el 14,6%, entre PP y Cs, y el 12%, entre socialistas y naranjas. Otro 5,1% no tenía claro si optar por PP o Vox y un 4,4% dudaba entre PP y PSOE.

A solo el 24% le influyó en su voto lo que está ocurriendo en Cataluña, frente al 74,8% que no tuvo en cuenta el conflicto soberanista. Es abrumador el dato de la influencia de los debates de televisión (hubo dos, uno en RTVE y el otro en Atresmedia): el 92,7% afirma que tras ellos no cambió de papeleta, y en cambio sí movieron al 7,1% del electorado.

El 34,7% de los que vieron los debates encontraron ganador a Pablo Iglesias (también lo pensaba así el 19,4% del total de personas entrevistadas), por un 19,1% que percibieron como triunfador a Pedro Sánchez, un 16,6% a Albert Rivera y solo un 5,6% a Pablo Casado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies