21 C
muy nuboso
Valencia
humidity: 48%
wind: 6 m/s WNW
H22 • L21
20 C
cielo claro
Alicante
humidity: 72%
wind: 3 m/s SW
H23 • L18
InicioBarrido CríticoArticulo de opinión: PROHIBICIÓN VESTIDA DE PROTECCIÓN

Articulo de opinión: PROHIBICIÓN VESTIDA DE PROTECCIÓN

 

Elisa Díaz. Portavoz de Medio Ambiente PPCV en Les Corts

Recuerdo cuando en mi niñez pregunté a mi madre qué significaba eso de “aunque la mona se vista de seda mona se queda”, y ni entonces, ni en mi etapa de política podía llegar a imaginar que fuera un dicho tan aplicable en este mundillo.

A lo largo de estos años de Consell del Botànic hemos tenido sucesivos grandes anuncios, con campaña comunicativa incluida, del President de la Generalitat, Ximo Puig, ya comúnmente conocidos como “Ximoanuncios”, palabras bonitas que tras el transcurso del tiempo caen en saco roto. Mucho marketing con pocos hechos.

Por otro lado, tenemos lo que sí han llegado a aprobar, o lo que pretenden aprobar, que es bastante más preocupante, normativas muchas de ellas que intentan salir adelante con nocturnidad y alevosía. Sobre estas normativas no veremos ni “Ximoanuncios” ni “Mollànuncios”, porque a este Consell que llegó haciéndose llamar de la transparencia, no le interesa que determinadas cosas se sepan.

Así pasó con el PATIVEL. Desde el PPCV ya advertimos de que no se estaba tramitando correctamente, y el TSJCV nos ha dado la razón. A nosotros y a más de 70 recursos presentados contra esta norma. Este instrumento normativo sirvió para vestir de protección lo que realmente era, y de momento aún es, prohibición -hasta que haya sentencia firme tras los recursos de casación interpuestos por el Consell ante el Tribunal Supremo-, afectando, entre otros, a los deportes de deslizamiento.

Más de una vez quienes practican estos deportes han denunciado sentirse perseguidos y tratados como delincuentes, por no poder practicarlos en las playas -donde siempre lo habían hecho, y en las que además siempre habían colaborado en su conservación-. Incomprensiblemente, mientras en el resto del mundo vemos cómo estos deportes se realizan en playas no urbanas, el Consell obliga a que se lleven a cabo en playas urbanas, que no cumplen con buenas condiciones para estas actividades, además de deber compartirlas con familias, con el peligro e inseguridad que puede conllevar.

Y ahora nos encontramos con nuevas prohibiciones desde el Consell que vuelven a intentar vestir de protección. Y digo nos encontramos porque sobre este asunto no ha habido ningún anuncio por parte del Consell más allá de las informaciones públicas de las normativas que encubren estas prohibiciones publicadas en el DOGV. En el mundillo de la política y la administración pública sí solemos leer el DOGV, pero dudo mucho que los ciudadanos tengan la costumbre de leerlo cada día. Lo peor es que cuando las personas llegan a enterarse de que son afectados, los plazos para poder decir algo ya han pasado.

La primera llegó con las Navidades de por medio, en un intento de pasar desapercibida, una publicación de la versión preliminar de un proyecto de Decreto que incluye varios Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), para su declaración como Zonas Especiales de Conservación (ZEC) y Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), de más de 70 municipios del norte de la provincia de Alicante y sur de la provincia de Valencia.

Le siguieron dos publicaciones más, una tras las Navidades, otra un mes después, del sur y centro de la provincia de Alicante respectivamente, LICs que deben pasar a ser ZEC y ZEPAs. Desde la Consellería de Mireia Mollà afirman que es la normativa europea la que obliga a aprobar estos decretos, y sí bien es cierto, lo que dicen no es más que una verdad a medias, ya que la normativa europea en ningún momento declara la incompatibilidad de actividades que desde la Consellería así establece que son.

Que la regulación de nuestros espacios naturales protegidos es necesaria nadie lo cuestiona. Es más, gracias a la regulación de nuestros espacios naturales protegidos se han venido conservando y se ha conseguido recuperar biodiversidad que estaba en riesgo de perderse. Y no hablo de una regulación de ahora, ni de hace cuatro o cinco años, sino de mucho antes, sí, con gobiernos del PPCV, y la inclusión de todos estos espacios en la Red Natura 2000.

Con estas normas han convivido senderistas, ciclistas, cazadores, barranquistas, escaladores, agricultores …, buscando la compatibilidad, consiguiendo que el uso y disfrute de nuestros montes no solo no estuviese reñido con su conservación, sino que ayudara a la misma. Ahora vamos de mal en peor, ya que al descuido y abandono de nuestros montes por parte del Consell tras varios fuertes temporales acaecidos durante su mandato, se une la intencionalidad clara de evitar que dicho abandono se vea, prohibiendo su uso y disfrute, a sabiendas que son una importante fuente de lucha contra la despoblación rural, y cada vez más. Por eso no se entiende que el camino que ha escogido el Consell sea cerrar esa fuente con prohibiciones generalizadas en una normativa que venden como proteccionista, que esconde el fin de la práctica de deportes como el barranquismo y la escalada, manifestando que son prácticas incompatibles, y la mayor restricción de otras actividades como el senderismo o el ciclismo, en espacios naturales protegidos en los que estas prácticas siempre han sido compatibles, y podrían seguir siéndolo.

Afirmar que estos deportes y actividades son una “amenaza” para la conservación de los espacios naturales protegidos solo responde a la ideología sectaria de este Consell que desde el principio ha demostrado querer encapsular nuestro medio ambiente. La verdadera amenaza es este Consell que de Botànic no tiene más que el nombre, cuyas políticas vemos cómo fomentan la despoblación de nuestros pueblos de interior en lugar de frenarla; cómo destruyen empleos de turismo activo que ayudan a la vigilancia, control y conservación de nuestra biodiversidad en estos parajes, en lugar de afianzarlos; cómo acaban con deportes de montaña en su empeño de mandar la práctica de todo este tipo de deportes a polideportivos.

Y todo ello se suma al engaño de la Consellería de Mollà al mundo de las MTB, haciéndoles creer que iban a modificar las normativas de los parques naturales para que pudieran circular por sendas, cuando finalmente desde esta Consellería salen diciendo que la circulación de bicicletas por las sendas puede tener efectos adversos sobre la conservación de los valores a proteger, sin ningún informe ni estudio técnico que así lo diga, la decisión es por pura ideología, de nuevo visten de protección otra prohibición. Este sector lo dice alto y claro, si alguien ayuda a la conservación de caminos y sendas son ellos, “sin sendas no hay MTB”, y yo añadiría, y sin MTB las sendas desaparecerán, que no me extrañaría que fuera el objetivo del Consell.

No podemos consentir que esto pase, no podemos quedarnos de brazos cruzados, y por eso el PPCV está pidiendo desde los ayuntamientos y en Les Corts Valencianes que el Consell constituya una mesa de trabajo con todos los agentes afectados para consensuar estas normativas y conseguir el compromiso por parte de todos los agentes afectados para que estas actividades y usos sigan siendo compatibles y sostenibles, respetando en todo momento la conservación de nuestro medioambiente, para que cuando el Consell hable de protección de nuestros espacios naturales protegidos, no sea un vestido que se le pone a la prohibición de su uso y disfrute, porque de ser así, de seguir “la mona vestida de seda”, el daño a nuestro mundo rural será enorme y difícil de recuperar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies