HomeActualidadEl Banco de España advierte de mayores riesgos sobre la estabilidad financiera por la desaceleración

El Banco de España advierte de mayores riesgos sobre la estabilidad financiera por la desaceleración

Incluye como factor de riesgo «relevante» los costes legales por el IRPH y vigilará el «elevado» crecimiento» de las nuevas hipotecas y el crédito al consumo

El Banco de España eleva sus advertencias sobre la estabilidad del sistema financiero español. El supervisor señala en su último informe de estabilidad financiera que los riesgos para el sector han aumentado en los últimos seis meses por la ralentización económica global y su impacto en la rentabilidad de las entidades financieras.

«En un contexto de márgenes reducidos, la rentabilidad de los bancos españoles se verá sometida a una presión adicional por las consecuencias de la desaceleración económicas», explica el Banco de España.

El supervisor se refiere sobre todo a la desaceleración económica en Europa y China y apunta a una mayor incertidumbre geopolítica. En este sentido, hace una referencia explícita a la situación política en España y las dudas sobre el nuevo Gobierno. «Persiste la incertidumbre sobre el curso futuro de las políticas económicas», recoge el informe.

El riesgo legal que afronta la banca española sobre todo por el IRPH sería otro de los factores que pueden añadir vulnerabilidad al sistema financiero español. El TJUE se pronunciará en la segunda mitad del año sobre la legalidad de este índice alternativo al euribor. Se calcula que hay entre medio millón y un millón de familias con hipotecas ligadas a IRPH. Entre el 9% y el 13% de la cartera total.

El Banco de España no entra en cuantificar el impacto que tendría una sentencia desfavorable y se limita a exigir una «apropiada medición» del posible impacto. Goldman Sachs, por ejemplo, ha estimado un coste de entre 7.000 millones y los 44.000 millones de euros. Los bancos más expuestos son CaixaBank, Santander y BBVA.

«La manifestación del riesgo legal, entre otros factores, se ha traducido en una pérdida de reputación para el sector bancario, en España y en otros países», añade.

Entre las preocupaciones del supervisor también estaría el crecimiento de las nuevas hipotecas, que se elevaron un 17,1% en 2018,por lo que estrechará su vigilancia en los criterios de concesión en los próximos meses. Y advierte de que el precio de la vivienda se situaría ya en promedio muy cerca de su «valor de equilibrio» de largo plazo tras años por debajo de este nivel.

Los precios medios de la vivienda acumulan ya un crecimiento del 22% desde su nivel mínimo de inicios de 2014, aunque un 31% por debajo de los máximos del tercer trimestre de 2007.

Pide más capital

El Banco de España vuelve a poner el foco sobre la debilidad de capital de los bancos españoles. La ratio de solvencia CET1 sólo se ha elevado en 42 puntos básicos entre 2014 y 2018, hasta situarse en el 12,2%.

Este nivel sitúa a las entidades españolas en el último lugar entre los principales países europeos, por lo que avisa sobre la política de dividendos, con pay outs medios del 50%.

En cuanto al crédito al consumo, uno de los segmentos en los que se ha apoyado la banca en los últimos meses para impulsar sus ingresos, el supervisor vuelve a advertir de que la morosidad está aumentado a tasas de dos dígitos y «acelerándose». «Lo que pone de manifiesto una cierta fragilidad de la demanda de crédito en un contexto macrofinanciero muy benigno», señala.

El crédito al consumo ha crecido más de un 40% en los últimos tres años y mueve casi 90.000 millones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies