19 C
nubes dispersas
Valencia
humidity: 88%
wind: 3 m/s NW
H20 • L18
20 C
nubes
Alicante
humidity: 88%
wind: 2 m/s ENE
H21 • L20
InicioActualidad«Arruina su carrera por unas copas de más» Dimite desde comisaría el alcalde de Badalona tras ser detenido por conducir ebrio y saltándose el confinamiento

«Arruina su carrera por unas copas de más» Dimite desde comisaría el alcalde de Badalona tras ser detenido por conducir ebrio y saltándose el confinamiento

El ahora ex alcalde de Badalona, a quien el PSC suspendió de la militancia y urgió a renunciar a todos sus cargos públicos, está acusado de atentado a la autoridad por encararse a los agentes que le interceptaron saltándose el confinamiento y conduciendo con síntomas de embriaguez.

Tras darle el alto los Mossos, el edil se negó a hacerse el control de alcoholemia. Según indican fuentes policiales citadas por El País, el alcalde Pastor «estaba muy alterado, gritando, dando golpes», tras ser parado en el barrio del Eixample.

Fue en torno a las diez de la noche cuando los agentes le dieron el alto cuando circulaba por la calle Consell de Cent haciendo eses. Al ser parado, «no paraba de repetir: soy el alcalde de Badalona». Ostenta el cargo desde junio de 2018 y gobierna con el apoyo de Barcelona en Comú, Guanyem Badalona y Junts per Catalunya.

Pastor alcanzó la alcaldía de Badalona tras ser el tercer candidato más votado en la ciudad el pasado 26 de mayo. Lideró el rechazo a Xavier García Albiol (PP) y se benefició de las trifulcas en un Ayuntamiento muy convulso. Sustituyó en el cargo a Dolors Sabater, de Guanyem Badalona. Solo en una ocasión, en 1991, la opción ganadora tuvo mayoría absoluta en el consistorio, pero las habituales tensiones se agravaron en los últimos años con el proceso secesionista. En plena batalla, Pastor fue el más listo, pero su gestión ha estado marcada por el acoso del PP y los recelos de ERC, mayoritariamente.

Pastor, curiosamente, se mostró muy activo en la lucha contra las actitudes incívicas de algunos badaloneses días después de que el Gobierno de Pedro Sánchez decretara el estado de alarma en España. Tras alertar de los paseos por el frente marítimo en los que se juntaba mucha gente, avanzó la hora del cierre de los colmados. Alegó que muchos ciudadanos se reunían a altas horas de la noche en estos establecimientos para conversar, fumarse un pitillo o hacer botellón. Él no se exhibió en un lugar público, pero su error le pasará factura el resto de sus días. El del martes fue un mal trago. Posiblemente, el peor de su vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies