9 C
algo de nubes
Valencia
humidity: 61%
wind: 6 m/s WSW
H9 • L9
8 C
cielo claro
Alicante
humidity: 45%
wind: 8 m/s W
H9 • L8
InicioActualidadBarceló admite irregularidades con los ordenadores: ‘hubo un cese fulminante’ y se plantea llevarlos a Fiscalía

Barceló admite irregularidades con los ordenadores: ‘hubo un cese fulminante’ y se plantea llevarlos a Fiscalía

Barceló admite irregularidades con los ordenadores: 'hubo un cese fulminante' y se plantea llevarlos a Fiscalía

Descarga la responsabilidad sobre Carmen Ferrer porque confirma que fue destituida el día 28 de febrero, antes de cerrar el expediente de investigación sobre el caso. J.J. Zaplana incide en que alguien adjudicó saltándose los controles. En Sanidad se cocinó un documento para falsear la llegada irregular de los PC.

La prueba de que algo huele a podrido en el asunto de los 340 ordenadores que han llegado a la Conselleria de Sanidad sin expediente de licitación ni de adquisición la evidenció ayer la consellera de Sanidad durante su intervención en las Cortes Valencianas. Barceló confirmó que el pasado 28 de febrero, antes incluso de que sus técnicos cerraran el expediente que investiga el asunto «fue cesada fulminantemente la subdirectora general del sistema de información para la salud».

De esta forma la consellera asumió, explícitamente, durante su alocución que las irregularidades denunciadas por EL MUNDO y de las que ha pedido explicaciones el PPCV desde la oposición, durante las dos últimas semanas, han motivado el cese de la responsable del departamento de sistemas de la Conselleria. Unas irregularidades que, si no encuentran un responsable directo, podrían salpicar a más altos cargos del equipo de Barceló y al convertirse en actos delictivos si llegan a un proceso judicial.

Tras preguntar el portavoz de Sanidad del grupo popular, José Juan Zaplana, sobre la partida misteriosa de computadoras, Barceló confesó sentirse «tranquila» e indicó: «Terminaremos con el expediente y las conclusiones, esté usted muy tranquilo porque actuaremos, si es necesario, remitiéndolo a la Fiscalía».

J.J. Zaplana recordó que «alguien adjudicó de manera directa saltándose los controles» y «se intentó una ocultación con una donación falsa de una empresa amiga» respecto a la aparición de los ordenadores.

Acto seguido exigió al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que diera explicaciones sobre el número de expediente del contrato, la fecha de publicación de la licitación, el nombre del adjudicatario y el importe de compra. «De lo contrario», dijo, el PPCV mantendrá «la comisión de investigación sobre este tema en las Cortes Valencianas».

Con la apertura del expediente de investigación, la Conselleria de Sanidad trata de resolver una de las irregularidades menos transparentes que se han producido en los últimos años en el seno de la Generalitat Valenciana: La llegada, por arte de magia, de 340 ordenadores valorados en más de 400.000 euros sin que se sepa quién los ha comprado o su procedencia.

Por una parte había 300 portátiles que debían ir destinados a las Unidades de Hospitalización a Domicilio (UHD’s) de los distintos departamentos de salud y, por otra, 40 computadoras para altos directivos de la Conselleria de Sanidad que aterrizaron en la Subdirección de Sistemas de Información para la Salud que dirige Carmen Ferrer sin ningún tipo procedimiento de adquisición o de contratación que justifique su llegada.

Las primeras pesquisas de la investigación apuntan a que fue la directora General de Planificación, Eficiencia Tecnológica y Atención al Paciente, María Llanos Cuenca, la que se dio cuenta e hizo retirar los 40 portátiles que habían sido repartido. Una situación que provocó que se extendiesen los rumores en toda la sede la Conselleria de Sanidad.

Esta directora lo comunicó a la secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, quien a su vez le informó al subsecretario, David Fernández, quien, por último, trasladó la polémica a la consellera Ana Barceló.

Cuando se pidieron cuentas sobre la procedencia de los 340 ordenadores que aparecieron sin expediente de licitación ni adjudicación en Sanidad, técnicos de la propia Conselleria fabricaron un documento, ex profeso, con el único fin de justificar la irregular llegada de las computadoras y disfrazarla de regalo. Estos técnicos cocinaron un texto para fingir la procedencia del material informático -valorado en 400.000 euros- con el fin de que pareciera la donación de una empresa proveedora.

Una maquiavélica artimaña que, afortunadamente, se frenó ya que ninguna firma se terció a formar parte de la falsificación de un documento público para simular que la entrega de material se correspondía con una donación.

Aunque todavía se desconoce quién redactó la documentación, no se puede dudar de que desde la Subdirección de Sistemas de Información para la Salud se estaba preparando un documento de donación para simular que una empresa había cedido los ordenadores. Una carta que, incluso, contenía el membrete de la Generalitat Valenciana para hacer ver que se trataba de una donación oficial.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies