27 C
cielo claro
Valencia
humidity: 51%
wind: 5 m/s W
H28 • L26
27 C
cielo claro
Alicante
humidity: 47%
wind: 3 m/s SW
H28 • L27
InicioActualidadBenidorm clama por un marco legal para luchar contra los trileros callejeros

Benidorm clama por un marco legal para luchar contra los trileros callejeros

Tanto el edil de Seguridad Ciudadana, Lorenzo Martínez, como los representantes de los hosteleros piden un cambio en la tipificación del delito y herramientas jurídicas para combatir esta delincuencia callejera

La brutal paliza recibida por un joven británico hace unos días en Benidorm por alertar a un grupo de turistas de la estafa que estaban sufriendo a manos de un grupo de trileros ha vuelto a sacar a la luz un viejo debate en la ciudad. Pese a que desde diferentes sectores se califica este incidente como «un hecho aislado», la realidad es que la presencia de estafadores en las calles más concurridas de Benidorm se ha convertido en un mal endémico desde hace décadas.

Fuerzas de Seguridad, políticos, profesionales del sector de la hostelería y los ciudadanos están cansados de estos timadores, ahora en su versión más violenta, y reclaman instrumentos legales para luchar contra ellos.

Lorenzo Martínez, concejal de Seguridad Ciudadana de Benidorm, quiso en primer lugar condenar la agresión del joven británico y lamentó profundamente que este incidente pueda perjudicar la imagen de la ciudad. «La Policía está trabajando ya en la identificación de los agresores para ponerlos lo antes posible a disposición judicial, aseguró.

«Lo de los trileros, por otra parte, no es un problema solo de Benidorm ni tampoco de ahora. Es algo que se da en los principales centros turísticos desde hace 30 años», explica el máximo responsable de seguridad de la ciudad, quien admite que en ocasiones la Policía y la administración local se sienten «desamparadas» porque los estafadores siempre acaban encontrando resquicios legales para evitar sanciones más graves. Yes que jugar en la calle no es un delito, sino una falta que el cliente comete por voluntad propia.

En Benidorm han intentado agarrase a la figura de la desobediencia y la ocupación de vía pública, llegando a imponer sanciones de 750 euros y dos días de presión, para acorralar a los trileros. Incluso se ha apelado a la orden de alejamiento, impuesta a una banda de estafadores en el Rincón de Loix, una de las zonas de más atractivo turístico, «pero posteriormente recurren la sentencia y se queda en nada». «Estamos sin armas legales», clama Lorenzo Martínez, quien pide que se tipifique el delito como «estafa», ya que entiende que se trata de «un engaño deliberado a la gente a la que se ofrece una cosa y se le da otra».

En este sentido, el concejal admite que hay barreras culturales que cuesta cambiar. El timador de la calle, el trilero, ha sido observado por la sociedad durante décadas como un delincuente de poca monta y en ocasiones inofensivo, en parte gracias al mundo del cine. Películas como El Golpe o la española Los tramposos crearon una imagen romántica de estas bandas callejeras, más ingeniosas que violentas. Algo que en Benidorm no se cumple. «Es algo que cuesta quitarse de encima y que se nota incluso en algunas sentencias judiciales, en las que se señala que al denunciante nadie le obliga a participar en el juego o que ha sido timado por querer aprovecharse de una situación en la que creía tener ventaja», reflexiona Martínez.

Mientras cambia el marco legal y se pone en manos de los magistrados herramientas legales para acabar con esta lacra, Martínez confía a ciegas en la labor de la Policía, si bien recuerda que es «imposible» tener una ciudad como Benidorm completamente vigilada, sobre todo cuando estas bandas necesitan poco tiempo y espacio para actuar.

Por eso reclama la participación ciudadana. «Todo aquel que vea alguna estafa que denuncie. Sin denuncia no hay delito. Ya sea el afectado, algún turista que lo vea o los comerciantes de la zona», concluye el edil benidormense.

La agresión al joven británico también ha sido interpretada por HOSBEC (Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm y la Costa Blanca) como una buena oportunidad para actuar de una vez por todas con contundencia contra estas bandas de delincuentes.

Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, también considera este incidente como una «anécdota» que ha afectado a un británico «de los dos millones que vienen a una ciudad que multiplica exponencialmente sus habitantes en los meses de verano». Sin embargo, también censura el «desamparo» en el que se encuentran las Fuerzas de Seguridad del Estado al actuar contra estas bandas organizadas.

«Es que ni siquiera se considera un delito, sino una infracción administrativa. Si no se le dan herramientas a la Policía es imposible que puedan hacer su trabajo», insiste Montes, quien recuerda que a las pocas horas de la detención los trileros vuelven a estar en la calle.

La dirigente de HOSBEC lamenta que nadie se haya ocupado de acabar de verdad con este problema que da mala imagen, si bien insiste en que es algo puntual y no exclusivo de Benidorm. «No hay que alarmismo. No hay un problema de seguridad en Benidorm, pero eso no quita para que se tengan que tomar medidas y articular nuevas leyes para acabar con los trileros», concluye.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies