13 C
muy nuboso
Valencia
humidity: 87%
wind: 27 m/s NNW
H13 • L13
14 C
muy nuboso
Alicante
humidity: 77%
wind: 6 m/s ENE
H15 • L14
InicioDeportes«COPA DEL REY» El Levante empata en San Mamés y toma ventaja para Orriols

«COPA DEL REY» El Levante empata en San Mamés y toma ventaja para Orriols

Melero, soberbio en la primera mitad, adelantó a los de Paco López e Iñigo Martínez igualó la semifinal de cabeza

Se abrazaban al final Marcelino Paco López, recordando sus años compartiendo día a día en Villarreal, y seguramente concluían que el empate tenía algo de justicia, pues el Levante había sido mejor en la primera parte y el Athletic en la segunda. Pero esto es una eliminatoria y el empate siempre tiene lecturas opuestas. Para el Levante es una joya que le permitirá empezar el encuentro de dentro de tres semanas en Orriols sabiéndose finalista provisional. Al Athletic, en cambio, le obliga a la remontada, la especialidad de la casa desde la llegada de Marcelino, aunque ahora deberá ser fuera del abrigo de San Mamés y con una final como premio. Todo sigue vivo y abierto a cualquier posibilidad. Así debía ser tras lo visto sobre el césped.

Aunque a fuerza de realidad se ha convertido en costumbre, cerca de un año ya sin fútbol con público en las gradas, resultaba imposible no imaginar lo que habría sido este encuentro en otras circunstancias, sin un maldito virus condicionándolo todo, hasta la vida, sobre todo la vida. Multitudes agolpadas en la puerta del hotel en el que se concentra siempre el Athletic, conducido al campo por un pasillo de bengalas desde Abandoibarra hasta San Mamés, pasando por el Sagrado Corazón. Y, en el interior, medio Bilbao desgarrado por la pasión, con una esquina reservada para viajeros llegados con entusiasmo desde Valencia para vivir la ilusión de una semifinal inédita para el Levante desde hace 86 años, que es como decir desde siempre.

El recurso fácil sería decir que al conjunto visitante le empujó el peso de la historia, pero sería incierto o como poco injusto. Lo que le atornilló al partido desde el minuto uno fue un entrenador llamado Paco López, un tipo aparentemente corriente que no necesita el carisma, el glamour o la prensa de otros más limitados que él para ser uno de los mejores entrenadores de la Liga. Ante otro, Marcelino, que ha demostrado sobradamente su pedigrí durante la última década y media, Paco López propuso un Levante de sobresaliente en el amanecer, rígido y móvil según demandaba cada situación, que redujo al Athletic a una copia barata de sí mismo. Lija convertida en papel cebolla.

TODO DE VUELTA A ORRIOLS

Con todos los focos granotas puestos sobre Morales, quien comandó el partido fue Melero, centrocampista de media baja, zancada larga y olfato superdotado para interpretar lo que necesita a su equipo. El gol que marcó para adelantar a su equipo fue el premio a su ascendencia sobre el partido. Y demostró que a veces se requieren espolones para jugar esta clase de partidos. No olvidará Vencedor la imagen del madrileño rematando dos veces en el área mientras él, que debía estar estorbando, sólo miraba impasible.

Habían transcurrido 26 minutos de palidez incorregible de un Athletic desconocido, bajo de pulsaciones como no se le veía desde que Marcelino le reconectó a la corriente de alta tensión. Sólo unas gotitas de Muniain mejoraron el aroma de los rojiblancos. Tan insuficiente fue que el técnico asturiano se aplicó a sí mismo una enmienda a la totalidad en el descanso: Capa, Vencedor y Dani García, fuera; Berenguer, Vesga y Unai López, dentro.

La reacción de rojiblanca, furiosa, fue inmediata, con tres remates en los siete primeros minutos de la segunda mitad. En todos ellos demostró Dani Cárdenas que puede ser algo más que el portero de Copa si el Levante lo necesita. Nada pudo hacer, sin embargo, para frustrar el violento cabezazo de Iñigo Martínez con el que el Athletic empató el encuentro y metió el medio en el cuerpo a su rival, que apenas un par de minutos antes había visto a Melero abandonar el partido cojeando.

Con el paso de los minutos, el encuentro fue perdiendo revoluciones, reducido a apariciones puntuales y sin demasiada incidencia de los dos capitanes, Morales y Muniain. Acaso insistía un poco más el Athletic, siempre de menos a más, pero pesaba más en los rojiblancos la necesidad de llevarse a Orriols un marcador favorable que una superioridad en el juego que en efecto le permitiera anotar el segundo tanto. Apenas hubo más notas en el bloc del partido y todo se consagra al partido de vuelta en Orriols, donde el Levante peleará por hacer historia y el Athletic por seguir haciéndola.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies