Se destinan 3.051.115 euros para esta compra centralizada y el 48,3% de las mascarillas son de fabricación valenciana, como destacan desde Educación. Dada la reticencia expresada hasta el momento hacia estas mascarillas con mayor capacidad de filtrado, el conseller ha querido recalcar que «el protocolo del Ministerio de Sanidad continúa indicando que, con carácter general, basta con las mascarillas higiénicas reutilizables. Esta compra masiva de FFP2 se ha hecho para reforzar, aún más si cabe, la seguridad del personal que trabaja en nuestros centros educativos, trabajadoras y trabajadores que son un ejemplo del compromiso diario con un servicio esencial como es la educación».

Desde los colegios e institutos de la provincia destacan que hasta el momento habían comprado este tipo de mascarillas directamente a los profesionales que trabajan a diario con niños de Infantil y de Educación Especial, que son los que no llevan mascarillas. Los purificadores también han sido muy bien recibidos por la dirección de los centros para sumar en la lucha contra el covid.