HomeActualidadBenidorm pondrá fin a los desprendimientos de rocas en La Cala

Benidorm pondrá fin a los desprendimientos de rocas en La Cala

El Ayuntamiento ha adjudicado una actuación urgente para estabilizar los taludes del Tossal y acabar con el riesgo actual sobre las edificaciones de la zona.

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Benidorm ha adjudicado los trabajos de estabilización de los taludes del Tossal de La Cala para acabar de una vez por todas con el riesgo de desprendimientos cuando llegan episodios de fuertes lluvias, con las consiguientes afecciones que pudieran derivarse sobre viviendas y personas.

A la vista de que los informes técnicos y las exploraciones terrestres y aéreas aconsejaban acometer estos trabajos, el Ayuntamiento ha agilizado la adjudicación de modo que la próxima semana comenzarán dichas obras

La licitación partía con un presupuesto base de 306.000 euros (IVA incluido) y a la misma concurrieron cuatro empresas especializadas en trabajos verticales. Tras examinar las ofertas de cada una, la adjudicación de produjo el pasado 28 de mayo a la mercantil Infraestructuras Muntanya S.L., que presentó la mejor oferta de las cuatro.

Esta mercantil ofreció completar las obras por un importe de 271.116 euros (IVA incluido). Su oferta, además, incluye como mejoras la ampliación del plazo de garantía a cinco años, así como el mantenimiento y control de toda la zona también durante cinco años.

Según ha explicado el alcalde en funciones, Toni Pérez, los trabajos tienen como objetivo “eliminar la causa y los daños que padece actualmente la zona del talud, evitando que se reproduzcan en el futuro”. Pérez ha explicado que las obras se desarrollarán en la ladera noreste del Tossal que tiene un desnivel “de hasta 48 metros”.

Los trabajos se llevarán a cabo en varias etapas. En una primera fase se saneará y adecuará el talud, eliminando los bloques de roca que se encuentran en el suelo o desprendidos. Posteriormente se recolocará la malla “de triple torsión” que ya existe en el talud y otros elementos para “coser” los bloques superficiales más inestables. También se realizarán labores de gunitado en algunas partes de la montaña. Se ha sabido también que los equipos trabajarán “descolgados” por la ladera y anclados para garantizar su seguridad y la de las edificaciones existentes.

Toni Pérez ha avanzado que estos trabajos “generarán molestias” a los vecinos y residentes de la zona, pero ha subrayado que es una actuación “muy necesaria con la que se persigue que la estabilización sea definitiva”.

La obra debe estar concluida antes de la llegada de posibles lluvias torrenciales ya que “los desprendimientos suelen ocurrir de forma recurrente cada vez que hay episodios de fuertes precipitaciones”. En principio el plazo de ejecución será de aproximadamente un mes, por lo que se confía en llegar al otoño con los trabajos finalizados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies