15 C
cielo claro
Valencia
humidity: 77%
wind: 3 m/s SE
H16 • L14
16 C
nubes dispersas
Alicante
humidity: 77%
wind: 3 m/s E
H17 • L16
InicioProvinciaAngustia e indignación en el segundo confinamiento de Benigànim

Angustia e indignación en el segundo confinamiento de Benigànim

La mayoría de los vecinos mantiene el encierro en sus domicilios, tras el contagio de casi 100 personas, pese a que un juez ha obligado a relajar las medidas adoptadas por Sanidad. El primer teniente de alcalde, Cristóbal Barceló, desmiente cualquier tipo de «actitud irresponsable» por parte de concejales que pudiera causar el brote.

Cuando las campanadas de la parroquia de San Miguel Arcángel de Benigànim daban las siete de la tarde de este martes, hacía ya un par de horas que corría por el pueblo algo así como que una juez había obligado al Gobierno valenciano a retocar la orden con la que instaba a sus cerca de 6.000 habitantes que se quedaran en casa durante dos semanas debido a un contagio masivo y aparentemente incontrolado que ya afecta a casi 100 vecinos.

Pero la noticia de que la orden gubernamental no había sido ratificada por la juez, tampoco cambió mucho. El apretado lazo de la angustia, el miedo y la indignación con las autoridades locales mantuvo atados a la mayoría de sus habitantes a sus domicilios. «La gente tiene miedo y la orden es que nos quedemos en casa», señala Miguel Pastor, uno de los pocos paseantes que se dejan ver por las estrechas calles de la isleta, el barrio de más inspiración morisca del pueblo.

Una compradora furtiva en Consum, los últimos rezagados de la multitud que pedalea por las montañas que protegen al pueblo, en la Vall d’Albaida o dos obreros paleta en mano, rematando una fechada sin mascarilla de protección, son los últimos que se dejarán ver por el pueblo, una vez los fumadores habían repuesto existencias en el estanco. No muy lejos del súper, una pareja de la Policía Local le leía la cartilla a uno que, con el culo en el suelo, aparentaba querer alargar la tarde más de lo debido y de lo bebido.

A los habitantes de Benigànim, en el interior de la provincia de Valencia ubicado junto a Xàtiva, la nueva normalidad se les ha acabado con el mes de agosto. La meteórica escalada de contagios que ha vivido el municipio en los últimos días llevó el lunes a la Generalitat Valenciana a decretar un nuevo confinamiento que se extenderá, como mínimo, durante los próximos 14 días.

La medida se barruntaba ya desde hace días en las calles de la localidad ante la imposibilidad de atajar un brote que crecía por horas y que infectaba ya a buena parte de la población. Pese a todo, el reconfinamiento ha sembrado de dudas a muchos de sus habitantes. «Da la sensación de que sea una medida improvisada. Todavía no sabemos si se puede hacer deporte o salir a pasear, hay mucha información confusa», explicaba ayer un trabajador de una de las empresas de la localidad que no había paralizado su actividad.

La orden de la Generalitat, de hecho, establecía el cierre de todos aquellos establecimientos abiertos al público como bares o restaurantes, pero permitía el resto de actividades empresariales, que se desarrollaron con normalidad salvo por algunos problemas logísticos. «Ha habido retrasos en la hora de entrada porque las carreteras de acceso estaban cerradas esta mañana, pero más o menos ha habido cierta normalidad», explicaban vecinos del pueblo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies