19 C
cielo claro
Valencia
humidity: 52%
wind: 6 m/s WSW
H20 • L18
16 C
cielo claro
Alicante
humidity: 72%
wind: 3 m/s W
H17 • L16
InicioDéniaArticulo de opinión: Porque subimos el IBI en Dénia

Articulo de opinión: Porque subimos el IBI en Dénia

Perquè pugem l’IBI Un exercici de transparència i responsabilitat Paco Roselló, regidor de Serveis Econòmics

Un ejercicio de transparencia y responsabilidad

Paco Roselló, regidor de Servicios Económicos

Acabamos de aprobar el presupuestos para el año 2020 y lo hemos hecho con solo tres votos en contra. Acabamos de aprobar los presupuestos más sociales de los últimos años; los que más obra pública impulsan para emprender mejoras largamente demandadas por la ciudadanía; presupuestos que hacen frente, con dinero, a problemáticas recurrentes como las carencias del servicio de limpieza urbana (con un aumento notable de la inversión prevista para el nuevo contrato) o las dificultades del departamento de Urbanismo (donde se ampliará el personal para agilizar la concesión de licencias, la redacción del futuro Plano General y la gestión de ese gran volumen de obra pública, mucha de ella decidida directamente por la ciudadanía a través de los Presupuestos Participativos).

Acabamos de aprobar unos presupuestos que incluso los grupos de la oposición han valorado como positivos y realistas, que han integrado las aportaciones constructivas de todos los partidos que han querido participar y que son el punto de partida para grandes proyectos como la renovación de las instalaciones deportivas de la ciudad, la transformación de la Casa de la Cultura, la continuidad del Plan Edificante en los colegios, la reurbanización de entornos urbanos como la plaza de *Valgamedios, el acondicionamiento del Bosque de Diana…

Hemos aprobado unos muy buenos presupuestos; presupuestos que gestionan con responsabilidad y fidelidad a las demandas ciudadanas el dinero de todas y todos. Pero sus bondades han sido eclipsadas por la subida del IBI, que también se incluye en ellos.

Pero, por qué subimos el IBI?

Subimos el IBI porque la especulación urbanística de las últimas décadas nos ha dejado una herencia envenenada: a partir de una reforma de la Ley del Catastro, los terrenos que no se han desarrollado como urbanos -pero que las expectativas hinchadas de la construcción llevaron a calificar como tal- tienen que volver a tributar como rústicos. Y esto equivale a perder 600.000 euros de ingresos.

La manera de compensar esta pérdida es realizar una actualización del valor catastral -aplazada desde hace años, puesto que realmente en Dénia nos encontrábamos en valores del año 1989-, que supone una subida de un 2,85% del IBI. Con este incremento recaudaremos unos 500.000 euros.

Y, hablemos en plata: todos los miembros de la Corporación, al gobierno o a la oposición, sabemos que no podemos asumir una pérdida de 600.000 euros y mantener el nivel de inversiones en mejoras necesarias que se abordan en este presupuesto. Todas y todos, en el gobierno o a la oposición sabemos, independientemente del juego político de titulares mediáticos, que no podemos asumir una pérdida de 600.000 euros y continuar exigiendo mejoras en la limpieza, el plan de choque en urbanismo, un pabellón nuevo, más recursos sociales para las personas que lo necesiten…

Y pienso que, todas y todos, como ciudadanos tenemos que entender que los impuestos son los que nos permiten realizar mejoras en la ciudad, invertir más en bienestar social, asfaltar calles, limpiar las playas…

Un 2,85% de subida equivale a pagar 2,85 euros más por cada 100 del recibo del IBI.
Y los 500.000 euros que perdemos-recuperamos con el cambio legislativo y la consiguiente decisión de aplicar la actualización catastral equivalen a:

– Con la mitad de ese dinero (261.000 €), podemos reparar el pabellón tumbado por la *DANA.
– 500.000 euros son una cuarta parte de la inversión en servicios sociales (que asciende este año a casi 2 millones de euros).
– La mitad de ese dinero equivale al aumento previsto del contrato de limpieza (265.000 €).
– 500.000 euros es también la cifra a la cual queremos llegar en la dotación de los Presupuestos Participativos el último año de legislatura, para financiar actuaciones propuestas y elegidas directamente por la ciudadanía.
– Con una quinta parte (90.000 €), empezamos a hacer realidad el Bosque de Diana.
– Con una tercera parte (150.000 €), posamos a punto la Residencia Santa Llúcia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies