Cullera comenzó ayer la vigilancia policial con 50 puntos de control, hasta el 29 de marzo, para el cumplimiento de las restricciones de movilidad y del cierre perimetral entre autonomías de cara a las próximas festividades.

«La Policía Local de Cullera realizará 50 controles entre los días 25 y 29 de marzo para vigilar la posible llegada a la ciudad de personas a las cuales, ahora, no les toca venir debido a las restricciones de movilidad y al cierre perimetral entre autonomías». Así lo manifestó el alcalde, Jordi Mayor, quien además destacó que serán constantes y se harán en horarios muy distintos y en diferentes puntos y entradas al municipio, así como en glorietas y avenidas.